Globo, Ludoteka, Reino Unido, Vida de hoy

Basura en America latina: un exceso muy peligroso

Las ciudades del área generan casi 540 mil toneladas de basura por día, de las cuales 145 mil toneladas se disponen de forma inadecuada. Para 2050 los residuos sólidos urbanos podrían ascender a 671 mil toneladas diarias, y buena parte carecería de tratamiento final adecuado si las cosas no cambian.

 

María Julia Mayoral

 

Así lo señaló el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma). Y el problema se da en la región en desarrollo más urbanizada del planeta, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Como promedio, observó la Cepal, el 54%  de la población mundial vive en sitios urbanos; una proporción que en esta parte del orbe sube a 80%  e incluso resulta superior en Suramérica con un 83%.

Según cálculos de Naciones Unidas, en 2030 más de 92 millones de personas se habrán sumado a la vida en las urbes de la zona, lo que tornará la situación mucho más compleja.
Dentro de la región, el índice promedio de cobertura en la recolección de desechos urbanos supera el 90%, pero puede variar de acuerdo con el país y disminuye sensiblemente en las periferias y áreas rurales.

Si bien hay avances, añade la institución, todavía existe un considerable déficit en la disposición final de los desperdicios, con más de 145 mil toneladas diarias de basura, cerca de 30%  del total, destinadas a lugares inadecuados.

Alrededor de 170 millones de personas están expuestas a los graves impactos provocados por la mala gestión de desechos al medio ambiente (suelo, aire y agua) y a la salud humana, expuso el presidente de la Asociación Brasileña de Empresas de Limpieza Pública y Residuos Especiales, Carlos Silva Filho.

Análisis técnicos relevaron, además, que la parte orgánica representa más de la mitad de todos los residuos descartados en las ciudades latinoamericanas, aunque el indicador muestra notables variaciones según la renta de cada país, precisó el perito Jordi Pon, del Pnuma. En países de bajos ingresos, detalló, el 75%  de la basura descartada procede de la materia orgánica, mientras que en naciones con renta más elevada, la proporción es de 36%. La fracción restante está compuesta por los llamados residuos secos, como metales, papeles, cartón, plásticos, vidrio y textiles.

Sin embargo, las iniciativas de reciclaje alcanzan apenas un 20%  en determinadas áreas de la región, y están en ese nivel ‘en gran parte gracias a la contribución del sector informal’, analiza.

Pon dice que es común encontrar en la basura doméstica residuos peligrosos, como baterías, equipos eléctricos y electrónicos, medicamentos vencidos, entre otros.

Prácticamente todos los estados del área poseen normas legales y disposiciones para ser cumplidas por los generadores y manipuladores de residuos e instrumentos de penalización, pero el marco institucional es débil, estimó el directivo.

De acuerdo con el Pnuma, los niveles de inversión pública y privada en gestión de residuos son insuficientes para financiar la infraestructura a fin de mitigar las principales deficiencias, como la cobertura de recolección, las bajas tasas de reciclaje y la disposición final inadecuada.

Para el experto Silva Filho, ‘aún no hay una clara conciencia de que el costo económico de la inacción es mayor que el costo de invertir en un sistema adecuado’.

En el libro “¿Quién cuida en la ciudad? Aportes para políticas urbanas de igualdad”, analistas vinculados a la Cepal estimaron que la urbanización y el reto de enfrentar la desigualdad representan dos aspectos fundamentales para el desarrollo zonal.
En opinión de analistas, la degradación ambiental, la contaminación, el deterioro de la calidad del aire y la contribución de las urbes a las emisiones asociadas al cambio climático, entre otros factores, plantean retos urgentes para las ciudades.

Los vínculos entre la forma urbana, la reproducción de las desigualdades y los patrones de contaminación, dejan claro que un enfoque en ciudades con más igualdad también puede ayudar a generar escenarios de mayor eficiencia en el uso de los recursos, más favorables al medio ambiente y, a la vez, más inclusivas para mujeres y hombres.

Estimaciones de entes públicos y privados reconocen que el reciclaje es clave para proteger a las personas y al medio ambiente de los efectos nocivos de los residuos, incluidos los electrónicos, cuyas dimensiones crecen de manera acelerada por el empleo de teléfonos inteligentes, equipos de refrigeración, sistemas de aire acondicionado, computadores, automóviles eléctricos y un sinnúmero de aparatos más.

A escala internacional, reveló el Pnuma, entre 60% y 90%  de los desechos electrónicos se comercializan o descargan ilegalmente, a menudo con la participación de bandas criminales trasnacionales. (PL)

(Photos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*