Diálogos Críticos, En Foco, Opinión

Multiculturalismo presente y futuro (III)

La crisis económica, la austeridad y los recortes no son factores que favorezcan a las políticas multiculturales. En muchos casos se ha endurecido la ofensiva anti multicultural bajo la sombra de la islamofobia.

 

Photo Wikipedia

Claudio Chipana

 

Uno de los mayores problemas en el debate sobre el multiculturalismo es la falta de acuerdo en la definición de este término. Como dice Gary Younge “la belleza del multiculturalismo para sus oponentes es que signifique cualquier cosa que se le ocurra uno con tal que no sea de su agrado” (traducción mía).

Sin embargo, tal como sostienen varios proponentes del  multiculturalismo, conviene distinguir varios planos y modelos de multiculturalismo. Tariq Moddod distingue cuatro modos de integración; el multiculturalismo sería uno de ellos.

Photo Pixabay

También hay que distinguir diferentes intensidades en el multiculturalismo , así Rattansi advierte un multiculturalismo fuerte (Australia y Canadá), uno moderado ( Bélgica, Reino Unido y otros) y otro débil ( Austria, Dinamarca, Finlandia ).

Al mismo tiempo, es menester no confundir el multiculturalismo a nivel objetivo o descriptivo, que es la expresión de la diversidad cultural, con el conjunto de políticas estatales a favor del multiculturalismo.

Quizás a esta última acepción se refirió David Cameron en su crítica al “multiculturalismo de Estado” queriendo justificar la disociación del Estado de cualquier obligación  multicultural.

Modood agrega un tercer sentido del multiculturalismo que él llama la “ideología” del multiculturalismo, o sea el multiculturalismo como “idea de nación”.

Photo Pixabay

Para este autor esta tercera acepción es importante pues permite imaginar la nación desde su identidad. En el caso de Gran Bretaña permite definir la “britanidad”.

Para Kymlicka, sin embargo – a fin de superar un modelo construido por algunos críticos del multiculturalismo que lo caricaturiza al reducirlo a una mera vivencia de la diversidad cultural – lo crucial es diferenciar entre el multiculturalismo como “feel-good celebration of ethnocultural diversity” (“entusiasta celebración de la diversidad etnocultural”) del multiculturalismo como un modelo de ciudadanía.

Para este autor el multiculturalismo “es primero y antes que todo acerca del desarrollo de nuevos modelos de ciudadanía democrática, fundada en los ideales de los derechos humanos, a fin de reemplazar anteriores relaciones de incívicas y antidemocráticas relaciones de jerarquía y exclusión” (traducción mía).

Con excepción de Holanda donde ha habido un claro retroceso del multiculturalismo a la política asimilacionista, según  el Migration Policiy Institute  la evolución del multiculturalismo en los últimos  treinta años en Europa y en otros países que han abrazado la política multicultural en mayor o menor grado,  muestra que el multiculturalismo no ha fracasado y tampoco ha habido un retroceso.

Photo Wikipedia

Más bien los datos empíricos señalan  que  ha habido un avance moderado no obstante que en los últimos diez o quince años hay un endurecimiento en varios países de las políticas de integración cívica en la adopción de la ciudadanía y la obligatoriedad del idioma además de mayores controles migratorios.

En otras palabras ni el “backlash” ni la retorica anti multicultural, anti inmigrante e islamofóbico han logrado detener o descartar el multiculturalismo.

No obstante, la crisis económica, la austeridad y los recortes no son factores que favorezcan a las políticas multiculturales. En muchos casos se ha endurecido la ofensiva anti multicultural bajo la sombra de la islamofobia. ¿Tiene futuro el multiculturalismo? (Continuará)

(Photos: Pixabay ) – Jun 1, 2013 @ 23:20

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*