Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

La decadencia de la fotografía

No hay mucho margen de maniobra para el equívoco ético cuando se trata de la definición de decadencia del Diccionario de Inglés de Oxford: “un proceso o manifestación de la decadencia cultural o moral//auto indulgencia”. No algo bueno, entonces.

 

Sean Sheehan

 

Lo que esto no tiene en cuenta es el fácil uso de la palabra para significar algo como: “sé que es un poco pecaminoso, pero es divertido y no estoy lastimando a nadie, así que, bueno, disfruta”. Se trata de una débil decadencia, respaldada por la sabiduría popular que sabe que un poco de lo que le gusta a usted,, no hace daño.

Luego está Dubai, la principal ciudad de los Emiratos Árabes Unidos, una parada popular en vuelos de largo recorrido y un lugar donde los expatriados no pagan impuestos sobre la renta y disfrutan de un elevado nivel de vida. Un proletariado importado trabaja por una fracción diminuta de los salarios de los expatriados en proyectos de infraestructura y como empleados domésticos.

Los expatriados no se sienten mal con respecto a esto porque, como tan fácilmente dan ellos a conocer, su ‘ayuda a domicilio’ niega que empleados de la limpieza y similares estén enviando a sus familias en sus hogares más dinero del que ellos podrían posiblemente ganar en cualquier otro lugar. Así pues, todo está bien entonces. Sigamos adelante.

Se puede ver a donde lleva esto – Dubai es decadente- y las fotografías de Nick Hannes apoyan esta afirmación. Él fotografía a obreros de la construcción que esperan el autobús que les lleva al campo de trabajo donde ellos viven, mientras ellos descansan contra un muro de hormigón con un grafiti proclamando Libera Tu Mente.

Dubai, Emiratos Árabes Unidos, 16 de enero, 2016
Sábado por la tarde brunch en el club de playa Blue Marlin Ibiza. De la serie
s ‘Garden of Delight’. © Nick Hannes

Él muestra a turistas sauditas tomando un chocolate caliente en un bar a bajo cero en el Centro Comercial Oasis, expatriados atiborrándose de comida en desayuno almuerzos de champagne, cuando no están colocados junto a la piscina en toda su cruda obesidad.

“Garden of delight” muestra “Green Planet”, una selva tropical interior que consiste en una gigantesca estructura de árbol de hormigón con una pasarela construida en su interior, y alrededor del árbol aves tropicales, reptiles, puercoespines y perezosos que viven allí.

Pero donde se puede tener una selva tropical, también es posible tener una estación de esquí: esta se encuentra dentro del Centro Comercial de los Emiratos y cuenta con una montaña de 85 metros de altura y una pista de esquí de 400 metros de longitud. Después de pasar una semana en Dubai, puedo dar fe de la autenticidad de estas fotografías sobre la vida de los expatriados y de las vacaciones en la ciudad.

La decadencia es claramente vil, pero los que trabajan allí no pueden ver esto. Al igual que los ciudadanos de Besźel y de UI Qoma en la brillante novela de China Miéville, “The city and The City”, ellos aprenden a no ver lo que está delante de sus ojos.

Dubai, Emiratos Árabes Unidos, 19 de septiembre, 2016
La estación de esquí cubierta Ski Dubai, ubicada en el Mall of the Emirates, cuenta con una montaña de 85 m de altura y una pista de esquí de 400 m de longitud. Desde el ser
  ‘Garden of Delight’. © Nick Hannes

El efecto acumulativo de mirar estas fotografías no es que sea agradable y Nick Hannes merece un aplauso por lo que ha logrado. Él afirma en el libro que Dubai carece de alama –“¿Dónde está el carácter local, la sociedad marginal…? ¿Dónde está mi choque cultural? Para cualquiera que observe sus fotografías, el choque proviene de ver a una cultura consumista moderna en su nivel más repulsivo. Y no es una visión agradable.

“Garden of delight”, de Nick Hannes, es una publicación  de André Frère Editions

Traducción de Lidia Pintos Medina) – Fotos: suministradaspor la editorial.

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*