Migrantes, Multicultura, Perfiles

Gabriela Mistral, la novia espiritual de Martí

La interconexión virtual, casi obsesiva, fue el caso de la escritora chilena Gabriela Mistral respecto a José Martí, por quien sentía una admiración y respeto literarios produndos.

 

Gabriela mistral retrato Photo Wikimedia Commons
Gabriela Mistral. Foto Wikimedia Commons

Fausto Triana

 

Al tal punto, que la insigne escritora cubana Dulce María Loynaz, anfitriona de Gabriela Mistral en La Habana, llegó a decirle a la Premio Nobel de Literatura: los cubanos acabarán por llamarte la novia espiritual de Martí.

Dulce María Loynaz, discreta pero brillante Premio Cervantes de Literatura de 1992, acogió en su residencia habanera de El Vedado a grandes escritores como Federico García Lorca y Juan Ramón Jiménez, además de Mistral, en lo que se conocieron como las reuniones de la “aristocracia del conocimiento”.

La admiración de Mistral por Martí, en esa amistad improbable que al final de algún modo se hizo realidad, llegó al punto de que la propia autora chilena confesara durante su visita a Cuba en 1953 que una mujer cubana le había gritado: “Esa señora está enamorada del Apóstol! “

“Y dígalo usted! Lo único que lamento es no haber llegado a conocerlo personalmente”, contestó Mistral.

Este amor platónico entre dos personajes que no llegaron nunca a encontrarse (Martí murió en 1895 cuando Gabriela tenía seis años de edad) nació desde el día en que leyó un poemario encontrado en una librería a inicios del siglo XX.

A partir de estas anécdotas el poeta chileno Jaime Quezada se entusiasmó con la idea de hacer una compilación sobre las profusas letras que dedicó la Premio Nobel de Literatura a Cuba y a su Héroe Nacional.

Gabriela mistral casa Photo Wikimedia Commons
Foto Wikimedia Commons

“Es un libro que vino preparándose desde hace mucho tiempo. Me obligó a investigar, recoger muchos materiales, ordenarlos, para hacerlo armónico”, manifestó a Prensa Latina su autor poco después del lanzamiento del volumen en esta capital.

La lengua de Martí y otros motivos cubanos refleja en sus 198 páginas la admiración de la prestigiosa autora chilena. Es hasta cierto punto un resumen de sus cuatro viajes a la isla caribeña, donde dictó incluso varias conferencias.

“Fue un tiempo largo de recorrer bibliotecas, buscar materiales, diarios, para expresar el pensamiento martiano a través de los ojos de Gabriela Mistral. Es por supuesto Martí el personaje central, detalló Quezada.” En el prólogo, el ensayista y poeta cubano Roberto Fernández Retamar destaca que en 1945 ocurrieron grandes acontecimientos (…), “por vez primera se concedió el Premio Nobel de Literatura a una figura de nuestra América, Gabriela Mistral”.

Quezada, entonces presidente de la Sociedad de Escritores de Chile y autor de textos sobre Pablo Neruda, le dijo a Prensa Latina que su mayor deseo es hacer del libro actual lo más atractivo posible y motivador.

tarde amor pareja soledad pixabay
Foto: Pixabay

“Darle una unidad, donde está de por medio la historia, la literatura, la filosofía, en fin hay todo un mundo cultural, cartas, artículos, poemas, textos largos como conferencias”, apuntó.

Para no dejar lugar a dudas, vale la pena rescatar uno de los pensamientos de Mistral sobre el Héroe Nacional de Cuba: “Martí fue mi maestro y mi guía, en él encontré el complemento de mi espíritu (…) Lo leí, lo volví a leer, lo leí por tercera vez, fundí mi pensamiento con el suyo y dejé que mi alma fuese invadida toda por las ideas martianas”.

Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga (1889-1957), verdadero nombre de Mistral, tiene entre sus muchísimas obras, las siguientes: “Desolación” (1922), “Ternura” (1924), “Tala” (1938), “Lagar” (1954), “Poema de Chile” (1967), “Lagar II” (1991) (…).

En La Habana, el escritor cubano Jorge Mañach se sentía obligado a elogiar a Mistral a propósito de los cuadernos presentados el 19 de mayo de 1934 en la Casa Natal de Martí, para la distribución gratuita.

love amor escribi pixabay
Foto: Pixabay

La relación de Gabriela Mistral con Cuba fue creando un nexo indisoluble en sentido general, con el acento particular en su devoción por la obra y el pensamiento de José Martí.

“En la obra mistraliana y martiana están siempre la poesía y la prosa. Ambas materias son tan trascedentes e importantes que nos hacen sentir mejor, más cercanas a las grandes personalidades que fueron ambos escritores”, reflexionó Jaime Quezada. (PL)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*