Los nuestros, Multicultura

Teatro Albor: orgullosos de ser “idiotas, contestatarios y transgresores”

Con 73 años a las espaldas y aquejado de cáncer del pulmón, el escritor uruguayo Eduardo Galeano (1940-2015) reconoció la densidad de su libro más reconocido y exitoso, “Las venas abiertas de América Latina”, con la afirmación de que “no sería capaz de leerlo de nuevo. Caería desmayado”.

 

Jorge Petinaud Martínez

 

“Mi físico no aguantaría. Sería ingresado al hospital”, expresó acerca del título laureado a principios de la década de 1970 con mención especial en el Premio Casa de las Américas, de Cuba, y prohibido en Argentina, Chile, Brasil y Uruguay durante las dictaduras militares respaldadas por el gobierno de Estados Unidos.

El texto que pretendió ser un estudio de economía política, según el autor, gracias a la prosa de Galeano se convirtió en un cautivante análisis de la historia de América Latina y el Caribe. Con datos contundentes, la obra constituye una radiografía que abarca desde la colonización europea hasta la más solapada y cruel dominación neocolonial impuesta por las oligarquías norteamericanas, incluidas las tiranías sustentadas por Washington a lo largo del siglo XX en diversos países de la región.

Por eso Galeano renegó casi cuatro décadas después de “esa prosa de la izquierda” a la que consideró muy densa.

Sin embargo, la reciente buena acogida de cientos de estudiantes de nivel medio y preuniversitario de la ciudad de El Alto, aledaña a La Paz, ante la versión teatral del grupo boliviano Albor, dirigido por Willy Flores, contradice el criterio del también autor de Días y noches de amor y de guerra, Premio Casa de las Américas de novela (1978).

Flores expresó felicidad tras la prolongada ovación recibida de un público bombardeado por el reguetón, los videos clips y los sintéticos mensajes en las redes sociales.

“Somos oriundos de esta urbe enclavada a más de cuatro mil metros sobre el nivel del mar, llevamos 22 años trabajando, y nos hace muy felices la acogida de estos estudiantes de nivel secundario y preuniversitario a esta puesta en escena presentada a propósito del aniversario 34 de nuestra ciudad”, afirmó en entrevista a Prensa Latina.

Flores recuerda que cuando propusieron una puesta en escena basada en ese profundo ensayo, mucha gente los calificó de locos porque es una densa investigación histórica y de economía política.

“Incluso algunos nos atacaron a través del correo electrónico y nos calificaron de “perfectos idiotas”, parafraseando al escritor conservador Mario Vargas Llosa, quien publicó el “Manual del perfecto idiota”, justamente contra Eduardo Galeano y esta obra, que resulta un clásico de la literatura revolucionaria.

El director comenta que cada vez que observan esa reacción del público se sienten más orgullosos de ser “idiotas, contestatarios y transgresores”.

“Provenimos de un movimiento popular -explica el teatrista-, nuestros padres son mineros y campesinos migrantes, relocalizados, y hemos sentido en carne propia la injusticia, la expoliación, la explotación, la marginación”.

Según dice, por eso concretaron el deseo de poner en escena “Las venas abiertas de América Latina”, escrita por Galeano en la década de 1970, pero siempre vigente.

Así en 2007 hicieron el estreno tras dos años de montaje y de búsqueda de apoyo no solo logístico sino también de consultas con personalidades que les brindaran asesoramiento teórico.

“Nuestro grupo no era reconocido por las élites por ser de El Alto, una ciudad marginada en la que hablar de teatro era una cosa rara”, evoca.

Sin embargo, después que escribieron la historia y la pusieron en escena fue tal el éxito, que en la actualidad es la pieza más taquillera del país andino amazónico, con más de mil presentaciones en una década, un record en el panorama teatral boliviano.

“Hemos actuado en iglesias, parques, canchas, y lo que estaba pensado solo para teatro se abrió paso en distintos escenarios, donde mucha gente se ha enamorado de la obra”, subraya.

Flores elogia todas las vertientes del escritor uruguayo, pero aclaró que le debe mucho a “Las venas abiertas de América Latina”, su texto más famoso.

“Nuestro presidente, Evo Morales, dijo públicamente que esa es una de las cuatro obras fundamentales que deben leer los bolivianos”.

Al referirse a la técnica empleada para comunicar con diversos públicos, explica que tomaron lo útil de diversos géneros como el teatro contemporáneo, la danza y el clown, todo amalgamado.

Albor se ha presentado sobre las tablas de ocho de los nueve departamentos bolivianos, y solo le queda pendiente actuar en Beni.

Internacionalmente, desde 2009 traspasó las fronteras nacionales y ha llevado su arte a Chile, Suecia y Dinamarca.
Recientemente, el presidente de Bolivia, Evo Morales, sugirió que entre otros textos como el del historiador cubano Hassán Pérez El Dedo en la Llaga, “Las venas abiertas de América Latina” debe figurar entre los de obligada lectura en las academias militares para estimular el desarrollo de una doctrina propia, nacionalista, independentista y soberana. “basada en nuestra identidad”.  (PL)

(Fotos: Prensa Latina)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*