Globo, Mundo, Reino Unido

Siria y su lucha contra la manipulación de los medios

El país árabe Siria enfrenta con éxito la guerra mediática, política, cultural y militar impuesta por potencias occidentales contra este país, en medio del conflicto armado iniciado en marzo de 2011.

 

Oscar Bravo Fong

 

Así lo señaló en entrevista concedida a Prensa Latina, el ministro de Información, Imad Sara, quien afirmó que las campañas mediáticas fueron dirigidas a través de mercenarios que están en este país, desde los centros de poder de diversos estados.

Citó entre esos países a Estados Unidos, Francia, Reino Unido,Jordania, Qatar, Arabia Saudí, Turquía y otros.

Tras referir que la prensa en Siria tuvo que enfrentar desde hace siete años a miles de medios hostiles al gobierno y al pueblo, el titular de Información apuntó que esos instrumentos proimperialistas intentaron satanizar al país y sus medios de comunicación.

Más adelante expresó que la guerra que sufre Siria es compuesta y compleja, en la que se emplearon todas las herramientas, como las bandas, la diplomacia, los servicios de inteligencia, el bloqueo económico y la incitación sectaria, religiosa y étnica.

“Todos estos componentes de la guerra sucia emplearon los medios de comunicación como plataforma esencial para su aplicación con el fin de exterminar la conciencia del ciudadano, golpear su identidad y apuntar contra la unidad nacional y las instituciones estatales”, precisa.

Perseguían – agrega – además falsificar los conceptos y los términos, y engañar a la opinión pública mundial sobre la realidad de los acontecimientos en Siria”.

Luego de expresar que esta nación mesoriental enfrenta una feroz guerra mediática y de propaganda para derrocar al gobierno, valoró que los enemigos de este estado creyeron que lograrían ese objetivo de forma rápida.

“Con esos fines  – enfatiza – difundieron miles de noticias falsas en numerosos idiomas y a través de medios grandes e influyentes, y desarrollaron una campaña propagandística nunca antes vista mediante las redes sociales, bajo glamorosos y atractivos lemas como democracia, libertad y derechos humanos”.

Argumenta que tales objetivos ocultos y no declarados estaban dirigidos a la destrucción del Estado y de la sociedad sirios y sus valores, y la fragmentación del país en sus bases confesional, sectaria y étnica.

Tras considerar que los medios de difusión de Damasco, pese a sus modestos recursos, difundieron de forma veraz la situación política y militar en este territorio, expuso que la resistencia del pueblo sirio y su ejército contribuyeron a frustrar la guerra terrorista impuesta.

Insistió, por otro lado, en que, debido a su éxito en esta confrontación, se impusieron sanciones por Occidente a los medios de comunicación sirios, y se hicieron intentos y presiones para eliminar de los satélites a los canales de esta nación.

Los centros de poder realizaron además amenazas y atentados terroristas contra los medios sirios, como la voladura con explosivos en 2012 de la sede del canal de noticias Ikhbariya TV, acción en la que perecieron los empleados de turno, subraya.

También, según Sara, “los radicales detonaron una bomba en el tercer piso de la sede de la Radiotelevisión siria y la atacaron con dos coches bombas conducidos por suicidas en 2013, lo que provocó daños materiales”.

Pese a esas acciones hostiles  – asegura – los medios locales se enfrentaron con fuerza a la guerra mediática y lograron gradualmente y en cooperación con publicaciones aliadas y amigos, revelar y hacer fracasar la guerra sucia contra este país.

¿Cuál ha sido el costo en vidas humanas y en lo material durante el enfrentamiento a esta guerra mediática?, le pregunto.

Los medios de comunicación sirios perdieron sus mejores cuadros en esta guerra; una buena parte de ellos murieron durante su cobertura a las operaciones del Ejército en la lucha contra grupos terroristas.

Muchos otros fueron asesinados por las bandas terroristas. Al menos 47 periodistas y empleados murieron y más de un centenar resultaron heridos. Algunos se encuentran secuestrados sin saber su paradero hasta el momento. Ese es el balance.

¿Cómo aprecia las perspectivas de la solución política a la luz de los avances logrados por el ejército recientemente?

El gobierno de Siria sostuvo desde 2011 que la única salida de la actual crisis se logrará mediante el diálogo nacional entre los propios sirios y que la solución debe ser política.

Sin embargo, las potencias occidentales y regionales trabajaron para bloquear esta tendencia, y los esfuerzos de alcanzar una solución política van en paralelo con la lucha contra el terrorismo, que es una condición necesaria para lograr una solución política.

Los grandes logros militares del Ejército Árabe Sirio en Alepo, Deir Ezzor, el desierto y Ghouta Oriental, constituyen un paso esencial en el camino hacia la solución política”, refirió.

En otra parte de su intervención, el ministro recordó que el Ejecutivo coopera con países aliados y Naciones Unidas para el logro de la anhelada solución política.

Usted tiene previsto, al frente de una delegación del ministerio de Información, participar próximamente en un evento de radiodifusión en Cuba. ¿Qué espera de esta visita en el campo comunicacional?

En Cuba, país solidario y amigo de Siria, buscaremos el fortalecimiento de la cooperación; queremos consolidar el acuerdo de colaboración entre la Agencia Árabe de Noticias Sana y la Agencia Prensa Latina.

La entidad cubana, a la cual trasmito un cálido reconocimiento por su apoyo a la causa del pueblo sirio, desde el inicio de la guerra en 2011, difunde desde su oficina en Damasco la verdad de lo que acontece en este país árabe.

Sara, quien fuera director general de la Radio y la Televisión en Siria, dice que durante la visita “pensamos renovar un acuerdo firmado entre la radio-televisión siria y el Instituto Cubano de Radio y Televisión”.

Insiste, en ese sentido, que resulta importante el intercambio de telenovelas, seriales y películas de facturas siria y cubana, lo que contribuirá a acercar aún más las culturas de ambos países y a trasmitir la lucha común contra la injusticia y la hegemonía imperialista. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*