Migrantes, Multicultura, Perfiles

Carlos Marin: no volvería a vivir en España

Tiene 34 años, es licenciado en química, vive en Inglaterra desde hace dos años y medio y ya está desarrollando su profesión. “Si te lo propones, te exiges y trabajas, hay posibilidad de futuro”.

 

Sonia Gumiel

 

Sentados en la cafetería del Reading College, y tras una larga semana, hablamos de un Málaga cálido que se contrapone al invierno gélido de Inglaterra. El alumnado entra con sus gorros y bufandas, de los cuales rápidamente se desprenden para continuar con su rutina diaria.

En ese escenario estoy charlando con Carlos Marín Florido, un malagueño que reside en Reading y se siente feliz con la oportunidad de crecimiento que le está proporcionando Inglaterra.

Carlos cuenta que, además de trabajar como químico, es estudiante de inglés pues desea mejorar su idioma en tierras inglesas. También está acostumbrado a trabajar, ya que en su tierra estudiaba y al mismo tiempo trabajaba, en el sector servicios.

Mientras cursaba su carrera solicitó prácticas en este sector, algo que no le fue concedido debido al gran número de solicitantes y las pocas ofertas.

En estos momentos, como bien sabemos, España tiene una economía orientada al turismo siendo más difícil la búsqueda de puestos en investigación y desarrollo.

Carlos narra su persistencia y lucha por trabajar como químico. Cuando finalizó la licenciatura empezó a enviar candidaturas en España y mientras tanto siguió trabajando en hostelería, además de auxiliar de seguridad y empleado en una tienda.

Él cuenta cómo envió una gran cantidad de currículos a ofertas de trabajo y del mismo modo candidaturas espontáneas, todas ellas a nivel nacional, sin restringir el territorio. Su oportunidad en su país para desarrollar su profesión no se produjo.

Debido a ello, Carlos tomó la decisión de salir al extranjero. Anteriormente ya había visitado Inglaterra, además tenía un hermano viviendo en Reading.

En su visita a este país tuvo una percepción muy positiva y en el momento que decidió vivir aquí, pudo alojarse con su hermano. Esto supuso una ventaja para ahorrar algo de dinero y, posteriormente, independizarse.

En tierras inglesas sus primeros trabajos fueron nuevamente en el sector servicios o de atención al cliente, más concretamente su primera ocupación fue en un McDonald’s, con el objetivo de aprender inglés e introducirse en la cultura inglesa.

Y en tan solo un año de estancia consiguió un empleo dentro de su profesión, un hecho que le confirmó su primera percepción acerca de las oportunidades que Inglaterra ofrece

Carlos expresa su gratitud hacia Inglaterra y explica cómo en este país consigue 10 entrevistas en 5 meses referentes a su profesión, mientras que en España solo obtiene 3 entrevistas en el espacio de 3 años.

Aquí se siente valorado, le brindan la oportunidad de desarrollarse tanto profesionalmente como personalmente y eso le hace crecer también como persona.

Asimismo, añade que en este país tiene perspectiva de futuro. Según su mirada, “si te lo propones te exiges y trabajas, hay posibilidad de crecimiento”.

Cuando la conversación gira en torno a los últimos acontecimientos sobre el Brexit, Carlos declara que no ha vivido ninguna situación xenófoba ni de discriminación.

Él comenta que tanto en la empresa donde trabajó anteriormente como en la que se desempeña actualmente son multinacionales, con mucha presencia de inmigrantes y nunca se ha dado alguna situación de exclusión.

Carlos desea vivir y jubilarse en Inglaterra si  el Brexit no complica la situación de los europeos afincados aquí. Pero si no puede no piensa volver a España, sino otro país que le permita su desarrollo profesional y buenos ingresos económicos.

Aunque él siempre echa de menos a su tierra y su cultura, Carlos manifiesta que “desafortunadamente en estos momentos no nos ofrece oportunidades de crecimiento y desarrollo”.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*