En Foco, Globo, Mundo, Opinión

La doble moral de Estados Unidos

La doble moral asiste a varios países pero la de Estados Unidos es particularmente aberrante  e irritante, pues si hay una nación que tenga en su haber cientos de ‘pecados’ es esta. Merece ser descertificada.

 

donal-trump https://www.flickr.com/photos/donkeyhotey/24394211100
Donald Trump. Caricature Donkey – www.flickr.com/photos/donkeyhotey/24394211100Hotey

Mónica del Pilar Uribe Marín

 

Producción y consumo de drogas, promoción del racismo, intervencionismo, invasionismo, crímenes de lesa humanidad, venta de armas, posesión de emporios nucleares, violación de derechos humanos, robo de propiedad intelectual, apoyo a grupos terroristas…

La lista es tan larga como el silencio, la indiferencia o la falta de acción por parte de las naciones afectadas.

Lo cierto es que el pasado miércoles,  Estados Unidos sembró en Colombia la duda de que podría ser descertificada, porque en dicho país “los cultivos de coca aumentaron en un 42%”.

En su informe anual que el Departamento de Estado de Estados Unidos publica anualmente,  y donde se evalúa lo que están haciendo los gobiernos extranjeros para combatir el narcotráfico, ya había advertido que “Colombia y EE.UU. iban a tener serios problemas si no se reducían los cultivos ilícitos”.

Y en días pasados el memorando de la Casa Blanca  señaló que Colombia (ante el gran aumento del cultivo de coca) no había cumplido su obligación, según lo estipulan los acuerdos internacionales contra el narcotráfico.

Victoria guantanamo bandera estados uni usa pixabayEl memorando menciona, además de Colombia, a Afganistán, Ecuador, El Salvador, Guatemala, Haití, Honduras, India, Jamaica, Laos, México, Nicaragua, Pakistán, Panamá, Perú y Venezuela como los principales productores de drogas o tránsito ilícito de drogas.

Y descertifica a Venezuela y Bolivia (por enésima vez), lo cual no sorprende pues según WikiLeaks, EE.UU. apoyó grupos golpistas en Bolivia entre 2006 y 2009 y pues definitivamente Evo y Maduro representan lo que más odia. Y si miramos esa lista encontraremos fascinantes razones para no certificarlos. Todos, de una u otra forma, no hacen, no dicen o no son lo que USA quiere, o le impiden ir por lo que desea.

Lo más absurdo de la posible ‘descertificación’ es que según el World Drug Report 2017 de la Unodc, el tráfico de éxtasis se da – además de países europeos, Rusia y Australia) mayormente en Norteamérica, obviamente incluido, Estados Unidos.

El mismo reporte, hablando de consumo, agrega que  “El consumo de cocaína parece estar aumentando en los dos mercados más grandes, América del Norte y Europa. La prevalencia del uso de cocaína entre la población en general y las pruebas en la fuerza de trabajo sugieren un aumento en el consumo de cocaína en los Estados Unidos”.

a estados unidos usa pixabayLo anterior sin mencionar que Estados Unidos es productor de precursores químicos – empleados en la fabricación de drogas,  y que sus campañas contra el consumo de sus pobladores han resultado ineficaces.

Es decir, por donde se mire, Estados Unidos no tiene autoridad moral para hablar del asunto. Como tampoco la tiene para hablar de otros y de exigir no más armas, no más drogas, no más dictaduras, no más violaciones de derechos humanos o cualquier otra mejor conducta.

Como hacerlo si es el país que ha realizado más intervenciones militares en el mundo, siendo America Latina su territorio preferido por ser, según declarara  en 1823 la Doctrina Monroe, “una esfera de influencia” para Estados Unidos”.

Por otro lado, Estados Unidos encabeza la lista de los 10 ejércitos más potentes del mundo, y es el número uno en la lista de países con más armamento nuclear (sin mencionar que fue el primer país en desarrollar estas armas.)

Y no sintiéndose tranquilo con poseer las armas, también las vende. Según el Stockholm International Peace Research Institute (Sipri) el 74% de las exportaciones de armas proceden de sólo 5 países. En su orden: EE.UU., Rusia, China, Francia y Alemania.

Irak war pixabay guerraEn esa venta de armas también están, imperdonablemente, la hecha a Daesh y a naciones que apoyan a terroristas. Los datos hablan de la venta realizada por oficiales estadounidenses a Isis, o está el rastro perdido, según Amnistía Internacional, de los mil millones de dólares en armas que podrían terminar en manos de Daesh; la venta de 12.000 millones de dólares en aviones a Qatar (poco después de que Trump acusara a Qatar de financiar el terrorismo) o, según WikiLeaks, la venta de armas a Isis efectuada por Hilarry Clinton.

A lo anterior se suma su política intervencionista, que ha acabado con 50 Gobiernos, ha practicado torturas más que ningún otro país del mundo y ha desestabilizado naciones por razones económicas.

En ese afán por controlarlo y/o poseerlo todo Estados Unidos ha matado a más de 30 millones de personas desde la Segunda Guerra Mundial, siendo 37 naciones sus víctimas.

También ha patrocinado (y traicionado después) dictaduras, terroristas, movimientos de oposición contra gobiernos de izquierda.

Y también ha patentado inventos que fueron posible gracias a otros individuos o a otros países, generalmente pobres, para fabricar medicamentos, y cuyas millonarias ganancias  han quedado solo allá en “ese país del norte”, en sus multinacionales y corporaciones farmacéuticas.

war on terrori guerra contra 2 pixabayY podríamos seguir hablando de las transnacionales y multinacionales que llegan, extraen recursos, se llevan la mayor parte de las ganancias y dejan a su paso tierras asoladas y comunidades desplazadas o destruidas. Crímenes contra la humanidad

Podríamos tomarnos esto con un poco de broma y decir que ese país que tuvo sufrir tanto ante el proceso intervencionista y colonialista del Reino Unidos y de otros países europeos,  y que después de años de lucha y de perder su población indígena americana y de ser producto del mestizaje con sus invasores, decidió levantarse y luchar por su independencia, pues no quiere perderla nunca más…  Se entendería, pero el asunto es que habiendo sufrido la guerra desde que logró levantarse quiere quitar a otros su independencia, su autonomía e imponer solo sus reglas. Pero..

Primero: America no es solo para los americanos. Segundo, America son las tres Américas (Lo otro es Estados Unidos). Tercero: es hora de decir basta, de buscar alianzas regionales y fortalecer las ya logradas, para poder seguir adelante. Cuarto: se debe perder el miedo, la sobre-admiración, la desinformación, y sobre todo, el sentimiento de vergüenza cuando ‘USA’ no da su aprobación… su certificación. Quinto: ¡Descertifiquemos a Estados Unidos!

Mónica del Pilar Uribe Marín: twitter.com/uribemonic

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*