En Foco, Europa, Globo, Opinión, Reino Unido

Cataluña… ¿por fin independiente?

Difícil. No la dejarán serlo. Al momento de escribir esta columna han pasado 24 horas desde que una mayoría constitucionalista declaró la independencia de esta comunidad autónoma española.

 

Cataluna PixabayMónica del Pilar Uribe Marín

 

Ha sido una declaratoria unilateral, que ha desencadenado decisiones radicales del gobierno español, la condena de varias naciones, la incertidumbre de la comunidad europea, la esperanza de los independentistas y la rabia de muchos españoles.

Ello, entre otras cosas, porque la audacia catalana puede motivar y fortalecer a otros movimientos independentistas, no solo en Europa, y sustentar la autodeterminación de los pueblos. En lo que concierne al gobierno español, su jefe Mariano Rajoy castigó esta “escalada de desobediencia y agresión”,  amparado en la autorización que en Madrid le diera el Senado para aplicar el artículo 155 de la Constitución, para así “preservar la unidad del país”.

Por eso anunció la disolución del Parlamento de Cataluña, la destitución del presidente catalán, Carles Puigdemont, y elecciones en la comunidad autónoma, el próximo 21 de diciembre.

Rajoy ha reaccionado Cataluna Pixabay 3con el estilo de un dictador. Y lo ha hecho desde antes, durante la celebración del referéndum del 1 de octubre, cuando envió a miembros de la Policía Nacional y la Guardia Civil  para detener lo que según la Constitución española era un referéndum ilegal. Pero un referéndum, valga decir, que buscaba de manera democrática indagar si el pueblo Catalán quería su independencia o no.

Fue una jornada en la que participaron más de 2 millones de personas, en la que el “Sí” ganó con un 90,18% de los votos, y en la cual la gente salió a votar de manera pacífica. Pero también fue una jornada donde se sintió toda la represión y brutalidad de  la Policía Nacional y la Guardia Civil, que dejaron más de 800 heridos, bienes destruidos, lugares allanados y un claro mensaje de ‘no’ al ejercicio de la democracia.

Por los heridos, la destrucción y la represión, ni Rajoy ni su equipo de gobierno se disculpó. M ás bien lo justificaron todo porque el referéndum era ilegal. Inaceptable, pues si era ilegal bastaba con dejar votar a la gente, ya que finalmente el resultado no sería válido. Pero no, acá la fuerza no estaba, ni está, en los argumentos. La fuerza está en lo que se desprende del artículo 155 y en otras posibles ‘acciones’ militares.

Cataluna Wikimedia Commons 2¿Por qué no respetar el derecho a esa independencia, la voz de ese 90% de catalanes que  argumentan que teniendo Cataluña su propia cultura y su propia lengua, es una nación y por tanto pueden tener su propio Estado? Lo vienen argumentando desde la guerra de sucesión, cuando perdieron autonomía y luego durante el franquismo, que reprimió el uso de su lengua y la expresión de su cultura.

Por otro lado, es entendible que siendo una región rica, quieran serlo mucho más, pues ahora  realizan altas transferencias fiscales a varias regiones españolas, y con la aguda crisis económica en España los independentistas sienten que ellos ponen bastante y la retribución es mínima. Y desde luego, España necesita a Cataluña, porque esta es uno de los motores de su economía, porque tiene el más alto nivel de exportaciones, de investigación y turismo. Es, como dije, la región más rica de España.

Por eso quieren su total autonomía (recuperada parcialmente en 2006), ya que incluso, en varias ocasiones, sus decisiones no han sido respetadas por el Tribunal Constitucional.

Cataluña España catalonia pixabayPero lo cierto es que esa independencia va a ser difícil, sino imposible. Sabemos que la Constitución Española no la permite.

Y lo peor es que el gobierno de Rajoy (cuestionado y desacreditado por su altísima corrupción, por mantener la economía hundida, por cerrar y privatizar hospitales y escuelas, y por tener más de 4 millones de desempleados, entre otros desaciertos) tiene hoy el respaldo de varios países, que ven a España sumida en un momento crítico.

Cierto, pero también un momento de injusticia con la decisión de un pueblo. Con el derecho a ser independiente y a no ser juzgado y perseguido por querer serlo, y ser acusado de querer contribuir a la división de Europa.

Un pueblo tiene derecho a ser independiente. No tiene que vivir bajo un gobierno que no quiere, que le ha reprimido, que  no le permite desarrollarse ni ser completamente autónomo. Los independentistas no son criminales ni se les debe criminalizar.

Cataluña España catalonia 2 pixabay 1Recuerdo unas pancartas que captaron los medios el día del referéndum: “Nunca perdonaremos que ustedes hirieran a nuestro pueblo”. “Somos un pueblo pacífico, solo hemos votado”.

Y votaron. Y el ‘si’ se impuso. Luego se hizo oficial. Pero lo que hicieron fue empezar un largo y difícil camino donde los independentistas tendrán que dar prueba de perseverancia, fortaleza y paciencia. Y seguir mostrando que son “un pueblo pacífico”, pero fuerte, que defiende su independencia. Se avecinan tiempos caóticos… para todos. Que la gente decida, porque ese es el ejercicio de la democracia.

(Photos: Pixabay)

Share it / Compartir:

One Comment

  1. victor garcia

    El noventa por ciento de dos millones ¿y los que no votaron esos no tienen derechos a que se les respete?
    simplemente por seguir la ley, centraros en de verdad lo que quiera el pueblo catalán, no en la propaganda.

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*