Europa, Globo, Reino Unido

Mujeres europeas, estereotipos, violencia de género y sexismo

Pese a que en los últimos años en los países de la Unión Europea (UE) aumentó la conciencia sobre la necesidad de fomentar la igualdad entre hombres y mujeres, aún en el entorno comunitario está presente la brecha de género.

 

Oscar Bravo Fong

 

Pensando en ello recientemente el Consejo de Europa consideró que lograr la paridad en ambos sexos resulta necesario para salvaguardar los derechos humanos y la democracia.

Resulta importante reconocer que tal condición “conlleva iguales derechos tanto para mujeres y hombres, y niñas y niños, así como similar visibilidad, empoderamiento, responsabilidad y participación en todos los ámbitos de la vida pública y privada”, según señaló en su informe.
Esto implica,  además, igualdad en el acceso en la distribución de los recursos.

Mas, por otro lado, diversos estudios demuestran que la mujer en la UE, bloque conformado por 28 países, en varios lugares todavía es relegada a un segundo plano al desempeñar roles tradicionales.

Baste señalar que miles de féminas, además de recibir un menor salario por igual trabajo que el de los del sexo masculino, tienen el mayor peso en los quehaceres domésticos y el cuidado de los hijos.

Para el logro de una mayor presencia femenina en la economía y la creación de oportunidades que redunden en su independencia económica, organismos comunitarios, como el Consejo Europeo, recomiendan a los Estados propicien condiciones que permitan ejercer esos derechos.

Al seguir tal línea de pensamiento, el presidente del Parlamento Europeo, Antonio Tajani, declaró que “debemos seguir trabajando para que haya más mujeres en la política, pero también en las empresas. Es una batalla por la dignidad y el respeto que debemos librar todos”.

En el plano de participación política se aprecia que la presencia femenina en el Parlamento Europeo (PE), aunque aumenta no supera el 36,4%, promedio alcanzado en la última legislatura 2014-2019, de acuerdo con datos de la Oficina Europea de Estadísticas (Eurostat).

Con anterioridad, la proporción de mujeres en la Eurocámara fue del 15,2% en el período 1979-1984, y del 29,9% en la de 2004-2009.

Por otro lado, la cifra de féminas en puestos de dirección en la Eurocámara, aunque dista de lograr niveles óptimos, se elevó en los últimos tiempos.

En la actual octava legislatura, cinco de los 14 vicepresidentes y 11 de los 23 presidentes de comisiones son mujeres.

Ante tal realidad y a menos de dos meses de que se celebren los comicios para integrar el nuevo PE -que constará de 705 eurodiputados- la propia UE instó a los Estados miembro y partidos políticos a que promuevan más mujeres como diputadas a la Eurocámara para que redunde en un mejor equilibrio en ese órgano de gobierno.

El propio PE señaló en un documento que las féminas siguen estando sub-representadas en la política tanto a nivel europeo, como a escala local y nacional.

Otra de las mayores preocupaciones en el llamado Viejo Continente, junto a la insuficiente participación en el ámbito político y económico, es la violencia que se ejerce contra la mujer, sobre la cual pesan estereotipos de género dañinos y el sexismo.

En tanto violación de los derechos humanos y grave impedimento para la igualdad de género, la violencia contra las damas se considera por la UE como una de las expresiones más notables de las desiguales relaciones de poder entre ambos sexos.

Sin ir más lejos, de acuerdo con datos de la Agencia Europea para los Derechos Fundamentales, una de cada tres mujeres en el entorno comunitario sufrió agresiones físicas o sexuales alguna vez, en tanto más de tres mil son asesinadas por sus parejas o familiares cada año.

Para vencer las barreras que se erigen ante las féminas en diversas esferas en Europa, vale citar las palabras de Kolinda Grabar-Kitarovic, primera mujer presidenta de Croacia: “El punto de partida es un cambio de mentalidad. Necesitamos construir una cultura política que conduzca a la participación igualitaria de las mujeres”. (PL)

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*