Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Una biblia para veganos

El libro de cocina bíblico en Gran Bretaña, antes del advenimiento de los gustos de Delia Smith y Nigella Lawson, fue “Mrs Beeton’s cookbook”. Publicado por primera vez en 1861, las versiones modernas son aún impresas y vendidas bien.

 

Sean Sheehan

 

Pero el veganismo ha arrivado activamente en escena y, mientras n es una nueva religión, mira a un mundo culinario transformado. Ahora tiene su propia biblia, pero sin los sacrificios animales del Antiguo Testamento.

“Vegan Bible” (Biblia vegana), al igual que “Mrs Beeton’s cookbook”, es una antología de recetas y, similarmente, con amplio alcance.

Hay más de 500 recetas y cubren todo tipo de cocina: desde comida cruda a platos hechos al horno a ensaladas, pizzas de vegetales, tartas, terrinas y salsas, así como situaciones tan diferentes como cocina para niños, cena con amigos, bufets, asados y picnics.

Especialmente bienvenida es una selección gourmet de recetas, como crème brûlée con duraznos asados o bavarois de frambuesa y rosa, para impresionar a los no creyentes aún bajo la impresión de que los veganos sobreviven en base a una dieta de lechuga y nueces.

En el estilo y espíritu de Mrs Beeton, las recetas sensatas son breves y directo al punto; cada uno es una lista directa de ingredientes y un párrafo de instrucciones.

Símbolos anarquistas y veganos. Graffiti en Lisboa de Adam Jones. Wiki Commons

El factor de que “Vegan Bible” escrita por la francesa Marie Laforét, es en sí una señal de tiempos de cambios, dado que la cocina de su país está tradicionalmente tan obsesionada con comer los órganos de los animales muertos como en Argentina.

El veganismo es una amplia iglesia y para los muchos comiendo nada de origen animal es una elección ética: el antiespecismo es un rechazo a la explotación animal por el hecho de que nuestra especie no nos otorga ningún derecho sobre las especies de la misma manera que un género u origen étnico en particular hace que sus miembros sean superiores a los demás.

Del lado de la ética, el veganismo parece básico para la sostenibilidad ambiental dada la cantidad de tierra que se dedica a la producción ganadera y el cultivo de alimentos para ganado.

El gran desafío para los vegetarianos deseando ser veganos -para los carnívoros puede ser una montaña para escalar- es dejar de comer queso.

“Vegan Bible”  muestra cuán fácil es hacer varios quesos, pero hay otro libro de cocina del mismo editor, Grub Street, que se especializa en el arte y oficio de realizar queso vegano: Homemade vegan cheese, yogurt and milk” (Queso, yogur y leche veganos caseros) de Yvonne Hölzl-Singh.

Los ingredientes básicos son nueces, semillas y habas de soja y, para engrosamiento y estabilización, grasa de coco, agar o harina de maíz.

El sabor viene de agregar hojuelas de levadura, miso ligero, ajo o cebollas. No se requiere equipamiento especial más allá de una batidora de palo y no se necesita licuadoras costosas de alta velocidad o máquinas fabricantes de leche de soja y yogur.

Semillas de calabaza y queso de castañas de cajú, bombones de queso de trufas, crema de castañas de cajú, leche de soja y otras tantas recetas son provistas para comer sin consumir productos hechos de animales.

“Vegan Bible” de Marie Laforét y Homemade vegan cheese, yogurt and milk” de Yvonne Hölzl-Singh son publicados por Grub Street.

(Traducido por Florencia Alvarez)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*