En Foco, Notes From The Edge, Opinión

Ciudad posmoderna

Estaba sentado en el tren en la estación de Clapham y tuve un momento de epifanía, no una revelación religiosa, sino una toma de conciencia urbana.

 

Foto de Diliff – Own work, CC BY 3.0. Wikipedia bit.ly/2Dr4V7J

Steve Latham

 

Me desplazaba del centro comercial al sur, y echando la vista al norte a través de la gris y nebulosa cortina de lluvia, vi una serie de torres que se elevaban en el paisaje urbano.

Bloques de gran altura, como rocas que afloran del gris mar urbano. O un jardín japonés zen, con rocas surtidas incrustadas sobre la arena rastrillada, símbolo de meditación, islas en la espiral del flujo mundano.

Esas viviendas a las que llamamos ‘pisos’, que otros países denominan, en mi opinión de forma más glamurosa, ‘apartamentos’.

Normalmente nos reservamos esa palabra para los alojamientos de propiedad privada, mientras que ‘pisos’ a menudo hace referencia a las viviendas de alquiler, sociales o asequibles.

También me di cuenta de que los antiguos pisos construidos en la sección prefabricada en los años 60 y 70 están ahora complementados por construcciones recientes de acero y cristal.

Esta es la ciudad posmoderna genuina. No las construcciones súper lucrativas de los distritos financieros, sino los lugares donde viven los trabajadores.

Foto de Danny Robinson. Wikimedia Commons bit.ly/2ILQ9vN

Y tampoco la ola frenética de construcción de las ciudades de Asia oriental. De hecho, estos son ejemplos de altermodernismo, es decir, son modernas ‘de otra manera’, en contraste con el ejemplo de Europa.

Su preocupación por el patrimonio todavía no se ha puesto al día con su carrera ‘comunista-capitalista’ hacia el progreso materialista, aunque arrastren consigo aun así a los antiguos edificios.

Aquí, la ciudad altermoderna se impone ante la ciudad ultramoderna, destruyendo las huellas del pasado. La ciudad europea, en cambio, como primer intento de modernismo, también es impura en su modernidad.

Sin embargo, retener las huellas de lo histórico también es más auténticamente posmoderno. Este es el centro del futuro: la coexistencia con el pasado, el presente y el futuro en un encuentro unitario.

Dentro de la ciudad europea, lo nuevo y brillante combina con la suciedad y la grima de lo moderno, que es ahora ‘antiguo’.

Irónicamente, el nuevo género musical más popular se llama ‘grime’, derivado de los barrios residenciales azotados por el crimen (en inglés, crime, término que rima con grime).

Foto de John Salmon. Wikimedia Commons bit.ly/2VdKfKE

¿Cómo conceptualizamos una periodización basada en ser lo más actualizado, cuando ya no es vanguardista? ¿Cuándo lo que ‘está de moda’ es sustituido por otra cosa?

En este punto observamos que, como ocurre con los debates sobre teoría del arte, la idea de lo ‘contemporáneo’ gana relevancia: todo lo que tenemos es la multitemporalidad de lo que sea actual, sin ningún intento por valorizarlo.

En medio de los nuevos engaños de lo antiguo. Al posponer lo moderno, fijándolo a un lado, los antiguos edificios subsisten como ruinas o carcasas reconvertidas para otras funciones en los usos de hoy en día.

Los almacenes se convierten en pisos, oficinas y boutiques (como la construcción del Coal Drop Yard en Kings Cross).

Así, lo antiguo se adhiere a la red del presente, como los muros romanos se incorporaron a lo medieval y en las mansiones de los Tudor.

Pero el futuro también emerge, como una premonición, en la tela metropolitana, si bien como un fantasma, un espíritu, un espectro. La ciudad cibernética, transnacional, invisible, proporciona otra superposición dimensional a las multiplicidades de lo post-posmoderno.

No solo estamos unidos a aquellos físicamente contiguos a nosotros, sino también de manera global en un movimiento único de conectividad internacional.

La ciudad se vuelve etérea, desmaterializada, vaporosa: refleja la visión que vi en el tren de Clapham.

(Traducido por Iris María Blanco Gabás – Email: irisbg7@gmail.com)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*