Derechos Humanos, Globo, Movimiento, Mundo, Politika, Reino Unido

Conmemorando el sexto aniversario de la masacre de Marikana

Después de seis años evitando su responsabilidad por la Masacre de Marikana, la corporación minera Lonmin, establecida en Londres, decidió cortar y huir de su operación en la mina de platino en Sudáfrica, preparándose para venderla a Sibanye-Stillwater.

 

Andy Higginbottom*

 

Después de obtener grandes beneficios de la extracción y la explotación desde su fundación bajo el supremacista imperialista blanco, Cecil Rhodes, Lonmin ha prometido un “pacto” para reembolsar a los bancos que financiaron su violencia contra las personas y la naturaleza.

Marikana Solidarity Collective apoya  las demandas de la organización de mujeres Sikhala Sonke y los representantes de las víctimas que Lonmin debe cumplir un pacto social con la comunidad en su lugar.

Seis años después… ¡todavía no hay justicia!

El 16 de agosto de 2012, la policía sudafricana disparó contra 34 mineros de platino que estaban en huelga por mejores salarios y condiciones de vida y trabajo, mientras intentaban dispersarse. Diez personas habían muerto antes de la masacre.

El gobierno estableció la investigación Farlam que costó a la gente de Sudáfrica 153 millones de randas (moneda local). Pero falló no solo para plantear las preguntas correctas: ¿quién dio la orden de entregar armas a la policía? ¿quién les ordenó disparar a matar?, pero también para abordar las condiciones materiales que dan lugar a la resistencia de la comunidad.

La colusión tóxica entre Lonmin, la policía sudafricana y el gobierno del CNA (Congreso Nacional Africano) viene de la cima: como director de Lonmin en ese momento, ahora el presidente Cyril Ramaphosa llamó a la disputa laboral un “acto delictivo cobarde” que requiere “acción concomitante”, apoyando una posición que, con 800 policías ya en tierra en Marikana, conduciría inevitablemente a la violencia. Aunque la evidencia de que la policía mató e hirió a los mineros es clara, 19 de los huelguistas fueron acusados de asesinato y muchos más permanecen en prisión por otros delitos. No ha habido compensación para las familias de las víctimas o para los mineros lesionados.

Anteriormente subsidiaria de Lonrho, la notoria compañía London Rhodesia, que incluso el ex primer ministro conservador Ted Heath llamó “la cara inaceptable del capitalismo” debido a su aprovechamiento corrupto, Lonmin conserva su legado colonial como la cara del capitalismo racial. Los principales inversores en la explotación de Lonmin, de naturaleza y  mano de obra africana, son fondos de gestión de activos con sede en Londres como Investec, Majedie, Schroders, Standard Vida y Legal & General que posee el 44% de la corporación. Un consorcio de bancos que incluye a Lloyds, HSBC y RBS son sus mayores prestamistas.

En toda Sudáfrica/Azania, desde Sikhala Sonke en Marikana hasta la crisis de comité de Amadiba en Xolobeni: la lucha contra la devastación ambiental y la salud y las consecuencias sociales de la minería continúan. Como se encuentran con la represión y la violencia, nos solidarizamos con ellos contra los bancos y corporaciones del Reino Unido con sangre en sus manos.

Los movimientos sociales exigen que Lonmin:

  • Ofrezca disculpas a la nación sudafricana y a las víctimas de la masacre (familias de los fallecidos, heridos y arrestados).
  • Pague reparaciones a las partes afectadas, incluidas todas las personas a cargo de los fallecidos, los mineros y los trabajadores heridos y arrestados que sobrevivieron a la masacre. Esta también debe cubrir todo el daño psicológico y/o trauma emocional para aquellos que fueron testigos de las detenciones, lesiones y muertes que tuvieron lugar durante la masacre.
  • Se una a las llamadas para liberar a los mineros en prisión como resultado de la masacre y para enjuiciar los policías y autores intelectuales de la masacre.
  • Consulte con todas las partes afectadas sobre el monumento conmemorativo propuesto.
  • Asuma la responsabilidad de la destrucción del medio ambiente en Marikana y garantice que las personas en las comunidades alrededor de la mina tienen suficiente agua, saneamiento adecuado y electricidad.
  • Cumpla con las obligaciones de su Plan Social y Laboral, el desarrollo de 2.638 unidades de alojamiento (para alquiler y propiedad) y 6.000 apartamentos genuinamente accesibles para los mineros y la comunidad, dentro de los plazos estipulados.
  • Agregue su voz a los que llaman para revisar la Comisión Farlam y financiar el proceso.
  • Deje de usar la excusa de que ahora es insolvente: ha obtenido enormes ganancias a lo largo de los años. Debe indicarnos qué ha hecho con el dinero asignado en 2011-12.
Memorial service for Lonmin mine workers in Marikana. Photo GovernmentZA. Flickr bit.ly/2LH3TXs

Si Lonmin se vende a Sibanye-Stillwater, una compañía bajo la cual 21 mineros han perdido su vida en accidentes mortales este año, el nuevo propietario debe:

  • Asumir la responsabilidad por la masacre y las reparaciones, proporcionar vivienda y medios de subsistencia y las otras promesas hechas.
  • Garantizar medios de vida para los trabajadores.
  • Destinar dinero del precio de compra para ayudar con el financiamiento sostenible de proyectos de desarrollo, con mecanismos independientes de resolución de problemas y asesoramiento.

Se debe establecer un pacto social con plazos específicos entre la empresa y toda la comunidad minera, no solo con los inversores.

Fechas y hora: Lunes 13 de agosto: encuentro a las 12 p. m. en la estación de metro St. Paul’s, para protestar en las casas de finanzas de Londres que se benefician de la violencia.

Jueves 16 de agosto, de  4 pm. a 6 pm.. Conmemorando el sexto aniversario de la masacre de Marikana. Casa de Sudáfrica, Trafalgar Square. Traer flores amarillas.

* Andy Higginbottom: Marikana Solidarity Collective. Correo electrónico: mambushlives@gmail.com

(Traducido por Irene Caneiro) – Fotos: Marikana Solidarity Collective

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*