Multicultura, Perfiles

Alba Cuevas: Inglaterra le ha enseñado a no hacer planes

Nacida en Ciudad Real, España, se graduó como técnico de emergencias de ambulancias y a sus 22 años tuvo claro que podía trabajar en diferentes oficios en este país que le ofrece la oportunidad de aprender inglés y le brinda oportunidades.

 

 england londres inglaterra pixabaySonia Gumiel

 

Un año era el tiempo previsto por Alba para vivir la experiencia. La primera pregunta que se hizo fue cuál sería el primer paso para establecerse en el país. Se dijo entonces que empezaría por la forma más sencilla: ser au pair, puesto que le garantizaba un techo donde dormir y atender sus necesidades básicas, mientras aprendía el idioma y se integraba en la sociedad inglesa.

Alba buscó trabajo como au pair en una página de internet que le recomendaron. La entrevista fue vía Skype. Una familia polaca, ubicada en Bracknell, Inglaterra, con un bebé y una niña de 3 años le daba techo, comida y 100 libras semanales. Alba solo debía cuidar a los niños y mantener la casa ordenada. Se sentía feliz y agradecida.

casa soledad noche oscuridad inglaterra pixabayPero no tardó en darse cuenta que las cosas no eran como ella pensaba.

La jornada laboral transcurría desde la mañana hasta la noche,  no había diferencia entre horas de trabajo y su propio tiempo. La dueña de la casa controlaba todo lo que hacía, incluso sus conexiones a internet y la comunicación que tenía con su familia en España. Llegó al punto de ponerle en evidencia públicamente, en las redes sociales con comentarios tales como: “¿Hablar en Facebook, ¿es lo que haces mientras cuidas a mis hijos?” Luego le dijo a Alba que dejara de utilizar el móvil. Alba acató la orden, pese a que sabía que se estaban violando sus derechos, pues ella era au pair y no una niñera y su contrato decía claramente que eran 5 horas al día de trabajo. Sin embargo, las discusiones continuaron, por lo que la relación laboral tuvo que finalizar.

Entonces Alba se fue a casa de una amiga durante dos semanas hasta que encontró trabajo, otra vez como au pair. En esta ocasión tuvo suerte. Su nueva familia era de Windsor y la madre de su nueva jefa inglesa había sido au pair  y de procedencia vasca.

globo atardecer amanecer pixabayDe alguna manera  su historia y la de aquella mujer podían tener semejanzas en lo que había sido su comienzo en Inglaterra. Por eso Alba se sintió cómoda. Su nueva familia incluso le proporcionó ayuda cuando enfermó y  entendía sus necesidades de inmigrante.

Alba vivía en Windsor y en un fin de semana que salió de viaje conoció a quien es hoy su prometido, oriundo de Albania y residente en Reading. Sus citas se complicaron por la distancia y los diferentes horarios de trabajo. Por consiguiente, decidieron irse a vivir juntos a Reading.

Esto cambio nuevamente la vida de Alba no sólo a nivel sentimental sino también a nivel profesional. Ella dejó de ser au pair en Windsor y en Reading empezó a trabajar  en un hotel de Henley on Thames, localidad situada en el distrito de Oxfordshire, a 9 kilómetros de Reading.

tarde gato misterio surreal piaxabayTrabajar allí no hubiera sido tan difícil si el transporte hubiera sido mejor, pues el hecho de tener que realizar un transbordo en la estación de Twyford, implicaba que tuviera que levantarse a las 4 de la mañana para ir al hotel.

Por eso decidió buscar nuevamente trabajo en Reading, dentro del mismo sector, el de hostelería, pues es, según ella, donde hay más opciones de trabajo.

Actualmente trabaja en Reading en una cafetería de un centro comercial y vive su historia de amor. Lo cierto es que hace casi tres años que se mudó a tierras inglesas cuando su plan era estar en ellas solamente por un año. Y lo que ha aprendido es que “en este país no se pueden hacer planes”. Algo que le asusta un poco, puesto que su idea es regresar a España.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*