Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Imágenes de un mundo miserable

El establecimiento literario siempre ha tendido a ponerle mala cara a las novelas gráficas, pero esto ha cambiado con la inclusión de una de las nominaciones del premio Booker de 2018. El libro se llama “Sabrina”, del autor estadounidense Nick Drnaso, y cuenta una lamentable historia sobre la vida moderna.

 

Sean Sheehan

 

Una mujer recibe la visita de su hermana, Sandra, y en el curso de una conversación amistosa, Sandra se comienza a interesar por la idea de acompañarla en unas vacaciones de ciclismo para ver el lago Michigan.

Luego la historia se traslada a otro encuentro, el de un soldado de las fuerzas aéreas, Calvin, y el de uno de sus amigos de la infancia, Teddy, quien está de muy mal humor. La novia de Teddy ha desaparecido misteriosamente, y como Calvin tiene una habitación libre en su apartamento -ya que recientemente se ha separado de su esposa e hijo-, le ofrece a su amigo un sitio donde dormir para ayudarlo a recuperarse de su trauma.

No es un destripe decir que la novia desaparecida de Teddy es la hermana de Sandra. Su nombre es Sabrina y ha sido asesinada por un psicópata que filmó lo que hizo antes de quitarse la vida. El libro describe los efectos que produce este terrible acontecimiento en Sandra y Calvin.

Lo que sigue en esta historia enfermiza sobre sadismo y depresión es una letanía de teorías conspiratorias y noticias falsas, que emanan de los oscuros rincones de internet y de los oscuros rincones de las mentes de algunas personas.

Al ser una novela gráfica que ha recibido críticas muy favorables, sus paneles de imágenes son tan importantes, si no más, que el texto. Los dibujos son planos, sin adornos e impasibles, de colores apagados, supuestamente diseñados para encarnar el mundo vacío y unidireccional de los personajes.

En su mayor parte, las caras de los personajes no poseen expresión, son consistente con el estilo general de los dibujos y con la intención autoral que permite que el argumento en sí mismo explore estados mentales sumamente perturbadores.

“Sabrina” es una historia gráfica sobre individuos duramente castigados por la pérdida de un ser querido, pero el dolor no queda reflejado en imágenes trágicas de sus caras. Es como si llevaran máscaras para esconder el dolor que dicta lo que hacen y cómo actúan: el argumento lo es todo.

Teddy, por ejemplo, se encuentra a sí mismo escuchando un desagradable programa de radio que promueve el escepticismo sobre la realidad de los actos de asesinatos y los tiroteos masivos.

El daño que esto supone al lamentable estado mental de Teddy está coreografiado en los paneles dibujados planamente que lo representan sucumbiendo gradualmente a la falsa comodidad del programa de radio.

“Sabrina” abre una ventana en un mundo donde prevalecen las conspiraciones globales siniestra, y donde las comunicaciones en línea semi anónimas se vuelven más convincentes que los encuentros cara a cara con personas tridimensionales.

Semejante a viajar con Ryanair, leer Sabrina es una experiencia deprimente en el fondo que, dada la oportunidad, nadie querría volver a repetir. Pero como con la aerolínea, esta representa un aspecto en el mundo en el que vivimos,

Sáquenme de aquí.

“Sabrina”, de Nick Drnaso, está publicada por Granta.

(Traducido por: Julio César Ruiz Jiménez)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*