Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Filosofía gráfica

La filosofía depende de las palabras para expresar ideas, argumentos y juicios valiosos, pero una historia narrativa del desarrollo de la filosofía también se presta a la representación gráfica.

 

Sean Sheehan

 

“Heretics!”  (Herejes) usa el formato de un libro de cómics para contar la historia de los pensadores del siglo XVII, en su mayoría filósofos radicales, pero también científicos iconoclastas, que desafiaron el status quo de maneras que continúan alimentando nuestras reflexiones sobre la naturaleza del mundo.

Desafiar a la autoridad conlleva riesgos – creen Sócrates, Jesús, Che Guevara, Pussy Riot, Chelsea Manning… innumerables otros – y los intelectuales del siglo XVII que cuestionaron el orden establecido corrieron el riesgo de ser encarcelados e incluso asesinados.

Giordano Bruno, uno de los herejes heroicos presentados en este atractivo libro, enfureció al Vaticano y fue llevado a juicio en Roma por herejía. En 1600, con la lengua amordazada por un pedazo de madera, fue colgado boca abajo, desnudo, y quemado vivo.

Si usted tenía suerte, la Iglesia Católica solo emitiría una excomunión o, como le sucedió a Galileo – quien expuso la idea de que la tierra giraba alrededor del sol -, estuvo preso durante un par de semanas y padeció los instrumentos de tortura antes de ceder. (Algunos apologistas católicos aún tratan de encontrar excusas para el control fascista del Vaticano sobre la disidencia.) Spinoza fue excomulgado por las autoridades judías en Ámsterdam.

Usar historietas para transmitir ideas complejas es una tarea imposible, pero entre el autor y el ilustrador este libro es un intento digno. No hay entorpecimiento en la historia de cómo un grupo de pensadores en la década de 1660 persiguió nuevas formas de entender el universo y a nosotros mismos.

No siempre estuvieron de acuerdo y sus puntos de vista sobre la existencia de Dios son muy diferentes. La metafísica de Leibniz no es la más fácil de comprender, pero el libro hace un valiente esfuerzo por expresar sus ideas con palabras e imágenes.

Spinoza es el más radical de estos herejes, argumentando que nuestros cuerpos y nuestras mentes son semejantes, ya que ambos son parte del orden natural. Dios es Naturaleza: “la sustancia infinita y necesariamente existente”.

Descartes pensó lo contrario, separando a los dos pero de maneras aun no convincentes. Sin embargo, lo que compartieron fue la convicción de que era necesario derrocar el enfoque medieval más antiguo de la filosofía.

La política de Spinoza era tan radical como su filosofía. Insistió, como se ilustra en una de las páginas que se muestran aquí, en que una sociedad social y políticamente sana no debería sufrir la interferencia de los cuerpos religiosos. La libertad intelectual, escribió, era esencial para cualquier república.

“Heretics!” es una introducción, una historia sobre el nacimiento y la filosofía moderna, y un gran alivio en el contexto de la disposición amoral de publicar para producir los escritos de autores que hacen pseudo reflexiones y manuales de autoayuda sobre el significado de la vida. “Heretics!” ofrece una clara introducción a los pensadores que sentaron las bases de la filosofía moderna y, sus autores seguramente estarían de acuerdo, si logra estimular un interés en Spinoza, cuyas ideas sobre la relación mente/cuerpo son deslumbrantes, vale la pena leerlo.

“Heretics! The wondrous (and dangerous) beginnings of modern Philosophy”, de Steven Nadler y Ben Nadler, son publicados por Princeton University Press.

(Traducido por by Monica del Pilar Uribe Marin) – Fotos suministradas por la editorial.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*