Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

La vida cotidiana en los territorios ocupados

Recientemente se ha firmado un acuerdo entre el presidente de la Autoridad Palestina, jefe de Fatah, Mahmoud Abbas, y el líder del movimiento islamista Hamas.

 

Be Good to Yourself
“Be good to yourself”

Sean Sheehan

 

El acuerdo, negociado por Egipto, fortalece la justificación de los palestinos para el reconocimiento por parte de la ONU de un estado palestino independiente frente a la intransigencia israelí. Existe ahora un gobierno conjunto para la Autoridad Palestina y para Gaza y la perspectiva de sobrevivir a las elecciones en Palestina el próximo año es prometedora.

Más de 6 millones de palestinos viven en el territorio bajo este gobierno provisional y casi la mitad de ellos, en Cisjordania. Ellos permanecen todavía, en última instancia, bajo el control israelí. Alrededor de 400.000 israelíes han ocupado terreno en Cisjordania y la mitad de ellos nuevamente ocupan parte de Jerusalén Oriental (la parte de Jerusalén que no era parte de Israel después de la Guerra Árabe-Israelí de 1948-49, pero que fue capturada por Israel junto con Cisjordania, después de la Guerra de los Seis Días de 1967).

Skjonsberg
Skjonsberg Rgb

“Be good to yourself”, es un libro de fotografías tomadas por Katrina Skønsberg tras su periodo de residencia en Cisjordania.

No son el tipo de imágenes a las nos hemos acostumbrado por la televisión y los periódicos que informan sobre los territorios ocupados: protestas, manifestaciones, violentos enfrentamientos entre soldados israelíes y palestinos, disparos, lanzamiento de piedras. Lo que vemos, en cambio, son escenas de la vida cotidiana que muestran a hombres, mujeres y niños palestinos, sus hogares, sus fiestas y pasatiempos. Hay fotos donde se disfruta de la comida, sentado en la moqueta del salón, alguien durmiendo en un sofá, rostros sonrientes de gente común disfrutando en condiciones extraordinarias.

La sombría realidad de vivir en una tierra que pertenece a los palestinos que viven allí, pero que no es aún su tierra, permanece fuera del alcance visual de este libro. No se representa explícitamente y la presencia militar israelí y sus numerosos puestos de control no son fotografiados. Lo que vemos, en cambio, son aspectos de la vida cotidiana.

Hay un interior de cocina con verduras que se preparan en el fregadero; pero no el estricto control de los suministros de agua que garantizan que los asentamientos israelíes tengan prioridad a expensas de la escasez que afecta a los barrios palestinos durante los meses secos de verano.

La opresión está implícita, sugerida por las escenas nocturnas que distan de ser un regalo para los ojos; hay colores azul claro, pero habitan en el cielo, no en las calles. Los paisajes son sombríos, el espacio es primordial; los palestinos permanecen apátridas, sujetos a encarcelamiento sin cargos de hasta seis meses (y prorrogable).

Skjonsberg Rgb
Skjonsberg Rgb

El libro de Skønsberg ha recibido un premio de Fotogalleriet Oslo para artistas con conexión con los países nórdicos y uno puede entender por qué. Su título “Be good to yourself”, apunta a otra dimensión de la vida bajo la ocupación israelí.

Lo particular es el enfoque de su trabajo y la hazaña de capturar momentos de la intimidad cotidiana en un lugar donde la privacidad y la autonomía están bajo asedio.

“Be good to yourself”, de Katarina Skønsberg, es publicada por Kehrer Verlag.

(Traducción de Lidia Pintos Medina)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*