Cultura, Globo, Reino Unido, Reseña libros

Lo que se perdió

Las películas de suspenso psicológico escritos por mujeres, a menudo con la palabra “chica” en el título, han ido apareciendo profusa y rápidamente en los últimos años.

 

Sean Sheehan

 

Las víctimas de estas novelas -confinadas en su hogar por agorafobia, alcohólicas, no recuperadas desde la violenta desaparición/pérdida de su hermana gemela, hijo/marido/padre/de la ocultación de algún tipo de secreto terrible/engañadas por un supuesto cuidador/acosadas sin razón aparente por una persona loca- atraviesan peligros hasta llegar a un final no siempre satisfactorio. A los lectores les encanta esto –schadenfreude, hasta el final.

En “What was lost” (Lo que se perdió),, su primera novela publicada, Jean Levy se apodera del género y le da una fuerte sacudida para producir un satisfactorio cóctel de ficción.

Sarah, nuestra heroína se despierta en un hospital con los recuerdos de un niño pequeño.

Su vida adulta ha sido borrada de su mente por un terrible incidente que la deja inconsciente y gravemente herida en una playa lejos de su hogar.

Ella debe aprender a vivir como una adulta de nuevo y espera recuperar a la larga sus décadas perdidas. Sarah es enviada a casa, a un apartamento despojado de todo lo que podría de repente traer el trauma al hogar y destruir la poca memoria que tiene.

Jean Levy

Las pocas personas a las que sus médicos les permiten ingresar en su vida están claramente ocultándoles secretos.

Hasta ahora todo bien: se cumplen todas las expectativas. Revelar cómo Sarah recupera sus recuerdos sería un gran spoiler, pero se puede afirmar con seguridad que el viaje al final de la historia nos mantiene en la incógnita.

Tenemos nuestra lista de sospechosos: ¿fue el nuevo novio magnífico en apariencia? ¿la exnovia mala del novio? ¿La misma Sarah como piensa la policía?

Y ¿qué pasó de todos modos y dónde está la familia de Sarah? En una serie de revelaciones y recuerdos, la historia se desarrolla hasta un final que desafía al género.

Lo que aporta calidad a esta novela son los personajes divertidos, animados y totalmente desarrollados que repueblan la vida de Sarah mientras busca llenar el vacío en su sentido de identidad.

Aquí están las personas que a usted le gustaría conocer: desde el mejor amigo loco, hasta la maternal señora de la limpieza, el amable doctor, el extravagante editor de sus libros.

El camino de Sarah de regreso a la edad adulta y a la recuperación, aun teniendo sus momentos oscuros, es alegre cuando ella tiene que lidiar torpemente con conducir un coche, hacer las compras, recordar cómo escribir las historias de sus hijos, el deseo sexual y con un asunto complicado: gestionar el complejo arte de tratar con las personas.

Los chicos malos -siempre los hay- son también una alegría y reciben su bien merecida venganza.

Y aquí también hay una discusión sobre la memoria: cómo la mente de Sarah ha creado y continúa creando, bloquea y elimina la información recién adquirida, incluso cuando la descubre. No es oscura, pero la historia es convincente. Qué somos sino la suma total de nuestros recuerdos y qué devastador sería perderlos.

“What was lost”, de Jean Levy, es publicada por Dome Press.

(Traducción de Lidia Pintos Medina) – Fotos suministradas por la editorial.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*