Cultura, En escena, Globo, Reino Unido

Tanya Beyeler: “Es imposible ser rebelde hoy en día”

El exceso de trabajo para sobrevivir, la escasez de tiempo para pensar y la opresión del entretenimiento son algunos aspectos que nos llevan a teorizar sobre lo que sucederá dentro de unos años.

 

Guerrilla Tanya Beyeler foto Twitter
Tanya Beyeler – Foto Twitter

Juanjo Andrés Cuervo

 

Precisamente, con esa idea se concibió “Guerrilla”, la representación teatral que “nace de una guerra silenciosa que existe, a pesar de vivir en el Estado de Bienestar”, asegura Tanya Beyeler, directora de la obra.

Junto a Pablo Gisbert, ambos han desarrollado una historia que sucede en un futuro imaginario y caótico, al que se ha llegado por los diferentes problemas generados debido a las actividades humanas.

Algunos de ellos son el desarrollo tecnológico, el descontento social o los resultados electorales en los distintos países.

Ejemplificando esta realidad, Tanya reconoce que existe “una sensación de sobreexplotación, trabajar mucho, y ¿para qué?”, se pregunta de manera retórica.

Según ella, la respuesta es sencilla a la par que trágica. “Somos esclavos del dinero en el momento en que todo tiene un precio, lo necesitamos para vivir”, sentencia.

De hecho, cree que “la economía manda”, dejando a las ramas políticas como “conceptos obsoletos”.

AdGuerrilla facebookemás, lamenta la imposibilidad para ser rebelde en la actualidad. “No te permiten sublevarte porque no hay tiempo para pensar, estamos todos muy ocupados”, reconoce.

Este ritmo de vida frenético se debe en parte a “la opresión del entretenimiento”, como declara Tanya.

“El tiempo que antiguamente la gente lo dedicaba a mirarse a las caras, lo ocupamos en el móvil, los viajes, internet, fiestas, eventos o redes sociales”, sentencia.

En parte, se debe al avance tecnológico y a su relevancia global. Respecto a este tema, Tanya expresa que “es importante informarse”, pero también “hay que estar muy alerta y ser racional para entender que es ruido y que es alimento para la existencia”.

Todos estos problemas podrían llevar al destino apocalíptico que se presagia en “Guerrilla”.

En una entrevista concedida a The Prisma, Tanya Beyeler cuenta su experiencia como directora de la obra, así como su opinión sobre los problemas políticos y sociales que hacen mella en la sociedad.

“Esto es una mentira, una burbuja que explotará y nadie sabe qué pasará”, declara Tanya de manera rotunda.

Guerrilla el condeTestimonios de guerra

Pero, ¿es posible prever esta catástrofe? Durante su representación en Bruselas, Tanya habló con diferentes voluntarios. De aquellas conversaciones, advirtió una idea clara: se repetía el patrón de las personas que han vivido las guerras mundiales, cuando la mayor parte de ellos no esperaba que sucediesen.

A modo de conclusión, expresa que “la guerra ocurre cuando menos lo espera”, aunque, “mirando eventos pasados con perspectiva histórica, parecía obvio que iba a suceder”, determina.

Sin embargo, “cuando lo vives, no eres consciente de la magnitud o de las consecuencias que pueden tener”, recalca.

Probablemente, “confiamos de que el Estado nos protegerá, estamos bien educados y obedientes en el sistema, aunque es evidente que no”, sentencia, y añade que “no sabemos cómo sería una guerra mundial en la actualidad”.

Guerrilla

Recientemente, la obra fue exhibida en el Reino Unido, y anteriormente en países como Francia, Bélgica, Grecia o Irlanda. En todos ellos, han mostrado este futuro hipotético y aterrador, que “nunca es previsible”.

Según ella, “está bien pensar y especular” sobre ello. Precisamente, como sucede en la representación teatral.

Acerca de este tema, según Tanya, uno de los problemas es que “nos pintan un futuro muy oscuro como herramienta de manipulación”.

guerrilla 3 portada“De esta manera, piensas en presente y no en las consecuencias de las cosas ni en tus propios actos y te mantienes en un estado infantil”, afirma.

Para realizar “Guerrilla”, trabajan con 80 voluntarios de la región donde actúan. Y aunque algunos de ellos no son actores, el proyecto funciona.

Además, les envían un cuestionario previo para que les cuenten historias personales sobre conflictos vividos por ellos o por sus antepasados.

A partir de ahí, eligen 3 o 4 de estas narrativas y se reescribe parte del texto de la obra.

“Es una parte es muy interesante, la gente viene de muchos sitios, por ejemplo, en Dublín conoces a alguien de Líbano, o que tiene orígenes croatas e irlandeses”, explica.

Una de estas trágicas historias es la de una niña de Indonesia que, con tan solo 8 años, tuvo que huir de allí debido al conflicto interno que se generó en el país, liderado por el dictador Suharto. Aquella misma noche en la que escapó junto a su familia, murieron más de 1000 personas en la nación asiática.

Generalmente, “la dramaturgia de la pieza consiste en presentar los conflictos del siglo XX que han sufrido sus familiares, y especular sobre el futuro en el año 2023 que ellos vivirán”, explica.

A su vez, ‘Guerrilla’ se presenta como una gran pregunta GUERRILLA 2que va acompañada de la ficción. En esta realidad imaginaria, suceden acontecimientos como la invasión de China sobre el resto de Asia, o la escasa participación de los Estados Unidos en el panorama mundial.

Durante el transcurso de la obra, hay tres partes. Para comenzar, se presentan a las personas y cuentan sus historias relacionadas con los conflictos bélicos.

La segunda pieza consiste en una clase de Tai Chi, y para finalizar, se realiza una rave donde bailan las 80 personas que aparecen en la representación. Para todas las partes, se exhibe una proyección.

Respecto al trabajo realizado, Tanya admite que “todas las partes son difíciles”, especialmente cuando acaba una escena y “en medio minuto hay que cambiar todo lo de detrás”.

Pero está satisfecha porque es una obra en la cual “el rango de gustos es muy amplio”, afirma, y le sorprende el hecho de “la buena recepción entre gente mayor”, debido al uso de música tecno.

guerrillla 5Emigrar como obligación

Pese a ser valenciana, ella trabaja en Barcelona porque en su ciudad es más complicado. Indudablemente, cree que en Cataluña “hay más conciencia de apoyo” para desarrollar su proyecto.

Consciente de la dificultad para trabajar en muchas partes de España debido a la crisis, muchos deciden irse a Madrid o Barcelona en busca de oportunidades.

Sencillamente, es la realidad de un país que lleva años navegando a la deriva. Pese a ello, el Partido Popular volvió a ganar durante las últimas elecciones, aunque tenga miembros imputados por robar dinero de las arcas públicas.

Pero este problema no sorprende a Tanya. “España es un país de viejos, queda mucha gente de la generación pasada, quienes piensan que se vivía mejor con Franco”, asegura rotundamente.

Por otra parte, uno de los miedos al cambio se debe a que “el ser humano tiende a ser conservador y es complicado confiar en lo revolucionario”, recalca, y reconoce que incluso a ella le “cuesta imaginar las cosas de otra manera”.

Guerrilla transfor,Teniendo en cuenta que “Guerrilla” habla de la realidad política y social en un futuro hipotético, su actuación varía depende del país donde representen la obra. Por ejemplo, en junio se exhibirá en Francia, donde ha habido un reciente cambio en el gobierno.

“Si hubiese ganado Le Pen, la importancia habría sido más fuerte”, comenta Tanya, basándose en el hecho de que en su obra se habla del avance de la extrema derecha.

Finalmente, el vencedor fue Macron, pero Tanya no se fía. “No es ninguna alegría, es una derecha del siglo XXI que viene de la banca”, dice.

Y como sus proyectos artísticos giran como una rueda que no se detiene, ya tienen pensado su próximo trabajo, que será estrenado en marzo del 2018, en Suiza.

(Fotos: Facebook, Free sources, Twitter)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*