Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Notas desde la europa negra

Cuando un libro de no ficción acapara su atención en cada una de sus páginas, se sabe que se está leyendo algo especial. “Afropean: notes from Black Europe” de Johny Pitts es esta clase de libro.

 

H&M. Bern

Reseña: Sean Sheehan

Fotos: Johny Pitts

 

Johny Pitts, hijo de padre afroamericano y madre inglesa de raza blanca, realiza un viaje autofinanciado de cinco meses por ciudades europeas.

Viaja como arqueólogo del alma negra de Europa, familiarizándose con la diáspora africana y su historia surgida de la explotación colonial.

Por el camino, conoce a individuos fascinantes con vidas para contar.

El libro comienza con un relato mordazmente bueno de su juventud en el vecindario multicultural de Sheffield, hogar de personas de raza blanca de clase trabajadora, así como yemeníes, jamaicanos, indios y pakistaníes.

Para aquellos consideran al ‘europeo’ como sinónimo de blanco- mentalidad detrás de muchos de aquellos que sólo votaron por el partido del Brexit- él es un intruso.

Su distanciamiento se produce hasta en lo más mínimo: ‘ni lo suficientemente negro para mis viejos amigos de color, ni lo bastante blanco para mis viejos amigos de raza blanca, ni de suficiente clase trabajadora para mi antigua zona de Sheffield, pero tampoco de clase media suficiente para sobrevivir a la Londres exclusivista’.

Estudiante. Roma

Entonces se pone en marcha, un Stephen Dedalus de color con una cámara, buscando crear algo con la herrería de su alma: “Este libro está hecho por un viaje con presupuesto independiente de gente de raza negra: se trata de un viaje propio de la clase obrera de color”.

Su primer destino es Paris y el barrio descentralizado de Château Rouge, rebosante de una mezcla de senegaleses, cameruneses, argelinos, tunecinos y marroquíes; muy lejos de la París de Champ-Elysées y de los grandes bulevares de Haussman.

Esto recuerda a Pitts donde creció, Firth Park, en Sheffield; no tan Clichy-sous-Bois, un banlieue que le hace pensar en Chernobyl y en Aleppo.
Él se alegra de marcharse. Un breve salto a Bruselas donde busca recuerdos del holocausto en el Congo, cuando, bajo el gobierno belga, más de 10 millones de congoleños fueron asesinados. Un encuentro casual, a través del escritor Caryl Phillips, a quien conoce allí, da lugar a la publicación de “Afropean”.

En Amsterdam experimenta algo de la comunidad holandesa de Surinam y la restauración, la reparación de ‘un linaje africano poderoso, aunque roto’: una enseñanza tanto para él como para el lector.

Otra lección es aprendida en Berlín, cuando confunde lo que él cree como un desfile neonazi para la organización antifascista conocida como Antifa. En Friedrichshain, él conoce a los rastafaris afroalemanes.

Cours Julien, Marsella

Pone sus ojos en Estocolmo y queda escandalizado al darse cuenta que Israel y Rusia exportan más armas que Suecia. El enclave de inmigrantes de la ciudad, Rinkeby, demuestra no ser una utopía afro europea, pero después de pasar a la Moscú hostil, la mira con cierto respeto.

Su odisea recorre partes de Italia, Marsella (la cual él adora) y Lisboa.

Al regresar a casa (‘regresé al lugar del que vine’), Johny Pitts es más sabio, como lo serán también los lectores después de leer su revelador relato.

Cualquier viaje por Europa necesita ahora dos libros en el volante: Trans-Europe Express  de Owen Hatherley y Afropean by Johny Pitts.

“Afropean: notes from Black Europe”, de Johny Pitts, es una publicación de Allen Lane.

(Traducción de Lidia Pintos Medina) (Fotos de Johny Pitts, suministradas por la editorial)

 

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*