Cultura, En Foco, Opinión, Páginas

Cuando Eishin conoció a Tatsuki: LGBTQ en Japón

Japón se caracteriza popularmente como una sociedad conservadora – tanto en la esfera social y cultural como en la política– unida por tradiciones y costumbres centenarias.

 

Maika and Natsue in the subway on their way back from work.

Sean Sheehan

  

“Edges of the rainbow: LGBTQ Japan” confirma y cuestiona esta suposición. Los guerreros samurái y los monjes budistas no negaban la homosexualidad; en Kawasaki, anualmente, sigue celebrándose un festival en honor al pene; y el novelista Mishima Yukio escribía sobre el amor gay hace unos setenta años, en un momento en que los escritores británicos y estadounidenses que deseaban hacerlo hubieran tenido dificultades para encontrar una editorial.

Cuando se trata de LGBTQ se están superando cada vez más los límites de la conciencia social. Los bares para travestis no son difíciles de encontrar en Tokio y los bares onabe, para la comunidad transgénero de la ciudad, han emergido de las sombras de la discreción que los mantuvo en la oscuridad durante tanto tiempo.

En este libro de fotografías, el lector conocerá solteros, parejas y grupos de gente interesante que, entre ellos, constituyen una celebración elocuente y alegre de la variabilidad de género.

Tatsuki and Eishin enjoying a post dinner bath before going to bed.

Tatsuki fue designado al nacer por los médicos como “otro”, registrado como mujer en la escuela primaria, y en el instituto iba con grupos de muchachas ‘o muchachos’ dependiendo del profesor.

El -Tatsuki ahora se identifica a sí mismo como hombre- utilizaba cualquiera de los baños públicos según cómo él se sintieraese día. Cuando Eishin conoció a Tatsuki, ella le pidió matrimonio en la primera cita, pero Tatsuki sabiamente sugirió que se tomaran más tiempo para conocerse mejor el uno al otro.

Eishin no sabía acerca de su peculiaridad transgénero, pero cuando lo supo no cambió nada y se casaron un año después de vivir juntos.

Keiki es un hombre trans, que vive con su mujer en Niigata –a solo 100 millas de Fukushima – y trabaja para crear un grupo de apoyo para los padres de niños y niñas LGBQT.

Criado como una niña, confundido por su deseo de vestir como un niño, tenía casi veinte años cuando se lo contó a su madre: “Es tu vida. Haz lo que quieras… Tienes que ser feliz”, dijo ella, y esto le dio la autoconfianza para cambiar su vida.

La terapia hormonal y la cirugía para el cambio de sexo en Tailandia vinieron a continuación, y después del terremoto en Fukushima, el periódico principal de Niigata, junto con el tema “How to live now” (Cómo vivir ahora) aceptó la propuesta de Keiki de escribir sobre cómo él tuvo que superar el sufrimiento personal en su vida.

Keiki and his friend S san, in a small nightclub in Yokohama.

Natsue y Maika son una pareja de hecho y viven en un piso en talas afueras de Tokio con el padre de Natsue. Él ha  aceptado el lesbianismo de su hija, pero su madre no y ahora vive separada de ellos.

Natsue y Maika se conocieron en el trabajo, se hicieron amigas y luego amantes y han hablado sobre su vida como pareja del mismo sexo en la televisión y en la radio.

Eishin, Tatsuki, Keiki, Natsue y Maika son solo algunas de las personas cuyas vidas son fotografiadas en este encantador libro. Todos ellos están decididos a seguir el consejo de la madre de Keiki y ser lo más felices posible.

“Edges of the rainbow: LGBTQ Japan” de Michel Delsol y Haruku Shinozaki, publicado por The New Press.

(Traducido por Mariàngels Marcet)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*