Derechos Humanos, Globo, Mundo, Politika, Reino Unido

Grupos de supremacía blanca, su odio y su violencia

Activistas de la alt-right (derecha alternativa), Ku Klux Klan y neonazis, son parte del resurgimiento de los movimientos de ultraderecha en Estados Unidos. Afortunadamente, gran parte de la población está decidida a enfrentarse a esas ideologías. Esta es la realidad develada después de lo ocurrido en Charlottesville.

 

supremacoa blanca facismo racismo nazis pixaby 1Martha Andrés Román

 

Mucho antes de los eventos del sábado 12 de agosto en la ciudad universitaria del estado de Virginia, varios grupos de derechos civiles advirtieron sobre un incremento en el país de ese tipo de grupos.

Tal ascenso, según varias fuentes, está relacionado con la llegada al poder del presidente Donald Trump, cuyo mensaje de campaña caló en varias de esas organizaciones al punto de que antes de la movilización del fin de semana una de sus principales figuras expresó que buscaban cumplir las promesas del gobernante.

Las redes sociales también han permitido la promoción del mensaje de las agrupaciones extremistas, que de acuerdo con un monitoreo de la entidad de derechos civiles Southern Poverty Law Center (SPLC), suman más de mil 600 actualmente en esta nación.

En mayo pasado, tras el asesinato de un estudiante universitario afronorteamericano, el diario The Washington Post llamó la atención sobre cuánto se sabe del extremismo en el extranjero y cuán poco se conoce de sus instigadores dentro del país.

supremacoa blanca facismo racismo terrorismo pixaby 1La revista Newsweek, por su parte, difundió un artículo a partir de ese mismo hecho en el cual se señaló que el número de ataques violentos inspirados en la ideología de extrema derecha aumentó en territorio estadounidense desde inicios de este siglo.

Tales casos pasaron de un promedio anual de 70 en la década de los 90 de la pasada centuria, a más de 300 desde 2001, y han crecido más desde la elección de Trump, indicó el texto.

El SPLC reportó casi 900 incidentes relacionados con prejuicios contra las minorías en los primeros 10 días después de los comicios, y la Liga Anti-Difamación registró un aumento del 86% de eventos antisemitas en los primeros tres meses de 2017.

Fue en medio de ese contexto que la intención de las autoridades de Charlottesville de retirar una estatua del general Robert E. Lee, quien comandó las fuerzas confederadas en la Guerra Civil desde 1862 hasta que se rindió en 1865, comenzó a atraer la atención de supremacistas hacia la ciudad.

Indignados por los planes de la localidad de eliminar el rastro de su pasado confederado, activistas de la alt-right (derecha alternativa), miembros del Ku Klux Klan y neonazis prepararon para el 12 de agosto una movilización en la que debían concentrarse de dos mil a seis mil personas.

supremacia blanca facismo racismo ku kux klan pixaby 1Ese día también salieron a las calles grupos antirracistas opuestos al mensaje de esos movimientos, y el enfrentamiento entre ambas partes desató una gran violencia que obligó a las autoridades a decretar estado de emergencia y a dispersar la marcha.

Las imágenes de la confrontación mostraron manifestantes blandiendo escudos, palos y banderas en masivas riñas que dejaron personas ensangrentadas, además de ataques con espray de pimienta y globos rellenos con pintura.

Pero el hecho que más conmoción generó se dio después de los choques entre ambas partes, cuando un automóvil embistió contra una multitud de opositores a los supremacistas y dejó una persona muerta y casi una veintena de heridos.

Condenas al extremismo y críticas a trump 

Cuando en la mañana del 12 de agosto comenzaron a difundirse las imágenes de las violentas confrontaciones, figuras de las diferentes partes del espectro político del país condenaron los hechos y responsabilizaron a los supremacistas.

“La manifestación nacionalista blanca en #Charlottesville es una exhibición reprensible de racismo y odio que no tiene lugar en nuestra sociedad”, escribió en Twitter el senador independiente Bernie Sanders.

supremacoa blanca facismo racismo nazis pixaby“Aun cuando protegemos la libertad de expresión y de asamblea, debemos condenar el odio, la violencia y la supremacía blanca”, sostuvo en la red social el expresidente Bill Clinton.

En esa misma plataforma varios usuarios llamaron la atención sobre el hecho de que durante buena parte de la jornada el presidente Donald Trump no se pronunció sobre los disturbios, a pesar de ser muy activo en Twitter.

Durante la tarde el mandatario habló sobre los eventos de Virginia, en la propia red de microblogging y en una conferencia de prensa desde su club de golf en Nueva Jersey, pero sus declaraciones provocaron críticas tanto de demócratas como de republicanos. “Seguimos de cerca los terribles acontecimientos que se están desarrollando en Charlottesville y condenamos en los términos más enérgicos este flagrante despliegue de odio, fanatismo y violencia de “muchas partes”, manifestó.

La falta de una reprobación explícita a la postura de quienes salieron a las calles con banderas confederadas y coros neonazis llevó a que el senador republicano Cory Gardner le dijera: “Señor presidente, debemos llamar al mal por su nombre.”

racismo hate crime odio pixabaySegún el legislador por Colorado, esas personas eran supremacistas blancos y lo ocurrido fue terrorismo doméstico.

El gobernador de Nueva York, el demócrata Andrew Cuomo, señaló en un comunicado que no existen “muchas partes” en esas acciones, y consideró que ese tipo hechos y de discursos representan un veneno que lleva al país a sus momentos “más bajos y anti-norteamericanos”.

Solo después de dos días de recibir comentarios de ese tipo, Trump condenó la violencia causada por el racismo, “incluyendo al KKK, los neonazis, los supremacistas blancos y otros grupos de odio”. Las respuestas, sin embargo, no se quedaron solo a nivel de las redes sociales, y varias ciudades del país tuvieron marchas, movilizaciones y vigilias en solidaridad con Charlottesville y de repudio a las ideas de ultraderecha: Nueva York, Brooklyn, Washington DC, Los Ángeles, California como San Francisco y Baltimore, entre muchas otras urbes. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*