Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Una ‘Odisea’ del sur de África

La Odisea de Homero consiste en 12 000 líneas de poesía en griego antiguo, y Richard Whitaker las ha traducido al inglés.

 

Sean Sheehan

 

Muchos otros traductores han hecho lo mismo, pero pocas traducciones siguen línea por línea el original y, hasta ahora, ninguno ha interpretado la Odisea en inglés sudafricano. Richard Whitaker se merece la enhorabuena por su logro.

Traducir a Homero usando algunas de las cinco mil palabras que coforman el inglés sudafricano no es un truco de mercdeo. Whitaker elabora un argumento sólido en su introducción en favor de una adecuación superior de algunos términos sudafricanos comparados con los del inglés estándar que aparecen en la mayoría de las traducciones.

Pagar en ganado por una esposa, por ejemplo, es una práctica común tanto en el mundo homérico como en Sudáfrica; utilizar labola, la palabra xhosa y zulú para la dote pagada al padre de la novia, no es solo perfectamente aceptable, pero también es un recordatorio útil de que el mundo de la Odisea no siempre se tiene que leer desde una perspectiva eurocéntrica.

La palabra en griego antiguo basileus se traduce normalmente como “rey”, pero respecto al mundo Homérico se superpone más elocuentemente con comunidades africana de pequeña escala que con monarquías europeas, lo que hace que “jefe” sea una traducción más adecuada y más significativa.

Whitaker proporciona un glosario al final del libro con palabras que no serán familiares a personas no sudafricanas, pero que tienen un lugar natural en la narrativa de Homero, por ejemplo: assegai (lanza), braai (una barbacoa), imbongi (poeta de alabanza).

Photo : Pixabay

El bloque de narrativa más antiguo que constituye el Génesis bíblico cuenta la historia de Jacobo y se cree que fue compuesto cerca del final del siglo XVIII a.e.c. Los académicos le dan una fecha similar a la composición de la “Odisea” de Homero.

Ambas historias cuentan las travesías (“trek” en inglés, una palabra en afrikáans proveniente del neerlandés) de un héroe embaucador que lucha y aprende mediante el sufrimiento. Los temas son antiguos, comunes al hebreo y a las sociedades griegas antiguas, y el reto para un traductor es representar los cuentos en una forma que suscite las mentes y la imaginación de los lectores de hoy en día.

Aún queda por sobrepasar a aquellos que produjeron la versión del rey Jacobo del antiguo testamento en cuanto al “Génesis”. La “Odisea” se ha traducido con éxito varias veces, y solo el año pasado se vio la publicación de unas especialmente buenas de Emily Wilson y Peter Green. La versión de Whitaker se gana su puesto junto a estas, y su larga introducción ofrece un recurso a los lectores que se adentran a la gran épica por primera vez:

Photo : Pixabay

Cuéntame, musa, de ese hombre ingenioso que caminó

a lo largo y ancho, cuando había saqueado el lugar sagrado de Troya;

el vio muchos pueblos de hombres y llegó a conocer

sus mentes, su espíritu sufriendo sobre el mar, / mientras se esforzaba por traer a sus compañeros a casa con vida;

él falló, aunque anhelaba salvarlos, / su propia locura ciega los separó

– los tontos, que se comieron los bueyes de Hyperion / El dios del sol, que se llevó su regreso a casa.

Hija de Zeus, cuéntanos el cuento desde allí…

“The Odyssey of Homer: A Southern African translation”, por Richard Whitaker, es publicada por African Sun Press

(Traducido por: Julio César Ruiz Jiménez)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*