Multicultura, Perfiles

Orlando García Camacho: Inglaterra, centro de su vida

Las idas y vueltas para conquistar el “sueño europeo” formaron parte de su vida desde que decidió explorar un nuevo continente. Superó barreras idiomáticas, encontró el amor y su lugar en el mundo: en Henley-on-Thames y rodeado de su familia.

 

Foto Pixabay

Sonia Gumiel

 

Tras un día de trabajo intenso, cuando las primeras luces de la noche inglesa empiezan a resplandecer en un invierno duro que parece no terminar, Orlando habla sobre su sentimiento de pertenencia europeo, pese a haber nacido en Colombia.

Armenia, su tierra natal y ciudad donde los mayores recursos provienen de las plantaciones cafeteras y plataneras, fue lo que lo incentivó a estudiar administración agropecuaria para dedicarse a trabajar sus tierras y estar cerca de su gente.

No obstante, la cruda realidad del país no le permitió cumplir su sueño: comprar su propia casa. “Un sueldo allí solamente permite pagar la renta y comer”, dice. Entonces la idea de trasladarse a Europa y así, tal vez, hacer realidad su anhelo, empezó a merodear por su cabeza.

Coincidencialmente, un buen amigo de Orlando se estableció en Henley-on-Thames -donde se casó con una mujer inglesa– y le proporcionó una carta de invitación para viajar al Reino Unido y probar suerte, rodeado de nuevas caras y un nuevo idioma.

Foto Pixabay

Cuando llegó a Henley-on-Thames no tardó en encontrar trabajo como fregador de platos en un restaurante en Marlow, un pueblo vecino. Orlando declara: “Cuando llegas a Inglaterra sin saber inglés, no tienes mucha opción, el trabajo que encuentras es el que debes aceptar”.

En aquel tiempo vivió durante dos años con una mujer inglesa y tuvo una hija. Pero la visa de Orlando se extinguió y regresó a Colombia. La añoranza de su vida en Europa y su hija, que había quedado en el Reino Unido, hicieron que la madre de su niña le escribiera una carta de invitación, razón por la cual pudo regresar a Henley-on-Thames.

A su regreso a tierras europeas se reincorporó a la misma empresa de restauración, aunque ahora en el mismo pueblo, con lo cual no tuvo que viajar. Y para aumentar sus ingresos en las noches hacía limpiezas.

Pasó el tiempo, se separó de la madre de su hija y después conoció a quién hoy es su actual esposa, Federica. Desafortunadamente, a los dos años se le venció nuevamente la visa para residir en el Reino Unido, por lo que toda su familia establecida en España lo animó a residir en ese país.

Foto Pixabay

Meses de espera comenzaron para él: tuvo que retornar a Colombia por 9 meses donde esperó la oferta de trabajo del jefe de su madre: ser agente comercial en una inmobiliaria en Sevilla.

Allí estuvo 3 meses y luego trabajó en un hotel de cuatro estrellas como camarero. Federica se unió a su aventura y viajó a Sevilla, donde aprendió español y trabajó en el mismo hotel que Orlando, como recepcionista.

En septiembre de 2007 se casaron y tuvieron su primer hijo. Y entonces el hermano de Orlando le ayudó a conseguir un puesto en la agencia marítima, donde su buen nivel de inglés fue esencial.

El segundo embarazo de Federica supuso otro giro en la vida del protagonista. Convencido de la necesidad de estar cerca de su esposa, pidió licencia por paternidad, y si bien su jefe no le puso ningún impedimento, cuando volvió a su puesto de trabajo le esperaba la carta de despido. La excusa: recorte de personal.

Foto Wikipedia

Durante 8 meses no encontró trabajo. Por esta razón volvió a Inglaterra donde solo tardó 2 días en conseguir un nuevo empleo en la cocina de un restaurante italiano, en la villa de Henley-on-Thames.

A los dos meses ya estaba en el bar y al tercer mes formaba parte del staff como camarero. Enseguida su mujer e hijos regresaron a tierras inglesas.

Curiosamente, Orlando manifiesta cómo en España vivió situaciones de racismo por ser colombiano pero, sin embargo, en Inglaterra siempre ha sido tratado con respeto.

Asegura que en estas tierras se trata con igual respeto a un camarero que a un ingeniero. Quizás por ello, además de  tener allí su vida y sus hijos, cuando va de vacaciones a Colombia, echa de menos Europa, para él  Henley-on-Thames es el híper centro de su vida.

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*