Cultura, Los nuestros, Migrantes, Multicultura, Páginas

Literatura para el amor es arte en Cuba

Cuando la poetisa espirituana Liudmila Quincoses colgó en su casa el cartel anunciando que se escribían cartas de amor, no imaginó que 20 años después continuara allí como una provocativa intervención en esta ciudad del centro de Cuba.

 

Elizabeth Borrego Rodríguez

 

Ubicada en la intersección de la Avenida de los Mártires y Dollz, dos de las arterias más transitadas de Sancti Spíritus, la  Escribanía Dollz se convirtió en espacio para la creación artística, sede de eventos de trascendencia local y nacional hasta convertirse en uno de los centros culturales de la urbe, a unos 360 kilómetros al este de La Habana.

“En algún momento dejó de ser un proyecto solamente”, comenta la artista a Prensa Latina. “Se fue haciendo un lugar para la poesía, la trova y el teatro. Hace cinco años, decidí poner unas sillas y un piano profesional para hacer conciertos y talleres”, dice.

Surgió entonces el Centro Cultural Alternativo Escribanía Dollz, donde desarrollam “actividades generadas por la comunidad según sus propios intereses de manera independiente a las instituciones culturales, pero insertado en todos los eventos que organicen”.

Además de la sala de conciertos, tertulias o talleres literarios, poseen una galería con obras de Ernesto Rancaño, Zaida del Río o Abel Prieto, pero también de artistas locales y un espacio para presentaciones teatrales de pequeño formato.

Con este mismo empeño, desde el año 2000 el proyecto que lidera Liudmila Quincoses convoca al “Concurso internacional Cartas de Amor”, único de su tipo en Cuba donde se reciben miles de misivas de todo el mundo y cuya premiación se realiza durante la Feria Internacional del Libro.

Se trata de uno de los momentos más importantes del mayor certamen literario cubano que también llega a la ciudad de Sancti Spíritus, donde la comunidad y los autores convergen en intercambio motivado por la creación artística.

Las cartas, inicio

Al decir de su creadora la otrora Escribanía Dollz surgió para, en medio de la crisis económica que vivió Cuba durante la década de los 90, movilizar a la ciudad de alguna manera.

“En un principio solamente escribía cartas de amor para provocar un poco a la comunidad que en pleno período especial estaba como dormida. Me di cuenta de que necesitaba un poquito de comunicación en medio de tanta crisis.

“Comenzamos a hacer las intervenciones públicas, creamos las postales y las cartas y colgamos un cartel casi humorístico que decía: “Se escriben cartas de amor a cualquier hora. Cartas de negocios y cartas de suicidas de ocho a tres de la tarde”“.

Pero para su sorpresa, la iniciativa tomó fuerza y su casa recibió durante años a amantes y conquistadores, sobre todo en fechas significativas a la par que abrió un espacio para el desarrollo de la cultura local.

“Fue un suceso que causó revuelo en la ciudad,- dice -. Empezaron a tocar mi puerta y a preguntar, nunca esperé esa repercusión, comenta la poetisa. Todavía llegan a buscar postales o con encargos de misivas, sobre todo en febrero”.

En el 2000,  surgió la idea de lanzar por primera vez la convocatoria al concurso que cada año recibe miles de epístolas. Este 2017, por ejemplo, se recibieron más de cinco mil, muchas de las cuales llegaron del extranjero, sobre todo de Latinoamérica y Estados Unidos.

Lo cierto es que aunque han transcurrido 20 años desde que surgiera aquella iniciativa de escribir cartas, Liudmila es incansable y el concurso y el centro una necesidad.

“Actualmente – dice- trabajamos en el rescate de la música tradicional espirituana, sobre todo de la trova. Para eso invitamos al Trío de Gómez, unos maestros de la trova, y el dúo Pensamiento, compuesto por los niños Marta Inés y Lázaro”.

Otro de los trabajos se encamina en la promoción de la música de concierto y en particular de la obra del cubano Ernesto Lecuona con el apoyo del Frente de Afirmación Hispanista de México y el pianista Franco Rivero.

“Además persistimos con la intención de promover la creación plástica, para ello nos apoyan artistas espirituanos como José Alberto Rodríguez, Omar Fernández Galí, conocido como Cuti o Ángel Luis Méndez”, asevera Quincoses.

Este año pretenden trabajar de conjunto en la creación de un mural colectivo con niños justo en frente de la sede del proyecto, ubicado en medio del centro histórico de la villa.

Y siguen insistiendo en la formación y desarrollo de la literatura con narradores y poetas espirituanos, hacen lecturas de poesía, talleres, conversatorios y entrevistas.  (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*