Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Brasil: una biografía

Una gran biografía – cerca de 800 páginas –  para un gran país, escrita con ímpetu por Lilia Scwarcz y Heliosa Starling.

 

Sean Sheehan

 

El territorio conocido hoy como Brasil comenzó a existir como una empresa comercial por empresarios portugueses en el 1500. Al igual que Michael Corleone en El Padrino, esto era estrictamente comercial: que el 40% de los esclavos traídos de África tuvieran que terminar aquí y que los nativos murieran a nivel de genocidio, nunca fue algo personal.

Los orígenes racistas y mercantiles del país y la creación de una clase terrateniente, muchos de los cuales continúan siendo dueños de ‘inmensas propiedades, cada una del tamaño de una ciudad’-nos hacen recordar los autores-, siguen deteriorando y amenazando la identidad cívica de Brasil.

Este era un territorio a la espera de ser explotado y en el que los primeros grabados que muestran a los nativos como perezosos y lujuriosos, sin gustarles nada más que holgazanear en una hamaca, llegaron a ser emblemáticos: “como si los estadounidenses hubieran esperado tumbados la llegada de los europeos”.

La caña de azúcar fue la primera fuente de riqueza para los inversores portugueses, pero fue la esperanza de encontrar oro lo que les condujo a explorar y conquistar el interior.

Indígenas brasileros. Foto Wikimedia Commons

Los capítulos sobre la historia temprana del país son ricos en detalles y la historia de la Corona de Portugal, escapando de Napoleón y trasladándose a Brasil en 1808, sería una obra de realismo mágico si este no fuera el hecho: una colonia que se convierte en capital del imperio que la creó.

Tras la independencia, los valores básicos de Brasil se mantuvieron sin cambios; la esclavitud y las reglas de terratenientes continuaron intactas.

Los capítulos que abarcan el siglo diecinueve y la guerra con Paraguay cuentan una triste historia y aquellos que hacen frente al período bajo la presidencia de Getúlio Vargas, desde la década de 1930 hasta principios de 1950, hacen lectura compulsiva. La violencia que se incrustó en el ADN de la clase dominante se demostraba implacablemente, a medida en que la oposición a los dictadores del siglo veinte cobraba cierto ritmo.

El último general en gobernar Brasil, Figueiredo, partió en 1985, pero el violento poder estatal gobierna bien; se informó recientemente que en 2017 morían catorce personas a manos de la policía cada día.

Familia brasilera en Rio de Janeiro. De Jean Baptiste Debret. 1839

La descarada discriminación racista contra negros y mestizos del pasado, fluye implícita como como trasfondo en la estructura de clase del país.

La Constitución de 1988, concluyen los autores, es imperfecta pero sienta las bases para un futuro democrático.

El Partido de los Trabajadores se adhirió a ella, y Lula, un trabajador de fábrica y sindicalista, continúa siendo su carismático –aunque encarcelado- representante.

La historia de Brasil no es un sino, apuntan Scwarcz y Starling, y vale la pena aferrarse a esta verdad básica.

Hay una crisis inminente, se avecina una tensa elección presidencial y es frustrante que este libro sumamente legible llegue a su fin en el punto exacto en que un capítulo está esperando a ser escrito. Si Jair Bolsonaro –etiquetado como el ‘Trump tropical’ con buena razón- se convirtiera en el próximo presidente, el futuro sería sombrío.

“Brazil: a biography”  (Brasil: una biografía), por Lilia Scwarcz y Heliosa Starling, es publicado por Allen Lane.

(Traducción de Lidia Pintos Medina)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*