Globo, Reino Unido

Mohammed Kozbar: “El islam es la religión perfecta”

Islam, musulmán y extremista, conceptos que en los últimos años definen a toda una comunidad que se ha visto envuelta en una oleada de racismo y ataques violentos.

 

Mohammed Kozbar. Foto de MK Facebook

Virginia Moreno Molina

 

El 22 de marzo de 2017, hubo un atentado terrorista en las inmediaciones del Palacio de Westminster en la capital inglesa, donde una persona condujo un coche contra los peatones. Una semana después, y de acuerdo con la Policía Metropolitana de Londres, los crímenes de odio se habían “elevado ligeramente”.

Apenas dos meses más tarde, el 22 de mayo de 2017, un atacante suicida realizó un atentado en el concierto de Ariana Grande en Manchester. Poco después de un mes, la policía anunció que los ataques islamofóbicos habían aumentado más del 500% en la ciudad.

Después, el 3 de junio de 2017, le volvió a tocar a la capital inglesa. Una furgoneta con tres ocupantes comenzó a atropellar peatones en  London Bridge,  luego salieron del automóvil y apuñalaron a algunos cerca de Borough Market. Según datos compilados por la Policía Metropolitana, los crímenes de odio islamofóbicos se multiplicaron por cinco a raíz del ataque. Cristianos, budistas, hindúes, musulmanes, o miembros de cualquier otra religión o comunidad se vieron implicadis durante esos incidentes. Algunos de sus miembros por resultar heridos, otros por ofrecer su ayuda y condenar lo ocurrido.

Sin embargo, estos ataques fueron calificados como “terrorismo islamista”, poniendo a la comunidad musulmana en el punto de mira y atrayendo, una vez más, una atención negativa que ha provocado el aumento de ataques violentos hacia este grupo.

Pero el 19 de junio, durante el mes del Ramadán, los musulmanes residentes en Finsbury Park, fueron el objetivo cuando una furgoneta comenzó a atropellar peatones cerca de la Muslim Welfare House. Esto es a menos de noventa metros de la mezquita. El resultado fueron diez heridos y un muerto.

Mohammed Kozbar, presidente de la mezquita de Finsbury Park, habló con The Prisma sobre este suceso, la cobertura de los medios, el islam como religión pacífica y los estereotipos.

Doble estándar

Día tras día, la audiencia, ya sea detrás de un periódico, el ordenador o de una televisión, se ve bombardeada con noticias de toda clase. Sin embargo, cuando se trata de la comunidad musulmana, “hay un doble estándar en el tratamiento de estas cuestiones”, explica Mohammed, quien piensa que ciertos periódicos no cubrieron la noticia del ataque correctamente.

Además, “el suceso no fue llamado por los medios ataque terrorista hasta el día siguiente”, afirma.

“Algunos intentaron conectar este ataque, justificándolo, diciendo que había sido cerca de la mezquita de Finsbury Park, donde Abu Hamza al-Masri rezaba”, explica Mohammed.

Abu Hamza al-Masri es un imán acusado de extremismo y que solía predicar en la mezquita. Pero esto ocurrió hace años, y el lugar ha cambiado mucho desde entonces, convirtiéndose en un sitio espiritual abierto a toda la comunidad.

Aun así, las historias siguen latentes.

“Solo pedimos que los medios de comunicación sean responsables y traten a la comunidad musulmana como al resto”, pide Kozbar. Esto es porque esa conexión que se hace con su religión acaba provocando, de alguna manera, “que los crímenes de odio contra los musulmanes crezcan”.

Afortunadamente, después del ataque, una oleada de solidaridad se apoderó de la zona y de las diferentes comunidades sin importar fe u origen.

“Si algo positivo ha salido de todo esto es cómo la comunidad se ha unido”, explica.

Kozbar hace especial mención a las mujeres, las cuales “son más visibles debido a que llevan el hijab”, explica. Esto ha provocado que, en los últimos años, la figura más maltratada dentro de la comunidad musulmana haya sido la mujer.

Violencia

Los ataques hacia este grupo se han multiplicado e intensificado, y en parte, se puede decir que se debe a un desconocimiento de la comunidad musulmana, unido al bombardeo negativo de los medios de comunicación.

“Ha habido algunas mejoras, especialmente con la policía, pero hay mucho que hacer”, explica.

Después del ataque a la mezquita, Theresa May visitó el lugar. “Mencionó que iba a tomar acciones para proteger a la comunidad, pero aún estamos esperando si ella lo va a hacer”.

Hasta ahora no ha habido cambios, y esto se refleja en el continuo acoso y los incidentes con ácido, la intimidación hacia mujeres musulmanas o las ofensivas sin fundamento que reciben los creyentes del islam.

“Lo que queremos es que el gobierno y la policía se tomen esto más en serio, que lidien con ello y lleven a los agresores a la justicia, así la gente se lo pensaría dos veces antes de atacar”, explica.

Además, Kozbar pone en manifiesto el hecho de que “no recibimos la misma protección que miembros de otras religiones”.

Mohammed Kozbar. Foto de MK Facebook

Detonante

Para Mohammed, varios son los factores que han provocado esta descontrolada situación de radicalismo e invasión en los países de Oriente.

“Generalmente son factores domésticos de cada nación, especialmente la política exterior sobre la invasión de otros países como Afganistán o Irak”, explica.

Pero lo que la mayoría de la gente no entiende es el hecho de que estos grupos extremistas como ISIS, “matan más musulmanes que a cualquier otra comunidad”, sentencia.

Sin embargo, esta idea errónea les persigue, dificultando su integración en la sociedad, ya que son injustamente tachados de extremistas. De hecho, y según un informe elaborado por US National Counterrorism Center, en 2011 los miembros de la comunidad musulmana sufrieron entre el 82% y el 97% de los ataques terroristas durante los cinco años anteriores a 2011.

Este análisis, también señala que los atentados frente a musulmanes son siete veces más frecuentes que contra ciudadanos pertenecientes a otras religiones.

Principalmente, esta realidad se debe a que la mayoría de ataques terroristas se desarrollan en países con mayoría de musulmanes.

Todo ello aparece en las estadísticas ofrecidas en 2015 por “Global Terrorism Index”, donde se especifica que, de las diez naciones con mayor amenaza terrorista, ocho son mayoritariamente musulmanas.

Estos países son Libia, Somalia, Irak, Afganistán, Yemen, Siria, Pakistán y Egipto.

Estereotipos sobre el islam

“Como musulmán, encuentro el islam como la religión perfecta”, dice Mohammed. Sin embargo, esta religión es asociada, mayoritariamente, como represiva en ciertos aspectos, especialmente hacia las mujeres.

“Tenemos que asegurarnos de que, cuando hablamos de islam, tenemos que saber qué es la religión y qué es la cultura, antes de empezar a hablar sobre los problemas de la religión”.

“El islam da igualdad a las mujeres, nadie las fuerza a llevar el hijab ya que pueden vestir lo que quieran”, explica.

Otras equivocaciones populares recaen en las palabras malinterpretadas. Una de ellas muy conocidas es yihad. “La gente piensa que esta palabra significa pelear y matar”, explica Kozbar.

De hecho, con solo hacer una búsqueda rápida en diccionarios e internet, este término se traduce como  `guerra santa´, aunque la traducción exacta sería `esfuerzo´. Por su parte, `guerra santa´ se traduciría en árabe como alharb almuqadasa.

Entonces, ¿por qué surge esta confusión?

“Cuando se oye la palabra yihad, muchos tratan de usarla para su propia agenda, e intentan que la gente tenga miedo de ella”, explica Kozbar. “Necesitamos enseñar cómo es nuestra religión, y no cómo dicen que es”, explica.

Lamentablemente, esta misión se ve comprometida debido al miedo generalizado, haciendo más difícil para este grupo llegar al resto de comunidades.

“Desafortunadamente, a pesar de lo que hagamos, aún no hemos llegado al nivel en que podemos decir que la gente entiende el islam”, dice Kozbar.

Para él, el mayor problema es que cuando hacen algo positivo, ocurre alguna desgracia y todo el foco se centra en la negatividad hacia la comunidad.

“Hay gente que es musulmana, que daña a nuestra religión y no les importa porque tienen su propia agenda y les han lavado el cerebro para entender el islam en el camino equivocado”, sentencia.

También, “condenamos cualquier ataque, pero no pedimos perdón porque no es en nuestro nombre, no somos responsables, somos víctimas como el resto”, recalca.

“Condenar, es diferente a decir que lo sentimos”, afirma Kozbar y añade contundentemente que “no acepto que otros pidan perdón por el ataque a Finsbury Park porque no tienen nada que ver con ello”, sentencia Kozbar.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*