Globo, Latinoamérica, Reino Unido

Ultraderecha e izquierda pugnan por la presidencia en Colombia

En unas semanas se decide el destino de Colombia entre dos candidatos de tendencias muy distintas. Aunque es un país derechizado, hay una expresión fuerte de un segmento de la población que no quiere la corrupción, violencia, injusticia social, impunidad y censura que caracteriza a la ultraderecha.

 

Tania Peña

 

El destino de los votos de los candidatos perdedores en la primera vuelta en la lucha por la Presidencia de la República es el gran interrogante en el escenario político en Colombia.

La mayor expectativa se concentra en los 4,5 millones de votos que cosechó en las urnas la Coalición Colombia, del excandidato Sergio Fajardo, tercero en el resultado electoral con 23,73% de la votación.

Tras conocerse que el candidato de derecha (uribista) Iván Duque, con 39,1% de los votos, y el de la Colombia Humana, Gustavo Petro, con 25,09%, pasaban a segunda vuelta, comenzaron las especulaciones sobre potenciales alianzas y su reflejo en las urnas.

Uno de los primeros en pronunciarse fue el senador del partido Polo Democrático Alternativo, Iván Cepeda, quien hizo un llamado a su partido y al resto de las fuerzas políticas de la Coalición Colombia (Alianza Verde y Compromiso Ciudadano) a apoyar la candidatura de Petro.

“La única decisión razonable y correcta es apoyar a Gustavo Petro para crear un gobierno que respalde el proceso de paz, los cambios sociales que necesita el país y la lucha contra la corrupción”, afirmó Cepeda.

Se ha dado por hecho el respaldo del Polo Democrático a Petro, pero al momento de escribirse este artículo no había nada definido. Se espera también el respaldo de la Alianza Verde y Compromiso Ciudadano.

En cuanto al candidato del partido Liberal, Humberto de la Calle, es previsible que el 2,06% de sus seguidores se incline también al representante de Colombia Humana por la afinidad con el tema relativo a la defensa de la paz.

En efecto, De La Calle hizo una contundente reflexión: “La guerra nos unió durante ocho años y hoy la paz es la que nos divide. Por eso los colombianos podemos aburrirnos de todo, menos de la paz”. Y agregó: “Hoy más que nunca debemos movilizarnos. Colombia así lo exige. Debemos vigilar la implementación de los acuerdos”.

Previamente había advertido: “Grupos políticos [de ultraderecha] han llenado de fantasmas, farsas y obstrucciones un proceso de reconciliación con todas las garantías de éxito”.

Por otro lado, se espera que para el candidato del Centro Democrático (partido de derecha encabezado y liderado por el actual senador y expresidente Álvaro Uribe)  vayan los votos del ex candidato Germán Vargas Lleras, quien se ubicó cuarto en la primera vuelta con 7,28%.

Por su posición de derecha y las críticas de su partido Cambio Radical a importantes capítulos del Acuerdo de Paz es de suponer que le dé su respaldo a Duque. Desde la anterior legislatura Cambio Radical y Centro Democrático fueron aliados en ponerle obstáculos a las leyes de paz.

Y ese sigue siendo el propósito del uribismo, aunque Ivan Duque haya suavizado su discurso en la campaña electoral: “Tenemos que ser amables y generosos con la base guerrillera que ha hecho tránsito a la desmovilización, al desarme y a la reinserción, pero tenemos que garantizar que los máximos responsables (…) cumplan sus penas”.

Lo cierto es que la paz es tema central de Duque y Petro para las elecciones a la Presidencia. Y sin duda la disputa presidencial estará muy marcada por la configuración de las alianzas. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*