Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Por amor, hoy prisioneros detrás de los muros de Yarl’s Wood

¿Cuál es la salida si dos personas están enamoradas pero sus familias no lo aceptan y los amenazan con matarlos si no se separan? Ellos pensaron que era venir al Reino Unido, pero desde hace tres meses están encerrados y su salud se deteriora por momentos.

 

Virginia Moreno Molina

 

Aagat y Bipinsha* escaparon de Nepal hace ya seis años y medio. En su país pertenecían a linajes diferentes y esto fue considerado por sus familias como un deshonor.

Sus padres dejaron de verlos como hijo e hija, y como si se tratase de una película de amor prohibida, escaparon de un destino que se antojaba trágico.

Aunque eran jóvenes, llegaron al Reino Unido con la esperanza de poder vivir sus vidas sin miedo a ser asesinados simplemente por quererse. Pero quién les iba a decir que, después de contar su historia y sus inquietudes a la Home Office, se les negaría su solicitud de asilo provocando su detención.

Llevan casi tres meses de lucha y espera encerrados en Yarl´s Wood, y mientras su salud, tanto mental como física, va decayendo, la Home Office sigue sin darles una respuesta.

The Prisma habló con esta pareja que cuentó su historia desde adentro y he acá su testimonio:

“Mi mujer y yo somos de diferentes linajes en Nepal, pero queríamos estar juntos. De esta manera, la gente nos trataba como si hubiésemos hecho algo malo e intentaban separarnos, y nos amenazaron con que iban a matarnos. Nos dijeron `no eres mi hija, no eres mi hijo, porque has ido en contra de nosotros, así que nosotros tenemos que ir en contra tuya´.

Entonces, por el miedo a ser asesinados por honor, llegamos aquí de Nepal con una visa de estudiante y, después de contar nuestra historia, pedimos asilo en 2015. Después de todo eso, hicimos una entrevista con la Home Office y ahora el proceso de nuestra situación sigue abierto.

Tuvimos una audiencia con la gente de inmigración, pero nos negaron la solicitud de asilo y nos dijeron que estábamos ilegalmente, así que nos cogieron, nos pusieron 10 horas en la cárcel y después nos llevaron a Yarl´s Wood. Estamos aquí hace casi tres meses, en la sección de familias.”

Dentro de Yarl´s Wood

“Mi mujer está tomando medicación desde el 2015 y antes de venir aquí estaba muy bien. Ahora, sigue con la medicación, pero ha empezado a hacerse daño a sí misma. Está teniendo un cambio muy malo y pesadillas. Fue a ver al doctor aquí, le contó que tenía pensamientos suicidas, y el doctor le dijo: “¿Y por qué no te matas?” Después de ello, se siente peor y más decaída porque no la están ayudando. Los doctores se ríen de nuestros problemas.

Sobre mi situación, estoy deprimido, no puedo comer bien, he estado teniendo dolor de cabeza. Siento que estoy en una prisión y es realmente deprimente. A veces tengo problemas para dormir.

La comida no es buena, y la gente no está comiendo. Nos estamos quejando por ello, pero no hacen nada. Ni siquiera te dan un plato para comer. Algunas personas son veganas, pero a ellos no les importa.

Además, han intentado llevarnos al aeropuerto. La mañana del 24 de marzo, vinieron a nuestra habitación y dijeron `os han liberado, os vais a casa ahora´. Y entonces nos dieron unos billetes y nos dijeron que teníamos que irnos del país.

Si volvemos a nuestro país, nos van a separar o nos van a matar. Entonces, ¿cuál es objetivo de mandarnos allí?”

* Aagat y Bipinsha no son sus nombres reales, pues solicitaron que no fueran utilizados en este artículo.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*