Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Loco y furioso en Londres

La primera novela de Guy Gunaratne tiene cinco narradores: tres jóvenes nacidos en Londres y dos hijos de padres inmigrantes. Está llena de angustia urbana y recuerdos tristes/amargos de una generación anterior.

 

Guy Gunaratn

Sean Sheehan

 

La historia comienza con Selvon, un atleta amateur que no vive en Stones Estate, pero cuyos amigos sí, y a él le gusta correr hacia allí como parte de su rutina de entrenamiento matutino. Piensa en una joven, Missy, con quien desea tener sexo, pero también escapar de su barrio. Ve las calles acordonadas por la policía, tras el asesinato de un exsoldado en manos de una persona negra.

El padre de Selvon, Nelson, inmigró a Gran Bretaña desde Montserrat. Ahora, con problemas de salud, recuerda el prejuicio que lo esperaba y el desprecio de sus compañeros inmigrantes que se burlaban de su falta de activismo.

Yusof es un amigo de Selvon y su padre, quien fue el imman de su mezquita local, ha fallecido recientemente. Los musulmanes de línea dura intentan tomar el control de la mezquita y Yusof lucha para resistirlos.

Ardan, un amigo de Yusof y Selvon, está en la música grime, pero es demasiado tímido como para desarrollar su talento. Su madre, Caroline, es una inmigrante de Belfast que fue enviada a Londres cuando era joven, para escapar de la violencia en la que su familia  del IRA se había involucrado.

Con brío y estilo lingüístico, “In our mad and furious city” (En nuestra loca y furiosa ciudad) teje un cuento para nuestros tiempos en torno a estos cinco personajes. Está el episodio de rap -narrado a través de la voz de Ardan- que sucede en el segundo piso de un autobús que él y Selvon abordan: “Vamos hacia la parte de atrás donde Selvon ve a un joven de Stones States, rodeado de sus compinches, vestidos con sudaderas y amontonados en los asientos traseros”.

Ardan siente el estado de ánimo: “Caras encapuchadas, sonrientes, exaltadas. Arrastrando sus pies cerca a sus asientos. Una batalla está estallando, allí. Me pongo mis audífonos para lavarme las manos. Debería estar bien”.

La ‘batalla’ es una espontánea e improvisada competición de rap, con música facilitada por el teléfono de alguien y ‘barras’ de dos muchachos  que se turnan. Ardan se deleita con la  segunda:  “Una composición bien hecha y con buena y ‘grimi’ fluidez. Me gusta y asiento con la cabeza”, hasta que  escucho “Mira, mi hombre es el siguiente.” Selvon me señala”. Ardan es empujado a actuar: “No seas cobarde, enfrentate a tus hermanos”.

Ardan no tiene opción y se va, riéndose de la competencia por  falsos actos heroicos:

Y eres tonto con mi lucha así que solo lo voy a enumerar

Road dons siempre me está jalando, Burca siempre me está animando.

Dickheads quiere pelear conmigo y mi padre solía golpearme.

Entonces, ¿quién mierda eres tú para mí?

Hago esto porque mis rimas son cuchillos

Mis flujos son venas y mis líneas son signos para el futuro,

Congelo tu cara comosi fuera una medusa …

Selvon lleva el nombre de Samuel Selvon, el autor de la novela “Solos en Londres” (un clásico de 1956 acerca de la generación de inmigrantes caribeños Windrush) que su padre leía mientras intentaba acomodarse a su nueva vida. La novela de Gunaratne es una especie de secuela y una lectura contundente.

“In our mad and furious city” por Guy Gunaratne es publicado por Tinder Press.

(Tradicido por Florencia Alvarez)  – Fotos suministradas por los editores del libro.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*