Cinema, Cultura, En Foco, Opinión

El sueño de Javie5 Heraud: el sueño vigente de un rebelde

El cineasta Javier Corcuera tiene la misma mirada profunda y melancólica de su padre, el gran poeta Arturo Corcuera, quien le legó el recuerdo de su amigo Javier Heraud.

 

Manuel Robles Sosa

 

Heraud es el poeta caído en un intento guerrillero el 15 de mayo de 1963, de cuya vida y entrega altruista trata la más reciente producción del director CorcueRa, “El viaje de Javier”, largometraje documental recién terminado y del que habla para Prensa Latina en esta entrevista.

La historia de Javier te marcó fuerte, desde niño, por tu padre, Arturo Corcuera, su gran amigo, de ideas y poesía. No debe ser casual que te llames como él ni que el personaje, la historia, te hayan fascinado hasta tomar la decisión de hacer la película… 

La historia de Javier marcó mi infancia. Él fue siempre como un familiar ausente, siempre se hablaba de él en las reuniones familiares, en las conversaciones de los amigos poetas de mi padre, cuando venían a casa. Cuando era pequeño, yo tenía la sensación de que era alguien que iba a volver, que quizás podría conocerlo. Evidentemente, mi padre, además de una amistad muy grande con Javier, era como su hermano, compartían una pasión y un amor muy grande por la poesía. Y es por eso que unos años después de la muerte de Javier, nazco yo y mi padre decide ponerme el nombre de quien consideraba su hermano. Y así transcurrieron los años hasta que poco a poco fui conociendo en forma profunda su historia y también su poesía.

¿Cómo es que a nadie se la ocurrió en casi 60 años hacer una película de Javier, el poeta, el guerrillero, el eterno joven que veía a su patria como una espada en el aire y que es el emblema de una generación y objeto de la admiración de las siguientes? 

Nunca se abordó un largometraje sobre la vida de Javier Heraud. Y este año no solo se ha terminado de hacer una película, sino dos, porque también hay una ficción y ambas llegan en el momento oportuno. Y, lo más importante, llegan para hablarles a los jóvenes que tienen hoy la edad de Javier Heraud.

Mi película, “El viaje de Javier”, está dirigida ellos, a los jóvenes, porque Javier sigue siendo un joven rebelde, alguien que es un ejemplo para los jóvenes de hoy, un referente.

Y eso es lo que a mí me interesa, que los jóvenes conozcan a Javier Heraud, porque su poesía no ha muerto y sus ideales tampoco.

Háblanos de “El viaje de Javier Heraud”, que ha generado gran expectativa en Lima. ¿Es cierto que estará en el Festival de La Habana, en el país que tanto amó y en el que vivió antes de partir a la guerrilla? Y a donde, por cierto, llegó para estudiar cine…

Parte de la vida de Javier transcurrió en La Habana, en esa vida tan corta, ya que murió a los 21 años. Pero estuvo un tiempo importante en el año 1962 en La Habana, en plena efervescencia de la revolución.

En realidad él llegó a estudiar cine en La Habana, aunque nunca llegó a estudiar cine, porque allí es donde conoce a un grupo de peruanos y toma la decisión de integrarse a la guerrilla. Para él, La Habana, la revolución cubana, fue algo muy importante, fue lo que hizo tomar la decisión de incorporarse a ese grupo guerrillero (El Ejército de Liberación Nacional).

Por supuesto que me encantaría estrenar la película en el Festival de La Habana. He tenido la suerte de ir otras veces al festival con otras películas mías y esta pues, tiene un trocito que transcurre allí. Entonces, para mí es muy importante que “’El viaje de Javier” esté allí y la puedan ver en Cuba.

¿Cómo tomó la familia de Javier Heraud tu idea de hacer una película sobre él? Siendo muy apegado a la familia, como se aprecia en sus cartas, ellos cuidan mucho su memoria. ¿En la película hay recuerdos familiares? 

La familia Heraud y sobre todo su hermana Cecilia, no solo se volcaron a la película, sino que me ayudaron a hacerla. Me abrieron el baúl de sus recuerdos para que yo pueda viajar por la vida de Javier.

Y además, su sobrina nieta, Ariarca, que cuando rodamos tenía la edad que tenía Javier cuando lo mataron. La película está contada desde una joven de 21 años, los de Javier. Es ella la que va reconstruyendo la memoria de su tío abuelo y va descubriendo quién es y ve que hay una historia por contar y la va mostrando al espectador.

Por el tiempo transcurrido, no debe haber sido fácil incluir en la película a los maestros, a los compañeros de vida y de lucha de Javier Heraud. ¿Recoges testimonios de algunos de ellos? 

Ariarca, la protagonista, es la que va buscando a quienes conocieron a Javier, a los compañeros de Javier, y también viaja a Puerto Maldonado, a la selva de la Amazonía, a buscar a los testigos de la muerte de Javier. Entonces es así que ella, a través de cartas inéditas, poemas, fotografías y testimonios de las personas que estuvieron a su lado, va construyendo la historia de su tío-abuelo.

Usted afirmas que con la muerte de Javier, el Perú perdió uno de sus mejores amigos, de esos que son imprescindibles. ¿Por qué?

Fue una persona entregada a la misión de cambiar al Perú, cambiar a su país, y realmente el Perú perdió a alguien muy valioso, no solo por su talento como poeta, sino también como persona comprometida por construir un país distinto. Por eso creo que Javier sigue vigente, el sueño de Javier sigue vigente, porque el país por el cual entregó su vida no ha cambiado y, entonces, hay todavía una tarea por hacer.

Es por eso que a mí me interesa que los jóvenes sean los principales espectadores de mi película, una película que espero sea un documento que perdure y, aunque la película es para todos los públicos, me interesa mucho que los principales espectadores sean los jóvenes que tienen la edad que tenía Javier cuando murió.

Tienes una importante experiencia como cineasta. Háblanos de tu trabajo previo a “El viaje de Javier”.

Mi trabajo previo esta película es una filmografía rodada en distintos lugares del mundo; un documental realizado durante la ocupación de Iraq, otro rodado en Palestina, una película como “La espalda del mundo” que transcurre en el Perú, en Texas y en el Kurdistán turco.

Y las dos últimas, rodadas en mi país, “El viaje de Javier”, y la anterior a esta, un largometraje documental (“Sigo siendo”) que es un viaje por el mundo de la Amazonía, el mundo andino y la costa del Perú, a través de la música popular.

Esta se estrenó en los cines del Perú y que tuvo una repercusión importante y tuve también la suerte de que se presentara en el Festival de La Habana.

Los que te conocen dicen que tu pasión de cineasta hace muy posible que, tras este logro, ya vas tras una nueva película…

Sí, estoy preparando una nueva película, sobre una banda de punk rock muy importante que se llama “La polla récord”, que es una banda mítica en España y que tiene una historia que contar. Estoy preparando esta película y ando en la primera parte, de investigación y preparación. (PL)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*