Globo, Latinoamérica, Movimiento, Politika

Marco Enríquez-Ominami: el corazón de Chile está a la izquierda

El candidato a la presidencia de la república se lanza para una unión latinoamericana. Su símbolo es el pasaporte único para la región. Aunque algunos no están seguros de él ni comparten su programa, tiene argumentos para defender lo que piensa poner en acción, si toma las riendas de la nación.

 

Marco Enríquez Ominami foto de Marcos Ortiz (5)Entrevista de Marcella Via

Fotos: Marcos Ortiz Finch

 

El líder del Partido Progresista se presenta por tercera vez a las elecciones presidenciales con propuestas alternativas.

Determinado a triunfar, en su carrera como diputado, Marco ha sido el primero en la historia de Chile en presentar temas controversiales: la ley de aborto, la ley de matrimonio igualitario y la ley de educación primaria obligatoria.

Su proyecto de revolucionar la cara de Chile sigue en pie ante las elecciones del 11 de noviembre. Uno de sus objetivos para recentrar el país hacia la izquierda es abatir los cuentos de la universidad pública.

Marco cuenta a The Prisma que no le da miedo la derecha de Piñera y que, subiendo los impuestos a los ultra ricos de los barrios altos, quiere levantar al Chile mayoritario.

Marco Enríquez Ominami foto de Marcos Ortiz (3)Usted se define como un hombre de izquierda, sin embargo algunas personas del sector no lo ven como tal.

Yo sé dónde tengo puesto mi corazón: en la justicia social, en Chile, en más estado y un mercado competitivo y transparente.

¿Qué piensa que lo hace diferente de otros movimientos izquierdistas?

Lo que me hace distinto de la izquierda conservadora es que yo no le tengo miedo al mercado. Me gusta el mercado y me gusta la competencia. Pero no en la salud, no en la educación. El desafío del neoliberalismo es la máxima felicidad al menor costo. Por tanto, ser de izquierda para mí, como presidente, es implementar caminos de prosperidad con derecho al ocio, al trabajo y el estado es el que declara las condiciones.

Marco con Rafa Correa_Ecuador
Enríquez-Ominami & Rafael Correa

¿Cuál es su planteamiento económico para Chile?

Sobre la economía, yo creo que el mercado es la herramienta. Chile está a la derecha de Estados Unidos. Chile es la Corea del Norte del capitalismo. Hay que recentrar.

Tenemos las universidades públicas más caras del mundo y gobernaron los socialistas. Estados Unidos tiene un modelo más de izquierda que Chile. Tiene ‘college’ gratuito, transporte estatal.

Chile no tiene una sola universidad gratuita. El conocimiento es la primera puerta para la felicidad y en Chile el conocimiento depende del dinero de tus padres. Eso no es un país de izquierda. Es básico que el conocimiento sea gratuito y de acceso universal.

Chile tiene dos economías: el Chile del barrio alto y el otro Chile, mayoritario. Yo lo que propongo es hacer lo siguiente: todo el éxito de Chile dependió de la demanda externa. Los factores internos de crecimiento no los tenemos porque hay pequeños elementos importantes: ingeniería agregada al cobre o al salmón, pero no hay suficientes nuevas empresas o inversión en conocimiento.

Propongo recaudar más para más derechos, universidad pública gratuita, de calidad y, al lado de eso, bajar impuestos a las empresas, pero subirles los impuestos a los ultra ricos y a los que tengan dinero especulativo.

Marco Enríquez Ominami foto de Marcos Ortiz (1)Muchos países condenan lo que pasa en Venezuela. ¿Cuál es su postura frente a Maduro?

Todos esos países son hipócritas. ¿Por qué no condenan a China? Lo que Chile puede hacer es acompañar a Venezuela, estar cerca, no dejarlo solo. Mi canciller va a estar en Venezuela trabajando para ayudar en los términos en que el gobierno venezolano y el pueblo lo permitan.

La doctrina bolivariana une a los países en América Latina. ¿Piensa usted  que eso es bueno para la región?

Yo crecí en un continente donde el pasaporte es el mismo, las fronteras están abiertas, hay política laboral común, banco central en común… cosas buenas y cosas malas. Pero crecí con la idea que el problema de un país es el problema de todos los países. Yo creo en el pasaporte único para América del Sur.

No me gusta la moneda única porque me preocupa que la política monetaria a veces es muy importante para momentos difíciles. Parte de los problemas europeos es la no autonomía monetaria. Yo creo en avanzar hacia una unidad latinoamericana. Y en eso, Chávez fue una referencia.

Marco con Pdte. Evo Morales_
Enríquez-Ominami & Evo Morales

Respecto al conflicto con Bolivia, la gente parece dividida entre entregarle una salida al mar o no. 

Nadie puede darle mar a Bolivia por los tratados. Yo propongo darles un acuerdo entre tres: Perú, Chile y Bolivia, como dice el tratado de 1929. Digo que hay que crear una macrorregión, hay que encontrar una solución para las tres partes.

Usted pasó muchísimos años dedicándose al cine, ¿por qué decide entrar a la política? 

El destino. Es al revés. Me defendí todo lo que pude de entrar en política. Todos en mi familia son líderes políticos, rebeldes, exiliados. Resistí mucho, hasta los 32 años. Entré tarde en política. Recibí ofertas. Ya no resisto, ahora estoy acá.

Marco Enríquez Ominami foto de Marcos Ortiz (2)Muchos países en la región están preocupados por las políticas de inmigración de Trump. Si usted fuera presidente, ¿cómo respondería a dichas políticas?

Haciendo exactamente todo lo contrario a él. Una política de estado que respeta a los tratados internacionales y ve la inmigración como una oportunidad.

Empatizando con mis compatriotas que lo ven con miedo, explicar que los inmigrantes pagan impuestos, consumen, que pueden ser una oportunidad en un país que tiene un desafío demográfico.

Los chilenos tenemos un problema demográfico, además de un problema económico y de factores internos de crecimiento, de productividad, de competitividad. La inmigración, si se planifica, puede ser un bien.

Marco con Pepe Mujica_Uruguay
Enríquez-Ominami & Pepe Mujica

¿Con qué países de la región debería Chile tener comercio libre? 

Yo creo en el comercio libre, pero tiene que debe ser recíproco. Lo que no puede pasar es que Chile necesite vender más sus productos, pero también tenga que aceptar que le vendan productos.

Al lado de eso, el estado tiene que invertir con los ahorros en infraestructura para producir condiciones para que haya factores internos de crecimiento porque ahora no hay suficientes.

En América Latina se están asentando gobiernos de derechas. ¿Por qué piensa que usted va a ganar?

En Chile soy el más preparado, el más libre, el que menos miedo le tiene a Piñera. Perdemos, pero somos el 40% del país. Lula va a volver a ganar, Cristina Fernández ganó, Cartes en Uruguay está hundido, Pedro Pablo Kuczynski está secuestrado por Keiko Fujimori, Peña Nieto está rezando para que terminen los días, Trump no se sabe lo que va a pasar con su gobierno. ¿Cuál es la derecha que le va bien aquí? Temer está con 4% de popularidad. ¿Cuál es la derecha exitosa? No tienen proyecto. ¿Rajoy está bien? ¿Teresa May está bien? ¿Quién está bien? Es muy difícil. Yo hablo de un proceso de cambio,. En 4 años no se puede hacer todo, pero sí cambiar el rumbo.

Marco Enríquez Ominami foto de Marcos Ortiz (4)En Chile ningún gobierno ha resuelto el conflicto mapuche. ¿Cuál es su postura frente a esto?

Yo propongo la autonomía de los pueblos. Los mapuches también merecen la autonomía.

El número de inmigrantes de América Latina en Chile ha crecido en los últimos años. ¿Cuáles son sus propuestas de gobierno acerca de la llegada de extranjeros?

El extranjero que se inscriba en su país para tener permiso para entrar a Chile, tendrá alfombra roja. El extranjero que viene como turista, miente y se quiere quedar, será reembarcado.

Marco con Lula_Brasil j
Enríquez-Ominami & Lula da Silva

Pero tal vez es difícil conseguir los papeles, sobre todo mientras hay conflictos internos. 

Claro, son casos distintos. Estoy hablando de la inmigración básica, de quien viene de países con estado de derecho y que viene como turista, yo prefiero que me diga la verdad. El consulado chileno tiene las puertas abiertas. No puedo cerrar las fronteras, las abriré como ya están abiertas. Pero el que le mienta al estado de Chile, será expulsado.

¿Piensa desarrollar un sistema de apoyo para que estas personas se integren?

Sí, de acuerdo con los tratados internacionales. No puede ser que familias enteras queden en la frontera con los niños durante 6 meses, en una pieza encerrados. Eso es cárcel. Toda mi política mira a lo que será pro planificación.

Sea de donde sea, el que ponga pie acá tendrá toda la garantía de que los tratados obligan: a la dignidad humana, a  respuestas rápidas, al reembarque rápido. Chile tendrá que tener una política activa. Yo fuí migrante. Lo que no puedo promover es que un migrante imponga sus condiciones de incumplimiento legal.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*