Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

Cuando los británicos eran refugiados

La recién estrenada película “Dunkerque” trata sobre una famosa retirada durante la Segunda Guerra Mundial, pero hubo otra no tan conocida, que involucraba tanto hombres como mujeres. Tuvo lugar en 1942 en Birmania, después de que los japoneses la invadieran por sorpresa.

 

9780750982399Sean Sheehan

 

Fue la retirada más larga de la historia militar británica en la cual no solo se vio involucrada un ejército británico, sino también miles de indios y varios miles de civiles británicos. Dos libros sobre el tema, escritos desde perspectivas muy diferentes, han sido publicados recientemente y ambos merecen la lectura.

“Reporting the retreat” trata sobre los veintiséis corresponsales, todos hombres excepto una mujer, que informaron a los periódicos y las revistas sobre la retirada de la armada.

Lo que escribieron estaba sujeto a la censura en tiempos de guerra, lo que dio como resultado ‘noticias falsas’.

Sin embargo, utilizaron sus notas para después redactar informes más críticos y objetivos. Fueron fuertes y valientes ya que sabían de buena mano que los japoneses invasores los tratarían de la misma manera que a los soldados a los que acompañaban.

Hay un capítulo dedicado a los civiles refugiados, la mayoría de ellos eran indios que trabajaban en los arrozales, los molinos de arroz y los muelles. Algunos de los corresponsales compartieron sus peligrosos trayectos hasta la salvación y “Reporting the retreat”, escrito en una prosa nítida y clara, habla sobre la manera en la que los corresponsales informaron de lo que presenciaron.

Colonial-Era House in Mynamar by Adam Jones / WikiCommons
Colonial-Era House in Mynamar by Adam Jones / WikiCommons

El sufrimiento y la resistencia de los civiles refugiados es el tema principal de “Exodus Burma. Felicity Goodall inicia su dramático informe con el bombardeo japonés de Rangún en diciembre de 1941, el cual mató miles de ciudadanos y provocó el pánico colectivo.

Los indios huyeron porque tenían más miedo de los birmanos que de los propios japoneses; durante mucho tiempo, las tensiones raciales habían ido creciendo entre la población nativa y los indios, a los que las autoridades coloniales que gobernaban en ambos países les exigieron trabajar en Birmania.

Los británicos en Birmania mantuvieron un sistema que Goodall describe como un apartheid: “En la cima de la pirámide estaban los británicos y en la base los birmanos”, con los indios entre medio.

Era un sistema racista pero, tal como ocurrió en el apartheid en Sudáfrica, mientras algunos blancos eran racistas, la mayoría se adaptó a un sistema que les ofrecía un estilo de vida privilegiado. La invasión japonesa revolucionó su mundo y estos se vieron forzados a abandonar como refugiados con algo de ropa a sus espaldas y poco más.

Reporting the Retreat front cover“Exodus Burma” cuenta una historia cautivadora. La autora hace buen uso de los diarios que algunos refugiados guardaron durante sus largas travesías hacia la salvación. Creían que Mandalay les daría refugio pero los bombarderos japoneses habían reducido la ciudad a “una ciudad de muertos; una Pompeya sin arder”, como un superviviente la describió. Como muchos indios, tuvieron que continuar caminando durante cientos de kilómetros y muchos murieron antes de alcanzar la salvación en el noreste de la India.

“Reporting the retreat: War correspondents in Burma”, de Philip Wood, publicado por Hurst & Company.

“Exodus Burma: the British escape through the jungles of death 1942”, de Felicity Goodall, publicado por The History Press.

 (Traducido por Mariàngels Marcet – Email: mariangels.trad@gmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*