Diálogos Críticos, En Foco, Opinión

Mujeres: La liberación no vendrá sola

El origen del Día Internacional de la Mujer se remonta a un periodo en que se manifiestan las primeras luchas de las trabajadoras contra los excesos del capitalismo y la revolución industrial.

 

  Claudio Chipana G.

 

Es un día que nace como protesta y como propuesta a fines del siglo XIX y a principios del siglo XX. Es parte de la lucha contra el capitalismo y a la vez se integra como parte del anuncio del socialismo como sociedad alternativa a la explotación capitalista. Un 8 de marzo es la expresión de esa lucha.

Entre las mujeres que destacan en la  generación de un día internacional de la mujer están las socialistas Clara Zetkin y Rosa Luxemburgo.

El día de hoy y luego de algunos logros significativos en los derechos de la mujer durante el siglo XX como el derecho al voto, la realidad muestra que la problemática de la mujer ha devenido más diversa, contradictoria y compleja.

Hoy dominan temas como violencia de género, derecho de la mujer al uso de su propio cuerpo, de su propio espacio,  diferencias genéricas , transgénero, etc Temas que sin embargo no han superado la gran problemática de igual salario por igual trabajo, igualdad de oportunidades en educación, economía, cultura, y otras áreas de la sociedad.

Sin duda, el sistema capitalista, de la manera que se presente, sigue marcando las desigualdades no obstante los avances en la democratización de las relaciones de género en no pocas partes del mundo, “desarrollado”.

En este sentido, como contrapartida, todavía queda mucho por hacer en superar altos niveles de pobreza, analfabetismo y discriminación que aún sufren muchas mujeres en el, “Tercer mundo”.

Las brechas de género a nivel global aún son enormes.

Diversos foros en años recientes han puesto énfasis en el hecho de que se necesitarían 100 años para lograr la plena paridad global entre ambos géneros en los más diversos campos como el laboral, económico, político, cultural.

Algunos países como Nicaragua, se dice, han logrado avances significativos en el cierre de la brechas desiguales gracias a la paridad política, es decir gracias a una mayor participación de las mujeres en la política.

En una sociedad cada vez más globalizada e interdependiente, cada vez está menos claro que la liberación del género humano de los grandes males que lo aquejan como las crisis económicas, las guerras, la desigualdad, pasa por la liberación de sólo el hombre o sólo de la mujer.

Cuanto más el hombre se involucre en la liberación de la otra mitad del género humano mayor la posibilidad de lograr el ideal de la igualdad universal.

La emancipación de la mujer será obra primero que todo obra de las propias mujeres. Los hombres serán en el mejor de los casos sus mejores aliados.

En el peor, sus peores opresores. Flora Tristán ya lo dijo: “Proletarios de todo el mundo uníos”. La liberación no vendrá sola, será el resultado de la lucha por un mundo mejor.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*