Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Enarbolar la bandera vegana

Érase una vez, aunque no hace mucho tiempo, el veganismo estaba generalmente considerado una práctica estrafalaria pero inofensiva de excéntricos de la comida; ahora se lo toma en serio, y con razón.

 

Richard Church

Sean Sheehan

 

La adopción de un estilo de vida basado en comer plantas y sus derivados se está emprendiendo por varias razones, y varios factores pueden motivar a los veganos: tanto las cuestiones éticas, ambientales, problemas de salud y de presupuesto pueden jugar un papel. Los restaurantes veganos han emergido en Londres al igual que las setas que se encuentran en sus menús.

Los batidos y las hamburguesas en el Redemption Bar son excelentes, y el uso vanguardista de ingredientes crudos en Essence Cuisine señalan el camino hacia un futuro prometedor y saludable. Un sosegado restaurante francés como Gauthier , al que solo se puede entrar después de llamar al timbre de una casa adosada de época en Soho, tiene un menú vegano que derretirá los corazones de carnívoros acérrimos.

“Vegan recipes from the Middle East” (Recetas vegana de Oriente Medio) observa a una región del mundo con una vasta tradición de cocinar con granos, legumbres, frutos secos, frutas y vegetales; las páginas del libro de cocina de Parvin Razavi están llenas de sorpresas sabrosas. Sus recetas se dividen en países: Irán, Armenia, Siria, Líbano, Jordania, Egipto, Marruecos y Turquía; el tema de la comida social es común en todos ellos.

Las recetas de mezze abundan, y muchas de ellas se pueden invocar en diez o quince minutos. Los platos principales no llevan mucho más, y el “Iman Baylidi” de Turquía puede estar listo para comer en media hora (prueba la versión de Mustard en la calle Shepherd Bush Rd si necesitas que te convenzan).

Rich ard Church, autor de “Going vegan an (Volverse veganos), era un consumidor de carne voraz hasta que sus problemas dietéticos resultaron ser intolerancia a la lactosa en 2014, esto lo empujó a la dirección del veganismo.  Da un consejo sensato para cualquiera que esté pensando en convertirse al veganismo: si te gustan las tortitas o la boloñesa, es fácil hacer versiones sin lácteos; el queso vegano es de fácil acceso, la versatilidad del tofu le gana su puesto en las neveras.

Sus recetas están estructuradas en la hora de las comidas del día, empezando con salsas y aderezos antes de proceder con la sección de desayuno, almuerzo y cena.

El desayuno incluye lo obvio, pero se le da vida a la granola con manzanas especiadas y arándanos, gachas con frambuesas, tortitas con plátanos y sultanas; además de una tostada francesa de calabaza especiada para aquellos nostálgicos apegados a las torrijas.

Hay veinte ideas para almuerzos sabrosos: desde col rizada rallada con tomates y tamari, que lleva 5 minutos para preparar; a brócoli, calabacín y “queso azul”, que lleva alrededor de una media hora. Las barritas de proteína y las palominas aderezadas con cajún forman un refrigerio apetitoso.

La sección de cenas incluye algunos platos conocidos como tofu con berenjenas, risotto vegetal y curry de calabaza, así como una sustanciosa shepherd’s pie que debería satisfacer a aquellos con un gran apetito. Un chili vegano con café y chocolate es una de las recetas más refinadas.

Si el veganismo es parte del nuevo espíritu, lo que desafía a la agricultura industrial, libros como estos dos son contribuciones llamativas.

“Vegan recipes from the Middle East” de Parvin Razavi está publicado por Grub Street. Going vegan de Richard Church está publicado independientemente.

(Traducido por: Julio César Ruiz Jiménez)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*