Cultura, En Foco, Opinión, Páginas, Plástica

Viajar como estilo de vida

Algunos aspectos de la vida cotidiana pueden hacerle sentir como un nómada. No es que usted declare ser uno de ellos, sino que la sensación de que viajar y de estar entre lugares  ocupa más tiempo en su vida que antes – después de leer este libro o asistir a la exhibición en la que se basa – produce un sentimiento de empatía con los Escitas.

 

© The Trustees of the British Museum

Sean Sheehan

 

“La exhibición Scythians warriors of ancient Siberia de BP” (Los escitas, guerreros de la antigua Siberia) estará en el British Museum hasta el 14 de enero del 2018 y ofrece una oportunidad casi única de ver los restos materiales de un pueblo enigmático.

Los nómadas Escitas vivieron y murieron en una vasta área que comprende desde el borde del norte de China hasta el norte del Mar negro. Se originaron en el sur de Siberia y dominaron la estepa Europea desde alrededor del siglo noveno AEC hasta el segundo siglo de la EC. Desaparecieron de la historia mundial tan misteriosamente como llegaron, sin poseer una lengua escrita ni ciudades ni templos para dejar constancia de su existencia. No se sabría nada de ellos si no fuera por Heródoto, un historiador de la antigua Grecia, y el poder del hielo, que ha preservado lo que fue enterrado con sus cuerpos.

Los Escitas no tenían un establecimiento fijo y viajaban con sus manadas de ganado, ovejas y caballos. Al ser nómadas, llevaban lo que necesitaban y eso incluía su forma de identidad cultural.

Southern Siberia landscapes with burial mounds © V. Terebenin

Se expresaba con elaborados funerales y la pasión por las joyas de oro; y probablemente había mucho más detrás, pero lo que se puede ver actualmente es lo que enterraron en honor a sus muertos.

El libro de la exposición ofrece abundante información, mientras que las fotos añaden un famoso ejemplo del arte escita: una escena funeraria tallada en una hebilla de oro, representando dos caballos descansando bajo un árbol, desde el cual cuelga un carcaj con flechas, mientras tres figuras humanas reposan en el suelo. El significado detrás de la escena nunca podrá saberse, pero llama a la especulación.

Otro cautivador trabajo en oro representa dos arqueros escitas, de espaldas, cada uno levantando un arco compuesto en combate.

Está a una escala diminuta – solo unos 3cm de ancho y de alto – pero con precisión pictórica: su cabello está recogido como un moño; chaquetas con mangas ajustadas con adornos y pantalones decorados metidos dentro de botas cortas.

© The State Hermitage Museum, St Petersburg, 2017. Photo V Terebenin.

La mayoría del arte y de los artefactos de los Escitas están en colecciones del State Hermitage Museum en San Petesburgo. Lo que hace la exhibición tan especial es traer a Londres muchos de sus mejores ejemplares. Las fotografías del libro son recuerdos permanentes de lo que los Escitas dejaron atrás: monturas de cuero, joyas de oro, bordados, cascos y ropa de fieltro.

“The BP exhibition Scythians warriors of ancient Siberia de BP”, editado por St John Simpson y Svetlana Pankova, es publicado por Thames & Hudson y  The British Museum.

(Traducido por Mariàngels Marcet)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*