Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Magia de ingeniería: las historias ocultas

Una joven ingeniera le hará mirar con asombro las estructuras construidas.

 

Sean Sheehan

 

Los ondulantes rascacielos están rematados con péndulos gigantes, el más pesado del mundo es la bola de acero de 660 toneladas de Taipei 101, que oscila durante un terremoto y absorbe el movimiento del edificio.

La receta para hacer concreto se perdió en el mundo durante casi mil años después del colapso del imperio romano.

Ciudad de México está construida sobre lo que una vez fue un lago, lo que hace que su tierra sea suave, húmeda y muy débil. Como resultado, la Catedral Metropolitana de la ciudad se inclina hacia arriba, con una esquina 2.4 metros más alta que otra.

Isambard Kingdom Brunel, visitando un astillero, recogió una pieza de madera dañada que se sacó del casco de un buque de guerra.

Observando cómo “Teredo navalis” (el gusano naval) se movía y excavaba a través de la madera con sus “cuernos” afilados como cuchillos, se puso a pensar cómo se podía cavar un túnel bajo el Támesis.

Fragmentos como estos pueblan “Built: The hidden stories behind our structures” (Construido: Las historias ocultas detrás de nuestras estructuras), libro de Roma Agrawal y ocurren con una grata frecuencia que lo convierte en un libro agradable e informativo para leer.

Brooklyn Bridge Arild Vågen (WikiCommons)

A veces su estilo de escritura raya en el embotamiento, pero esta es una virtud para los lectores que carecen del conocimiento sobre las leyes básicas de la física.

Lo que hace que su libro sea un placer para leer es la fascinación que despierta el tema y la variedad de historias que ella puede contar.

El capítulo que presenta el túnel de Brunel comienza con la ciudad subterránea de Derinkuyu, en Capadocia, y termina con modernas máquinas perforadoras de túneles que son tan largas como 14 autobuses de Londres tendidos de punta a punta.

Hay un capítulo fascinante sobre cómo las ciudades lidian con sus desechos, comenzando con lo que ella llama ‘el comercio de turd’ en el régimen de Tokugawa Shogun (1603-1868) en Japón.

Los desechos humanos recolectados en la ciudad de Osaka llegaron a ser muy valiosos como fertilizante, al punto que a los propietarios se les otorgaron derechos sobre la materia fecal producida por sus inquilinos. Se les permitió graciosamente retener sus derechos sobre su orina.

Roma Agrawal (c) Johnny Ring

Siendo una ingeniera, Agrawal siempre se encuentra superada en número por los hombres en las reuniones, “la mayoría, creo, eran 21 hombres y yo”, pero en lugar de lanzarse a un cri de coeugo feminista, se dedica a enaltecer a la técnicamente brillante Emily Warren Roebling, mujer cuyas habilidades excepcionales fueron vitales en la construcción del Puente de Brooklyn.

Su libro termina con una creciente ola de confianza en la capacidad de la ingeniería: “lo que podamos soñar, los ingenieros pueden hacerlo realidad”.

Cuando se revelan las deficiencias en la construcción de una estructura, se da una explicación de cómo y por qué se derrumbaron las Torres Gemelas en 2001, la conclusión moral es que aprender de los desastres es fundamental para la ingeniería. Si se lo deja así, suena casi simplista y no dice nada sobre el imperativo lucrativo que afecta la construcción y el mantenimiento de las estructuras. Lo que sucedió con el puente de la autopista fuera de Génova me viene a la mente cuando leo el capítulo sobre las diferentes formas de construir puentes.

“Built: The hidden stories behind our structures” por Roma Agrawal es publicado por Bloomsbury.

(Traducido por Mónica del Pilar Uribe Marin)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*