Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Retratando Panamá

Los europeos tienden a tener sólo pinceladas de información sobre Panamá; llamar eso conocimiento sería ir demasiado lejos.

 

Sean Sheeha

 

Las fotografías de Arturo Soto no están pensadas para contar algo nuevo, sino para ofrecer una perspectiva actual sobre un lugar del que, por desconocimiento, podría tenerse una idea curiosamente distinta.

Hay un canal, por supuesto, y Marks and Spencer vende sombreros panamá en verano para los ingleses que pretenden parecer sofisticados en Italia o Grecia.

Los Papeles de Panamá revelaron que las grandes riquezas evaden impuestos escondiendo el vil metal en el país; igual que la invasión de Estados Unidos de Panamá a finales de 1989, confirmó algo que ya se conocía bien- en este caso, las falsas excusas de Estados Unidos para interferir de forma violenta en otros países.

Los que Arturo Soto quiere que sepamos es que Panamá no es el destino turístico exótico de los panfletos. Los turistas de países vecinos son atraídos por los anuncios, pero Soto le quita ese glamour que la industria del turismo presenta fotografiando aquello prosaicamente familiar: conglomeraciones horribles de cableado eléctrico aéreo; edificios viejos; aparatos de aire acondicionado en paredes exteriores; grafitis; espacios públicos descuidados, y desperdicios urbanos.

Probablemente, dado el tono y la palidez de las imágenes, lo capta a la perfección.

Si sus imágenes, envueltas de continuos tonos de gris, tienen un aura es el equivalente de Centro América a la sombría desolación que evocaban las primeras líneas de “The waste land”.

Las fotografías denotan silencio — lugares vacíos, ausencia de personas– y las únicas caras que se pueden ver están pintadas vulgarmente en muros, o la del General Manuel Noriega en la puerta del depósito de gasolina de un coche hecha con una plantilla. A través de los detalles que pasan desapercibidos hay poco que revele algún destello de contingencia y, como Walter Benjamin dijo de las fotografías de Eugène Atget, lo que vemos es la realidad sin maquillaje.

In the heat” es un libro producido de una forma maravillosa y su título hace referencia al clima húmedo de Panamá -solo para cubrirlo con fotos en blanco y negro y un énfasis inexpresivo en lo cuotidiano. El título se refiere, metafóricamente, a los dos años que Soto pasó como residente en Panamá y alude, como él dice, “a un estado de tensión que describe mi agridulce estancia en un lugar en el que no encajaba.” El resultado es más agrio que dulce.

Usar una película en blanco y negro es parte del proyecto de afeamiento de Soto -en los otros sitios ha usado color, como en su serie sobre Londres Circling the square – pero de vez en cuando la belleza supera las expectativas e insiste desafiante en hacer visible su presencia.

La fotografía mejor compuesta del libro muestra el suelo destrozado detrás de un bloque de pisos, pero no está destrozado, sino que es el hogar de una profusión de vegetación y dos árboles, con las ramas muy podadas, reafirmando su derecho a existir. Son una de las pocas señales de vida sana en el depresivo retrato que Soto hace de Panamá.

In the heat” por Arturo Soto, publicado por Eriskay connection

(Traducido por Mariàngels Marcet) – (Fotos suministradas por la editorial)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*