Cinema, Cultura, Globo, Mundo, Reino Unido

“No pertenezco aquí’’… familias divididas por inhumana ley de EE.UU

Son historias de gente condenada por delitos menores y deportada a su lugar de nacimiento en las Azores, el cual muchos abandonaron siendo muy niños. Deportados horas después de terminar la sentencia, denegado el permiso para despedirse de sus familias, o rechazada la entrada después de unas vacaciones, todo por no haber solicitado la ciudadanía décadas antes. Cómo ‘el país más avanzado del mundo’ trata a aquellos que no pueden defenderse.

 

Graham Douglas

 

La película de Paulo Abreu (75 minutos), que se estrenó en el Festival de Cine DocLisboa cuenta la historia de las personas que fueron expulsadas de los Estados Unidos y Canadá, y abandonadas en el lugar en que nacieron en las islas portuguesas de las Azores, debido a no haber reclamado la ciudadanía.

Un cambio en la legislación de Estados Unidos en 1996 hizo que cualquier no ciudadano de Estados Unidos fuera condenado a más de 1 año en la cárcel o a libertad condicional, por delitos de ‘vileza moral‘ susceptibles de deportación. Y con carácter retro activo.

De izquierda a derecha: Louie, Paulo Fontes (director de  la ONG Observatorio dos Luso-Descendentes), Zita, el director teatral Dinarte Branco, Tony, Paulo Abreu el director de la cinta, y Paul Pacheco. (Foto de Graham Douglas)

Los actores juegan su propio papel y la película fue realizada con un presupuesto muy bajo, y al mismo tiempo que una obra de teatro, que ha sido representada en muchos teatros de Portugal.

Todo el mundo lo ve como un proyecto educativo: después de vivir legalmente durante décadas en los Estados Unidos o Canadá sin darse cuenta de que era importante solicitar la ciudadanía, una condena relativamente menor puede llevar a las familias a dividirse. Y ¿en beneficio de qué? Muchos de ellos sienten haber recibido otra condena después de haber servido en Norteamérica.

A pesar de su situación, han mantenido su sentido del humor, Tony ofrece una actuación gratuita para la reina en el caso en el que vengan a Reino Unido.

The Prisma habló con el director de la película Paulo Abreu y al de la obra, Dinarte Branco, y con cuatro de los actores que se representaron a sí mismos: Tony, Louie, Paul y Zita.

Paulo Abreau. Foto: Curtas

¿Cómo sucedieron la película y la obra de teatro?

Paulo: Comenzamos a rodar en las Azores solo con la cámara.

Sólo me pagaban por hacer videos, no una película, y esto supuso una desviación de mi anterior trabajo experimental, sin embargo, la única parte que no era realidad era cuando Paul muere y se fusiona en el escenario.

Tony: Nathalie Mansoux hizo un documental, Deported, en 2012, pero luego Dinarte lo llevó en la dirección de una obra de teatro. Ella y yo hablamos acercarlo a la gente: “Mira, si metes la pata, esto es lo que te puede pasar”. Dinarte seleccionó a los actores y todos llegamos a formar parte de ello.

Dinarte: Observatorio dos Luso Descendentes, es una ONG dirigida por Paulo Fontes, que trabaja con portugueses por todo el mundo, y el presidente me contaron en 2013 lo que está ocurriendo en las Azores. Pensé que una obra de teatro sería una buena idea, pero el material del video de Paulo era tan bueno, que decidimos hacer una película al mismo tiempo.

Tony Brum

¿Cómo les ocurrió esto?

Tony: Después de 911, yo estaba en el negocio de la contratación y todos pensaban que íbamos a la guerra, así que pensé en volver a las Azores por vacaciones, arreglar una casa y jubilarme.

Estados Unidos pensó que ahorrarían parte del dinero que gastaban en seguridad nacional enviando afuera a tantas personas como pudieran.

Louie: Todo el mundo tiene sus propias historias. Yo serví en el ejército estadounidense durante 7 años, puedes morir por tu país. Yo infringí la ley y cumplí mi condena. Cuando me alisté me dijeron: “Conseguirás la ciudadanía, no te preocupes”. Entonces, cuando terminé, pensé que me iba a casa, pero no, “los de inmigración quieren hablar contigo”. Estoy cumpliendo otra cadena perpetua. ¿Para qué sirvieron 7 años en el ejército? Ellos me utilizaron.

Louie de Sousa

¿Considera que representa a los otros exiliados?

Louie: También estamos tratando de hacer algo político, en EE.UU. y aquí: la deportación comienza con un país, pero el otro tiene que aceptar. Si Portugal hubiera considerado la situación y hubiera visto que algunas personas han estado fuera del país desde niños y que no hablan portugués, ellos habrían dicho que ‘no’ en tales casos.

Tony: Portugal ya acordó que los extranjeros que cometan delitos graves pueden ser deportados, por lo que tuvieron que llevarnos. Castro era genial. Cuando los cubanos fueron encarcelados en los EE.UU., Castro no los llevó de vuelta, él dijo: “ustedes los aceptaron, son de ustedes”. Recuerdo que hace años él abrió las cárceles y los manicomios y les dijo: “¡Quieren ir a EE.UU., váyanse!”. La película Scarface, fue hecha en aquel momento.

En la película se puede ver el gran efecto que la deportación tiene sobre las familias.

Tony: Es un doble castigo que pagan tanto las familias como el infractor. Vamos a pagar por el resto de nuestras vidas.

Podemos volver de visita, pero ¿qué sentido tiene? Si fuera joven, iría, pero entonces ¡comenzaría la persecución!

Había escenas en el juzgado, la esposa diciendo: “No os llevéis a mi marido, ¡lo amo!” “Lo siento”, -decía el juez: “entras en la categoría, estás fuera”.

Estar en la película ¿fue terapéutico?

Tony: Tienes alma, todos tenemos alma ¿sí? Es una cosa mutua, todos la sentimos. Pero nadie sabe lo que es hasta que se ponen en nuestro lugar ¿comprendes?

Louie: Es diferente para cada persona. Para mí es mi hijo, mi hija, mis nietos. Mi madre y mi padre fallecieron.

Tengo dos hermanos allí. Todos creamos una familia aquí, pero ¿dónde están nuestros verdaderos corazones? Si Tony se marcha, lo echaremos de menos, pero mi familia, ellos duelen cada día, así lo hago. Navidad y Año Nuevo.

¿Han hecho las paces con su pasado?

Tony: Cuando se es joven es sexo, drogas y rock ‘n’ roll. Todos tenemos un gen en nosotros con el que nunca nos sentimos lo suficientemente bien, ¡quiero algo mejor! Este es el gen que nos mata: cuando el deseo supera la necesidad, se acaba. ¡Mick Jagger debería decir eso!

Paul Pacheco

Afirma disfrutar de las Azores, mientras que todo el mundo las odia.

Paul: Durante los últimos 25 años yo estaba drogado o bebido, así que para el momento en que tuvo lugar la deportación mi familia había tenido suficiente de mí, necesitaba un cambio, de lo contrario moriría.

La cárcel no es para mí, la idea de que alguien te diga cuando levantarte y acostarte, no es para humanos, no funciona.

Mete a una persona joven en la cárcel y aprenderá a robar coches.

Cada rehabilitación a la que fui, nunca funcionó para mí. Tengo hijos adultos en Canadá, pero no puedo seguir corriendo y escondiéndome para permanecer allí. Así pues, tomé mis propias decisiones.

Cuando llegué aquí estaba petrificado, no sabía qué hacer. OLD me recogió.

No hay nieve perfecta, la lluvia: puedo vivir con ella. Iba a decir que no necesitas ducharte todos los días, pero no, ¡deberías!

¿A dónde se dirige ahora la película?

Dinarte: Estamos tratando de recaudar dinero. Necesitamos vender la película a RTP y tenemos que pagar para la corrección del color.

Hay personas en Canadá y en EE.UU. que se ocupan de estas cuestiones. Podemos solicitar una autorización especial para ir todos nosotros. La llevaremos a festivales y regresaremos a los lugares donde empezamos el juego.

También deberíamos trabajar con la película en escuelas.

Tony: Después de la película los niños se acercaron a mí y dijeron que no sabían nada, por lo que ahora ven las cosas de forma diferente.

Zita Almeida

Zita, no ha dicho nada

¡Estoy cansada! Creo que la deportación no va a parar nunca. La separación de las familias es algo desgarrador. Se están llevando el amor de la familia. Solo tenemos internet. Mis amigos creen que estoy en el paraíso. Para mí esto es una cárcel.

(Traducción de Lidia Pintos Medina)  – Stills by permission of the director Paulo Abreu.

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*