Globo, Luchas, Reino Unido, Sindicatos, Trabajadores

Develando la crisis

El gobierno británico ha desempeñado un papel fundamental en socabar la labor de los barcos de rescate de la ONG. Este diciembre, Care4Calais y Stand up to Racism organizarán una visita solidaria sindical a Calais y a Dunkirk para apoyar a los refugiados.

  

Refugee Child Running – Calais Camp. Foto Flickr bit.ly/2DeRQ1Y

Marcella Via

 

Hace casi dos años, la Jungla, el campamento de refugiados de Calais, fue incendiada por la policía. Este mes, el tribunal de apelación destacó el hecho de que los niños refugiados también tuvieran que enfrentar el ambiente hostil de Theresa May, según informó The Guardian.

Mientras que los medios de comunicación comenzaban a mostrar historias de niños que llegaban a salvo a Reino Unido, las experiencias de muchos otros permanecían en silencio. Según Stella Creasy, el Ministerio del Interior no ha sabido explicar a los niños la razón de su rechazo, abandonándolos en el limbo.

Posteriormente, el Ministerio del Interior admitió que temían que los niños rechazados utilizaran la razón de su rechazo para ejercer sus derechos humanos.

Además, la tasa de mortalidad en el Mediterráneo se ha elevado a uno de cada cinco. Dentro de este contexto, los barcos de rescate de la ONG dejaron de operar debido a la penalización que sufrieron por parte del gobierno británico.

El 8 de diciembre, Care4Calais y Stand Up To Racism (SUTS por sus siglas en inglés) organizarán “Winter appeal in solidarity with refugees” (petición de invierno en solidaridad con los refugiados), una visita solidaria a Calais y a Dunkirk por parte del sindicato para brindar ayuda humanitaria a los refugiados que actualmente viven en asentamientos ilegales. Los organizadores invitan a la gente a unirse a la acción, afirmando que la asistencia es importante.

Foto: Pixabay

Su gabinete de prensa afirma: “los gobiernos preferirían que la crisis de los refugiados en Europa se mantuviera invisible en gran medida, permitiéndoles salirse con la suya haciendo caso omiso de miles de personas en el umbral de nuestra puerta, los cuales tienen derecho legal a buscar asilo en Reino Unido (entre ellos muchos niños, algunos con tan solo 8 años)”.

Además, añaden ellos: “se estima que casi 56 millones de refugiados han llegado a Europa desde que comenzó la crisis en 2015, de los cuales 100.000 son niños vulnerables”.

Y agregan: “El Ministerio del Interior fue objeto de crísticas en noviembre de 2016 cuando se negó a entregar a los niños atrapados en la demolición del santuario del campamento de Calais en Reino Unido”.

Las dos organizaciones también señalan que “hoy día, Reino Unido continúa dando la espalda a estos niños y no ha cumplido con su compromiso de restablecer los lugares asignados ya”.

Foto: Wikimedia

Según los organizadores, la participación en esta acción es especialmente importante, ya que daría voz a los refugiados, ayudándoles a compartir sus historias, lo cual es clave para crear conciencia y continuar ejerciendo presión en el gobierno y exigir que los diputados y Theresa May proporcionen un paso seguro hacía Reino Unido.

El gabinete de prensa afirma: “los refugiados son personas que han tenido que abandonar sus países en busca de seguridad y de una oportunidad para reconstruir sus vidas. Tenemos el deber moral de ayudarlos, Gran Bretaña es un país más grande que esto. Deberíamos estar avanzando como un líder mundial para dar la bienvenida a los refugiados, no alejándonos en su momento de necesidad”.

“Winter appeal in solidarity with refugees” tendrá lugar el sábado 8 de diciembre, de 6 am. a 9 pm. en Calais. Para más información, visite el evento de Facebook.

(Traducción de Lidia Pintos Medina)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*