Cultura, Europa, Globo, Música, Reino Unido

Vladimir de Fontenay y sus “casas rodantes”

¿Es un hogar una isla de estabilidad vertical en un mundo horizontal inseguro y deslizante? ¿Qué pasa cuando no puedes encontrar uno o te obligan a irte? ¿Y es siempre lo mejor para una madre quedarse con su hijo?

 

Graham Douglas

 

Mobile homes” es una película que nació por un encuentro fortuito mientras conducía pensando en una pregunta sin respuesta en la mente del cineasta. Y esta confusión de interior y exterior le condujo a exploraciones en ambos ámbitos.

Los tres personajes principales, Ali, su hijo de 8 años de edad Bone y su padre Evan, están todos juntos solamente al principio y al final, porque el trato abusivo de Evan hacia Ali llega a una crisis cuando comienza a involucrar a su hijo en el tráfico de drogas. Ella se escapa con él una noche, pero es él quien la rescata también al encontrar un escondite para ellos en un estacionamiento de casas rodantes.

A partir de ese momento entran en un mundo marginal de vivir día tras día, de comer sin pagar, o de “cenar y correr” como ella lo llama y de paseos en aventones. Finalmente roban  una casa móvil de alguien que los había llevado 1.500 millas de forma gratuita.

En conversación con The Prisma, Vladimir y yo discutimos las preguntas que él se había estado haciendo, aquellas que exploró en la película: ¿Qué es un hogar, tiene que ser una limitación de la libertad? ¿Se puede ser que un buen padre a veces aunque abandone a su hijo?, un tema que fue central en la película “Paris Texas“, realizada por uno de los directores favoritos de De Fontenay, Wim Wenders.

¿Cómo llegó a hacer la película?

Estaba en la escuela de cine en los Estados Unidos, y en mi segundo año hice un cortometraje con el mismo título. Un día estaba conduciendo y fui sobrepasado por un camión que conducía una mujer y que llevaba una casa rodante en la parte de atrás.

La imagen de una casa flotante iba en contra de mi idea de un hogar como algo arraigado, pero también podía relacionarme con la idea de la movilidad, habiendo vivido en diferentes países, no queriendo estar atado, confundiendo la movilidad con la libertad.

¿Cómo se transformó el cortometraje en una película? ¿Son los personajes iguales?

El escenario y Evan, el personaje masculino, eran más antagónicos como para que funcionara en 13 minutos. Era básicamente: la madre joven en una relación abusiva, un muchacho que un día descubre un lote cercano de venta de casas rodantes, y entonces ella agarra al muchacho y huye. Y la última imagen es la que viste de la parte trasera de la casa rodante en el camión, desapareciendo en el horizonte. Quería hacerla más matizada, mostrar cómo el amor también puede ser una fuente de fricción – y explorar el mundo de las casas rodantes.

Y la maternidad: la madre siempre tendría que negociar consigo misma acerca de si podría proporcionar un buen ambiente para su hijo. Siempre me he preguntado si a veces ser una buena madre implica reconocer que no puedes, y lo mejor que puedes hacer es entregar al niño a otra persona. Se trata de dar vuelta al cliché, porque hay tal estigma contra las madres que abandonan a sus hijos.

Por lo tanto, la película es el viaje de una mujer que no es realmente una madre al principio, pero realmente se convierte en una cuando ella toma esta decisión desinteresada.

El niño  tiene 8 años, ¿qué ha estado haciendo todo ese tiempo?

Ella se da cuenta de que lo está poniendo en peligro, y la única solución que puede ver es alejarlo de ella. Y al final, quería que fuera recompensada por hacer eso.

Y siendo testigo de eso, Evan decide que él quiere recuperarla, y tengo la esperanza de que van a hacer que funcione en “Mobile Homes 2”.

¿Cómo investigó la pelea de gallos? No es lo más obvio para ellos estar involucrados.

Me alojé en moteles de vez en cuando y miré a muchas de parejas viviendo en la marginalidad a largo plazo, y siempre teniendo que lidiar con la movilidad, y a menudo viviendo en la ilegalidad.

¿Las drogas son la forma obvia de ganarse la vida?

Pero me gustaba la idea de transportar algo de un lugar a otro, como lo estaban haciendo por sí mismos. Y un amigo mío me dijo que la pelea de gallos se extendió en Pennsylvania, lo cual va en contra de la imagen común de que es algo del sur, más cerca de México. Y la idea de que estaban transportando animales, vinculados con la idea de que tenían un tipo de relación animal entre sí – se huelen unos a otros, sus cuerpos hablan mucho…

Trae intimidad.

Definitivamente, y yo trabajo de una manera instintiva, y las cosas se absorben en el mundo de los personajes. Están transportando animales. Se premian o se castigan a sí mismos por errores, como con “cenar y correr”, y pensé en Ali y Evan incluso dándole un regalo al niño, ¿qué debería ser? Tal vez una gallina, algo que les recuerde su vida anterior. ¿Y cómo se relacionaría el niño con la gallina? Tal vez el reflejo de la relación de los padres y mostrar que todavía había algo que se puede salvar – ¡que podría ser interesante!

Y la pelea de gallos es muy visual.

Parecía coreografiado, grácil, sin signos de sangre o lesiones.

Había sangre en el costado de la gallera. Eran verdaderos gallos de pelea, sus dueños eran extras en la película, y teníamos espuelas de plástico falsas hechas para los pájaros. Fue en cámara lenta. Quería mostrar el punto de vista del niño, su efecto fascinante.

Mi padre me llevó a las corridas de toros de niño, y sería una mentira decir que no hay fascinación. Quería que hicieran algo por lo que pudieras condenarlos, y aún así no juzgarlos.

Podría ser visto como abuso para el niño.

Sin duda, pero él también está siendo aceptado en una comunidad, tratado muy bien, yo quería desdibujar las líneas y la lucha de gallos permitieron eso. Incluso se está comportando como un padre, pero luego, por supuesto, aprovecha la oportunidad para vender drogas, y utiliza al niño para hacer eso también.

Ahí es cuando pone al niño en peligro, y eso la impulsa a huir.

La mujer no parecía muy independiente, todas sus relaciones con los hombres eran sobre lo que podía conseguir, incluso cuando eran genuinas.

Es la supervivencia y se multiplica cuando es también para su hijo.

Cuando escribo, me dejo llevar por el movimiento de la narrativa, sin preocuparme por la verdad. Cuando siento que tengo los ingredientes de una película que quizás quisiera ver, entonces investigo mucho. Y eso solo termina cuando se proyecta la película.

(Traducido por Roberto Cárdenas Durán) – Fotos autorizadas por el entrevistado

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*