En Foco, Opinión

David Choquehuanca: “Hay gobiernos serviles que no piensan en sus pueblos”

Para el secretario general del ALBA-TCP, David Choquehuanca, esta estructura integracionista es fundamental a fin de enfrentar intentos de reinstaurar el neocolonialismo en Latinoamérica.

 

Jorge Petinaud Martínez

 

“Es importante en un contexto en el cual fuerzas oscuras quieren el retorno del neocolonialismo, porque a nuestro continente la división llegó con la colonia al igual que el racismo, la cultura de la división, la de la guerra”, aseguró en exclusiva a Prensa Latina poco antes de partir hacia Cuba para participar en la conmemoración del aniversario 14 del de la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP).

Excanciller de Bolivia, Choquehuanca evocó el momento fundacional por los líderes de la Revolución cubana, Fidel Castro, y de la Bolivariana, Hugo Chávez, con una declaración conjunta el 14 de diciembre de 2004.

“Dos hermanos visionarios, extraordinarios, en un encuentro decidieron construir un espacio de integración inédito, que abarca todos los temas, no solo el comercio, que construye hermandad, unidad, esperanza, paz”, expresó a esta agencia de noticias.

Significó que trascurridos 14 años desde ese entonces los hombres y mujeres de Latinoamérica y el Caribe recuerdan con esperanza “porque los seres humanos en el fondo de sus corazones son integracionistas, quieren hermandad, buscan la paz, la armonía”.

En una nueva alusión a Fidel Castro y a Hugo Chávez, el titular de la secretaría general del ALBA-TCP subrayó que desde entonces ellos luchaban por implementar esa construcción para hacer realidad “el bienestar de nuestros pueblos”.

Al referirse a la reunión de representantes de alto nivel de ese foro este 14 de diciembre en Cuba a propósito del aniversario, el dirigente de origen indígena calificó dijo que “Es un ejemplo de resistencia, solidaridad, dignidad y los gobiernos que participan en este espacio de integración igualmente están comprometidos con la justicia social”.

Subrayó que se trata de un grupo de naciones que rechazan la explotación del hombre por el hombre, las guerras y buscan la hermandad, la paz, como mensaje principal frente a la incertidumbre imperante en el planeta.

Criticó que el mundo hoy viva las consecuencias de la aplicación de un modelo de desarrollo capitalista, y que como resultado predominen la pobreza, la crisis ambiental, hídrica, del cambio climático, financiera, energética, “o sea una crisis global”.

“Entonces nuestros pueblos, que buscan justicia social y luchan contra la explotación y la dominación externa, que rechazan el colonialismo y el neocolonialismo, que se oponen a todo tipo de intervencionismo y buscan la paz, están expectantes respecto a este encuentro”, subrayó en relación al bloque que agrupa entre otras naciones a Bolivia, Cuba, Venezuela, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, y Dominica. En el contexto actual de América Latina, ¿cuál es su visión del futuro de la región y cómo debe actuar la izquierda ante la ofensiva de los sectores neoliberales en alianza con Estados Unidos?, le pregunto.

“Ellos necesitan dividir. Antes de la llegada del colonialismo nuestro continente estaba unido, no había banderas nacionales, ni fronteras que separaran.

“Las potencias extranjeras descuartizaron nuestro continente para luego establecer un saqueo sistemático de nuestros recursos. Son más de 500 años de expoliación sistemática que han soportado nuestros pueblos.

“Existen movimientos que buscan recuperar, defender nuestra soberanía, nuestras riquezas naturales para el beneficio de nuestros pueblos, no para las fuerzas extraterritoriales, y con ese objetivo construyen espacios de integración.

“Hay avances como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), y eso no conviene a Estados Unidos, a las trasnacionales que no piensan en la vida, por eso nuevamente la potencia del norte lanza un brutal ataque contra las fuerzas progresistas, y lamentablemente quienes se autodenominan líderes se prestan a estos intereses oscuros, ajenos a nuestros pueblos.

“En este contexto, la situación no está tan fácil, se observan nuevamente manifestaciones de gobiernos serviles, que no piensan en sus pueblos, sino en la dictadura del dinero.

“Sin embargo, hay esperanza en América Latina no solo para países como Cuba, Venezuela y Bolivia porque los pueblos están reaccionando ya en Argentina, en Perú, en Colombia, y por eso se produce una represión inhumana, porque no conviene que ocurra un despertar de los sectores populares.

“Creo que un día los mismos pueblos podrán ejercer soberanía y decidirán cómo quieren avanzar; incluso en Estados Unidos, en Europa se observan expresiones de inconformidad.

“Por eso las élites dominantes son cada vez más agresivas, más violentas”. Interrogado acerca de la actualidad de Bolivia, el exministro de Relaciones Exteriores expresó:

“Tenemos que dejar que los pueblos decidan, nuestro país tendrá elecciones en 2019 y en estos comicios deben participar todas aquellas personas que piensan que pueden llegar a ser presidentes y vicepresidentes. El pueblo es el que debe decidir.

“En este proceso se tienen que cumplir ciertos requisitos, que deben observar todos los habilitados por las instancias pertinentes, en este caso el Tribunal Supremo Electoral.

“Todos debemos ir en tranquilidad, en paz a las elecciones, elegir a nuestras autoridades de manera transparente, pacífica y no obstaculizar ningún mecanismo que nos conduzca a ese día en que debemos ejercer el voto secreto.

“Bolivia en estos últimos 13 años creció como ningún otro país de la región, se redujo la pobreza. Entre 2005 y 2006, de cada 100 bolivianos 40 vivían en la extrema pobreza; hoy ya eso disminuyó hasta alrededor de 15 por ciento. Para 2025 el presidente Morales ha dicho que cero extrema pobreza.

“En este proceso de cambio se logró que el país fuera declarado libre de analfabetismo por las Naciones Unidas, y el producto interno bruto aumentó considerablemente. “Al mismo tiempo, cada día se entregan obras, carreteras como nunca, tantos logros fáciles de ver, y se está preservando la soberanía, se da importancia a los bolivianos, hay una recuperación de nuestra autoestima, nuestra filosofía, de nuestros símbolos.

“Antes, los aimaras y los quechuas, que somos mayoría en este país, no éramos reconocidos, no nos daban importancia, ni nos permitían hablar nuestro idioma.

“Entre 2009 y 2010 recién incorporamos nuestras lenguas a la Constitución política del Estado, ahora nos dan importancia, y esto hace que el presidente Morales tenga cada vez más apoyo.

Y lo más importante para mí es haber garantizado no solo estabilidad económica sino estabilidad política, social, lo cual conviene a todos, subrayó al referirse al favoritismo del binomio del Movimiento al Socialismo integrado por Evo Morales y Álvaro García Linera.

“Nuestra Constitución hablaba de la postulación y la reelección, y como en todas partes existe un Tribunal Constitucional que es el encargado de interpretar la Constitución y las normas, y esto permite que el presidente pueda ser legalmente habilitado como candidato.

“Pensando en Bolivia, en su soberanía, en el crecimiento económico y sobre todo en la estabilidad, los movimientos sociales han decidido ver alternativas para que el presidente Morales pueda seguir conduciendo este país.

“Ninguno de los otros candidatos, a los que conocemos bien, nos ofrece una alternativa creíble. Pareciera que la oposición tiene miedo al pueblo, y en última instancia es el pueblo el que va a decidir quién será su mandatario”, concluyó Choquehuanca. (PL)

(Fotos: Pixabay)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*