Globo, Mundo, Okologie, Reino Unido, Vida de hoy

‘Mambeando’ la verdad de la Coca

Una vieja leyenda surgida en la mitología indígena del triángulo amazónico dice que quien “mastica” coca construye un puente hacia los dioses, tránsito supremo donde cuerpo y alma se combinan.

 

Foto Pixabay

Mónica del Pilar Uribe Marín

 

Pero si bien riñe legendariamente con la ciencia, algunos científicos, apoyados en la investigación directa, admiten que la coca – contrario a lo que muchos piensan –  no es nociva.

La afirmación viene de investigadores idóneos como James A. Duke, David Aulik y Tomothy Plowan, quienes en 1975 entregaron a la Universidad de Harvard un estudio del alcaloide y su planta; y de Jesús M. Idrobo , colombiano y único especialista en la materia, que estudió la decada pasada sus cualidades. La teoría se confrontó hace 40 años, pero sólo hasta hoy, aunque con demasiadas reservas, la revelación surge sin temor a equívocos.

Y lo hace con datos precisos: en el mundo existen 283 especies de coca, de las cuales treinta son parte de los bosques naturales de Colombia; no obstante, de la fabulosa cifra únicamente dos poseen el alcaloide: la denominada “coca colombiana” o “coca de Java” y la “coca peruana”, base del comercio internacional.

Foto: Pixabay

Ambas especies, cuya subsistecia se basa exclusivamente en ser cultivdas por el ser humano, ya no atraen a los ciencientíficos, quienes aseguran conocer todo de ellas, pues les han invertido demasiado tiempo  y saben que más bien pudieran ser interesantes como alimento o medicina. Esto porque todas las especies nativas producen gran cantidad de frutos, de alimentos para la fauna del entorno.

Los estudios realizados en el 75 señalan que por cada 100 grs. de coca, existen 305 calorías comparadas con cualquiera de otras 52 plantas empleadas en la dieta alimenticia diaria de América Latina.

Sucede que en la coca existen 18.9  gramos de proteínas mientras que en los otros alimentos el promedio es de 11.4, en carbohidratos  posee 46.2 gramos, los otros, el que más, 37.1.  También es altísima en fibra, de gran importancia para la digestión, pues tiene 14.4 grs. mientras los demás sólo 3.2. En cuanto al proceso para calcinar la sustancia de determinado alimento, pesarlo y conocer su contenido en minerales – eliminado después de comer y denominado cenizas – la coca tiene 9 grs. mientras los otros sólo dos.

Igual de enriquecida está en los demás componentes: Calcio posee 1.540 miligramos, los otros 99. Fósforo 911 miligramos, los otros 270. Hierro 45.8 miligramos, los otros 9.6. Riboflavina tiene 1.91 miligramos, los otros 0.18. Vitamina A, indispensable para conservar la piel, los ojos y que protégé la salud de todos los indios andinos de América – y cuya ausencia es la causante de l alto índice de mortalidad por tuberculosis – posee once mil unidades internacionales, los otros 135…

Un asombroso contenido que en silencio se analiza. Un contenido que habla cómo la coca, en el promedio de 50 alimentos vegetales, es más baja en aceite y humedad. O que mientras de Thianina posee o.35 miligramos, los otros hasta 0.38  miligramos, de Niacina 1.3 miligramos y los otros 2.2 miligramos, y de ácido ascórbico 1.4 miligramos y los otros 13.0 mligramos.

Foto: Pixabay

Comprobada la riqueza de la planta, Idrobo y sus antecsores aseguran que la ingestión de  de 100 gramos de hojas de coca boliviana es más satisfactoria como alimento. “Es recomendabl.e como dieta diaria, refiriéndomenos a una dieta para la mujer, en hierro, calcio, fósforo, Vitamina B2 y Vitamina C y Vitamina A”.

El especialista colombiano explicaba que sus homólogos después de consultsr diversas fuentes obtuvieron resultados estudiando hojas de coca secas al sol. Entonces hallaron Vitamina C: 1.4 mlg. Vitamina B1: 0.35 mlg. Vitamina B2: 1.9 grs.Vitamina E: 43.5 unidades internacionales. Yodo: 5.0 microgramos, Fósforo:119 microgramos. E igualmente potasio, aluminio, bario, estroncio, boro, manganeso…

Comparadas con guisantes, garbanzos, habas y fríjolesm  las hojas de coca tienen buen contenido de grasas, fibras, calcio, fósforo, vitaminas…, aunque en calorias, humedad, proteínas, carbohidratos, son más bajas. “Esto es conveniente saberlo sobre todo, por aquellos que están interesados en reducir peso”.

El lado oscuro

La leyenda huye del rostro conocido e indeseable que signa a las hojas de coca: tienen, por cada 100 gramos, de 0.25 a 2.21% de methylcocaine, benzoylecgonina, benzoyltropina, cinnamylcocaina, cocaína, hygrina, hygrolina, cuscohygrina, methylecgonidina, nicotina, tropacocaina y Alfa  y Beta truxillina. Estos solos por ser alcaloides tóxicos, harían indeseable el valor nutricional de las hojas de coca como productos alimenticios.

Ocurre que es en esta instancia donde existe la dependencia, la que surge al consumir el extracto, es decir el crack o el basuko.

Foto: Wikipedia

Los instauradores de la leyenda, a los indígenas,no les alcxanza pues en ciertos lugartes antes de “mabearla” toman las hojas y les colocan cal o cenizas para extraer los alcaloides básicos.

Es decir, calcinan conchas marinas (en la Guajira), y en Bolivia y Perú queman plantas como la quinoa para preparar las cenizas que reemplaza la cal usada por los guajiros. Los caucanos queman piedras calizas para hacer la cal viva que es el llamado “mambe”, una especie de bola que introducen en la boca y allí la tienen hasta que le extraen toda la sustancia, luego escupen la fibra, aunque generalmente la digieren.

“La cal viva –explicaba Idrobo- ayuda a extraer la base de la cocaína. Los alcaloides y sus metabolitos empiezan a eliminarse por la orina después de media hora debido a la accción de los jugos digestivos. El indígena no se envicia, sólo siente euforia y no se fatiga al trabajar”.

Por el torrente sanguineo pasa muy poca, trazos no más. Y es acá cuando surge la pregunta: ¿si se elimina, por qué el efecto estimulante? Sucede que  existe otra sustancia –científicamente no se ha determinado – que se presume produce una alta y rápida oxigenación de la sangre y por ello se siente euforia pues se respira bien. “Pero no hay dependencia como si se puede crear con el tinto, el cigarrillo y el chocolate o con la misma cocaína”.

Coca. Foto: Anthony Tong Lee. Flickr. bit.ly/2OJ5AWf

Naciones aledañas han aceptado la tepría como Perú y Bolivia donde está oficializado el uso de la hoja de coca con fines masticantes.

En Perú existe la Empresa Nacional de la Coca, Enaco, de carácter estatal y encargada de comprar las hojas a los cultivadores y luego redistribuirlas para su uso ilícito, no para el  comercio ilegal. “Sólo en comunidades de  coca estos  usos benévolos son permitidos y por eso l los cultivos  no se pueden fumigar”.

Es que también existe otro peligro: que porten residuos de pesticidas arrojados  por campesinos  o la misma Policía, o que muchos cultivadores de coca en Chapare,  Bolivia y en áreas de poca participación annual, usen insecticidadas y generalmente no laven las hojas, aún después de la cosecha.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*