Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Almas contra el hormigón: rayos X del alma

Un personaje de la novela de Virginia Wolf, “el señor Ramsay en Al faro”, es de los que opinan que “el arte es simplemente una decoración impuesta a la cima de la vida humana; no lo expresan.”

 

Sean Sheehan

 

Esto bien puede ser cierto de gran parte del arte fotográfico actual, pero nunca de las cautivadoras y penetrantes imágenes sobre la vida nocturna en una esquina de Harlem en Nueva York.

Primero empezó haciendo fotos a gente en la esquina de la calle 125 con la Avenida Lexington en 2011, pero las que vemos en “Souls against the concrete” fueron tomadas entre 2014 y 2016.

Es una crónica desalentadora de las vidas marginalizadas y de una realidad que preferimos ver filtrada a través de novelas negras y películas de suspense urbanas.

Las imágenes están vivas; dinamita visual y no están hechas para ser inmovilizadas. Piense en el entomólogo que quita la vida a sus ejemplares al atraparlos con tal de contemplarlos serena y tranquilamente.

Khalik Allah hace justo lo contrario, les da vida a sus sujetos perturbando la posibilidad de cualquier mirada tranquila.

El espectador no tiene una postura cómoda desde la que mirar las caras de esos individuos que viven entre la pobreza, la adicción a las drogas y el ostracismo de cualquiera que no sea uno de ellos.

La estética da paso a cuestiones éticas y asuntos políticos sobre la posesión, sobre la contención social y sobre el papel de la policía.

Tales asuntos están fuera del marco de la fotografía, porque se ignoran, al ponerlos entre paréntesis, podemos ver desde una compostura cosmopolita imágenes duras de vidas negras y pensar que no importan.

Khalik Allah fotografía a gente “que se encuentra en la peor situación posible, pero lo reconozco su invulnerabilidad y se la reflejo. Son rayos-X psíquicos”. Todas sus fotos son tomadas por la noche, en la oscuridad.

No hay luces de estudio, solo la que hay disponible de los escaparates y las farolas en ese instante, un estado que en su introducción dice que -sin explicar por qué – para él representa una sensación de libertad. Al mismo tiempo, reconoce que “la oscuridad que rodea a mis sujetos también puede representar cómo la bestia los engulle jóvenes”.

La integridad de estas imágenes proviene de su origen puro. A Allah le llevó tiempo ganar confianza en la esquina de la calle que se convirtió en el punto habitual de su cámara, pero cuando lo consiguió pudo enfocar y apretar el disparador a su antojo.

Incluso cuando algunos tienen tiempo para posar, es algo momentáneo y no toma nada del shock de saber que esas caras espontáneas son reales.

Bertlot Brecht, exiliado durante la Segunda Guerra Mundial, fijó una frase a una viga de roble de su taller: “La verdad es concreta”. Las fotografías de Allah toman el hormigón que no es metafórico, en la esquina entre la calle 125 y la Avenida Lexington, y lo utiliza para mostrar realidades de la calle que enfrentan y molestan al espectador.

“Souls against the concrete”, de Khalik Allah, es publicado por la Universidad de Texas Press.

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*