Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

El reconocimiento de los latinoamericanos en el Reino Unido

Es una comunidad que crece rápidamente y un colectivo de organizaciones de este segmento cultural, ha hecho todo lo posible por visibilizarla. La lucha es incansable. El reconocimiento es una forma de decir: “Estamos aquí, tenemos necesidades específicas y un gran potencial. Tienen que hablar con nosotros”.

 

Reconocimiento en Lambeth

Sonia Gumiel

 

El municipio de Southwark tiene una población de 244.866 habitantes, de los cuales la comunidad latinoamericana conforma un gran número que contribuye en diferentes aspectos a la zona.

Es precisamente en esta área de Londres donde se va a celebrar el sexto aniversario del reconocimiento, cuya implementación consiste en permitir que la comunidad acceda a los servicios, que tenga representación, que participe y sea incluída en actividades cívicas a nivel político.

En este proceso de integración, los consulados de la comunidad latinoamericana juegan un papel importante en el reconocimiento de la identidad, la cultura y las costumbres, ya que para los inmigrantes en el Reino Unido no es fácil ubicarse ni mucho menos ser visible. Y la comunicación es vital para lograr ese reconocimiento.

En ese sentido, es en la comunidad donde surge la fuerza. Prueba de ello es, por ejemplo, la Coalition of Latin Americans in the UK, CLAUK,  uno de los organismos que se ha encargado de luchar por el reconocimiento, por mejorar el acceso de la comunidad a los servicios de salud y por asesorar sobre sus derechos laborales.

Lucila Granada

La lucha por el reconocimiento viene de tiempo atrás. Se inició con Latin American Recognition Campaign (LARC), que empezó a dar los primeros pasos para que la comunidad fuera tenida en cuenta en la sociedad británica. Después surgió CLAUK, que es la suma de varias organizaciones comunitarias. Y en septiembre de 2012 se dio el reconocimiento en Southwarth, seguido de Lambeth, Islington y Hackney.

The Prisma habló con Lucila Granada, Directora de Latin American Women’s Rights Service, LAWRS (Servicio por los Derechos de la Mujer Latinoamericana), miembro facilitador de CLAUK (donde fue directora un tiempo) y, en general, alguien que ha estado mucho tiempo envuelta en esta lucha que comenzó para ella en LARC. Lucila nos habló de lo que significa el reconocimiento, sus ventajas y otros aspectos.

¿Qué es la identidad latinoamericana?

Tiene muchas formas. La latinoamericana es una cultura heterogénea con muchas formas de expresión y que reúne identidades muy diversas. Esta identidad colectiva se mantiene con nuestras prácticas comunitarias y puntos en común como nuestro pasado colonial y la relación con nuestro territorio. Es un híbrido de culturas indígenas, africanas, asiáticas y europeas mezcladas en forma desigual, pero con mucha riqueza de tradiciones, riqueza artística, histórica, culinaria, política… somos también una comunidad con un empuje emprendedor importante.

¿Por qué es importante el reconocimiento de la comunidad latinoamericana?

El reconocimiento es el mecanismo por el que podemos avanzar hacia una inclusión en lo cultural, en lo social y en lo político. No consiste solamente en marcar una casilla, sino que a partir de ese formulario, los servicios públicos y las autoridades identifican las comunidades para facilitar su acceso a los servicios públicos, a la justicia, y al poder cívico. Por ejemplo, si vas al médico hay información en diversos idiomas y material público que representa la imagen de esas personas como africanos, jamaicanos, etc., pero nunca encontrarás latinoamericanos. Lo mismo pasa con la participación cívica. Con el proceso de reconocimiento esto cambia. Al ser reconocidos como un grupo étnico, el municipio adopta la obligación de facilitar nuestra participación.

El reconocimiento es una forma de decir: “Estamos aquí, tenemos necesidades específicas y un gran potencial. Tienen que hablar con nosotros”.

En términos concretos, ¿en qué consiste este reconocimiento?

Consiste en mejorar el acceso de la comunidad a los servicios públicos y en alcanzar una mayor representación e inclusión. Esto es, mayor participación, inclusión en consultas, actividades cívicas, culturales y a nivel político.

Las organizaciones no latinoamericanas también reciben de los municipios la recomendación de trabajar con nuestra comunidad. Esto va generando mayor conciencia acerca de nuestra presencia y necesidades a nivel local. Cuando empezamos con esta lucha, al margen de las latinoamericanas, no había ninguna organización ofreciendo servicios a la comunidad.

¿Por qué es importante ese reconocimiento en el Reino Unido?

Es muy importante porque somos casi un cuarto de millón. Somos la segunda comunidad no europea que crece más rápido en el Reino Unido. Tenemos muchísimas necesidades, poder, riqueza cultural y emprendedora; y podríamos desarrollar muchas más iniciativas si tuviéramos menos barreras. Hay mucha exclusión, violencia de género y muchos más problemas con los que necesitamos acabar. Debemos asegurarnos de que la segunda generación no quede atrapada en la misma exclusión.

La  búsqueda del reconocimiento empezó en el Reino Unido con LARC. Usted formó parte de LARC. Luego nació Clauk. ¿Cómo se da, en este tránsito de LARC a Clauk, la lucha?

LARC hizo la primera conferencia latinoamericana en el Parlamento británico junto a Jeremy Corbyn. Fue un momento histórico para nuestra comunidad y muy importante para mí, que en ese momento era coordinadora de la campaña. Luego de la publicación del reporte No Longer Invisible, LAWRS convocó a todos los activistas de la comunidad a una reunión colectiva, mujeres y hombres, para avanzar juntos en lo identificado por el reporte. Este grupo siguió reuniéndose para unir fuerzas en torno a tres áreas de trabajo: reconocimiento, acceso a los servicios de salud y asesoría sobre derechos laborales. Fue un miembro de LARC, Claudio Chipana, quien impulsó la formación de CLAUK. Hoy CLAUK es una coalición que reúne a 14 organizaciones.

¿Cuántos años lleva esta lucha y quiénes formaron parte de ella?

El reconocimiento tiene más de 8 años. Es una lucha colectiva iniciada por la campaña de reconocimiento LARC y por organizaciones como LAWRS, pero también fomentada por la presencia de nuestros comerciantes y grupos culturales. En estos 8 años sumaron su apoyo concejales latinoamericanos, otras iniciativas de la comunidad, y por supuesto CLAUK.

¿Entiende la comunidad latinoamericana la importancia del reconocimiento? ¿Le interesa o no?

La comunidad conoce muy bien los problemas y sus posibles soluciones. El reconocimiento puede parecer muy burocrático, pero al marcar una casilla que dice “Latin American” mucha gente sabe que eso es visibilidad e integración, que como comunidad somos más fuertes. Es muy posible que el reconocimiento no pueda ser explicado por todo el mundo, el sistema en nuestros países es diferente, pero eso no quiere decir que la comunidad no lo entienda. Cuando celebramos este logro en Lambeth esperábamos 200 personas y vinieron más de 500 latinoamericanos.

Niños en evento de reconocimiento

¿Cómo ha sido el proceso pedagógico para que entienda la comunidad?

Difundimos el proceso del reconocimiento a través de todas las organizaciones miembro, y a través de nuestros talleres sobre salud, derechos laborales y elecciones. También a través de medios como The Prisma y otros periódicos que, cada vez que existe oportunidad, han estado ahí para cubrir el tema y fomentar el entendimiento.

¿En qué se ha beneficiado la comunidad con el reconocimiento concretamente?

Uno de los últimos logros ha sido conseguir un aumento en el número de intérpretes que hablan español y portugués para los servicios de salud mental en 4 municipios (Southwark, Lambeth, Lewisham, Croydon) a través de SLAM. Esto quiere decir que, gracias al reconocimiento, la comunidad tiene mayores posibilidades de encontrarse con un o una intérprete al acceder a estos servicios. Muchas organizaciones no latinas o genéricas empezaron a prestar algunos servicios a nuestra comunidad en español. Southwark financió un estudio para establecer el primer ´Barrio Latino´ del Reino Unido, trabajando con Latin Elephant. Varios partidos políticos se han puesto en contacto con CLAUK para entrar en contacto con la comunidad. Es un proceso que avanza.

¿Qué tan consciente está la comunidad británica de la identidad latinoamericana? ¿Le importa el reconocimiento, le molesta? ¿Mira con ‘ojos diferentes’ a la comunidad reconocida, hablando de los ayuntamientos donde se ha dado?

La comunidad británica es muy diversa, la gran mayoría no sabe de nosotros. Los que nos conocen saben que somos una comunidad extremadamente trabajadora, con mucha diversidad cultural, una comunidad de emprendedores. Aunque nos afecta la discriminación, la valoración en los municipios con los que hemos trabajado es muy positiva. Nuestro trabajo es traer visibilidad al tema para que las autoridades puedan tomar decisiones correctas en los municipios, por lo que nuestro rol no acaba con el reconocimiento.

Lanzamiento de campaña de reconocimiento en el City Hall

Frente a otras comunidades inmigrantes, ¿qué implica esto?

Implica más comunicación intercomunitaria y que nuestra comunidad se integra con otros inmigrantes y minorías, y con la sociedad británica.

¿Cuáles han sido los reconocimientos logrados por CLAUK hasta ahora?

CLAUK alcanzó el reconocimiento en Lambeth, Islington, Hackney y a nivel de Londres, por parte del gobierno de la ciudad a través del Alcalde de Londres.

Qué ha sido lo más difícil en esta lucha: los obstáculos oficiales, personales…

Inicialmente, la resistencia de los municipios a integrar nuestra comunidad, pero somos numerosos, trabajamos duro por el reconocimiento, la presencia es indiscutible y la participación también. Lo más difícil ha sido el momento de empezar a tocar puertas, cuando no sabían nada de nosotros. Esto sigue pasando en muchas áreas de Londres.

¿Quiénes, aparte de CLAUK  y la comunidad, han ayudado en esta lucha?

Hemos tenido el apoyo de muchos aliados, de nuestra prensa comunitaria como The Prisma, de concejales como Natalia Pérez, Martín Tiedemann, María Linfoth-Hall. De académicas como Cathy McIlwaine, Catherine Davis y Mette Berg. De comerciantes que nos han apoyado con espacio o donaciones, como Tiendas del Sur, Distriandina, La Bodeguita, Lo de Lalo, Pueblito Paisa, y muchos más.

En esos ayuntamientos, ¿qué cambios se han dado para y dentro de la comunidad?

Los cambios que se han dado en Southwark han sido nuevos servicios y organizaciones trabajando para asistir a la comunidad latinoamericana, representación política a nivel del municipio e interés de las autoridades para tener un mejor entendimiento de las necesidades de la comunidad. En este momento están realizando una investigación, un proyecto dedicado a la comunidad.

En Southwatk y Lambeth se ha incrementado el número de traductores que hablan castellano y portugués para todos los servicios de salud mental, se han traducido consultas y campañas informativas. En Islington hay avances en el área de salud, a través de HealthWatch. A nivel de Londres se incluyó el portugués en las máquinas del metro y se involucra más y más a las organizaciones a la hora de informar la labor del gobierno de la ciudad.

¿Qué viene en camino para que se reconozca a los latinoamericanos en otros ayuntamientos?

Queda mucho trabajo por delante, tanto en los municipios donde conseguimos el reconocimiento como en aquellos en los que todavía somos “Other”, como Newham, Haringey, Brent. Nuestro mayor desafío es la capacidad limitada que tenemos las organizaciones. Es indispensable que los municipios y las fundaciones apoyen y refuercen la estructura de nuestra comunidad para que podamos continuar avanzando en la inclusión de los y las latinoamericanas.

(Fotos suministradas por Clauk)

Foto Pixabay
Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*