Cocina, Cultura, En Foco, Opinión, Páginas, Vida de hoy

El vegetariano flexible

Si usted es vegetariano sabe cómo comer bien, pero puede que necesite ayuda al cocinar para un carnívoro. A veces, usted necesita ser un vegetariano flexible y justo un libro con ese título promete venir al rescate.

 

Sean Sheehan

 

El autor de “The flexible vegetarian” tiene como objetivo satisfacer, no solo a aquellos que se ven en el compromiso de cocinar para gente que come carne, sino a cualquiera que quiera dejar de comer carne o pescado para convertirse en vegetariano ocasional, pero con la opción de añadir carne o pescado en caso de que el deseo/necesidad aflore.

Cada receta del libro funciona de forma independiente como idea completamente vegetariana para un menú que encaja en varias ocasiones.

Se divide en desayuno/almuerzo, sopas, entrantes, platos principales y salsas. Así, por ejemplo, uno de los entrantes son tortillas de maíz acompañadas de fríjoles y boniato ahumado y marinado, salsa de aguacate en trozos, cilantro fresco, un poco de lima exprimida y unas buenas cucharadas de crema agria. Un ingrediente añadido, diseñado para aportar un toque extra a la comida, es una cucharada de pasta de salsa de chipotle salteada con pasta de tomate y agua.

Estos tacos de boniato y fríjoles al chipotle son un plato sabrosa pero -esta es la parte flexible- simplemente puedes cambiar los fríjoles pintas o negras que hemos utilizado por tiras de pechuga de pollo, lomo de cerdo, o cordero, y mezclarlas con el boniato.

Como ejemplo de plato principal, hay una receta de pastel de champiñones, puerro y castañas pensada para seis personas.

Combinar estas dos verduras con frutos secos no es raro, pero añadir tofu como comodín es inteligente, reduciendo así el contenido de grasa, comparado con el uso más ortodoxo de nata, y aumentado el valor proteico de la comida.

Como componente flexible para este pastel, el autor sugiere reducir la cantidad de champiñones y saltear un poco de jamón a taquitos – o sobras de pollo o de pavo – a la salsa, hacia el final de la cocción.

Parece una pena hacerle esto a un delicioso pastel vegetariano, pero hay carnívoros fundamentalistas ahí fuera que se sienten victimizados si no hay un poco de carne en su menú. Complácelos.

Con esto en mente, al final del libro hay recetas para cocinar un pollo, cordero o cerdo asado perfecto, así como para freír un filete y varias maneras de cocinar pescado.

Una valiosa incorporación al libro es la colección de alternativas veganas a ingredientes básicos habituales en recetas vegetarianas: leche, yogurt y nata.

No sabía que las semillas de chia mezcladas con agua producen justo el tipo de sustancia gelatinosa y elástica que se necesita para hacer tartas o cualquier receta que requiera el uso de huevos. Otro consejo útil es que la clara del huevo se puede reemplazar por aquafaba (líquido que se obtiene al cocer garbanzos) batida; perfecto para tortitas veganas.

The flexible vegetarian”, de Jo Pratt, publicado por Frances Lincoln.

(Traducido por Mariàngels Marcet)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*