En Foco, Notes From The Edge, Opinión

Poesía y política

Cuando dos libros sobre el mismo tema llegan a las librerías, algo está sucediendo. Franco Berardi y Srecko Horvat han escrito libros sobre poesía.

 

Franco Berardi. Photo MACBA. Flickr bit.ly/2FJUqxl. CC bit.ly/1dsePQq

Steve Latham

 

Aunque no realmente. El italiano y el croata han elaborado reflexiones sobre la necesidad de una actitud poética hacia el cierre de alternativas políticas en nuestro mundo neoliberal globalizado.

Ambos reconocen la naturaleza apocalíptica de nuestros tiempos: el empobrecimiento creciente de los más pobres y la crisis ecológica aparentemente imparable.

¿Cómo mantenemos la esperanza en tal situación? ¿Cómo conserva la Izquierda su postura de oposición cuando ninguna iniciativa parece tener éxito?

Para ambas preguntas, la respuesta está en la inspiración de lo poético: no sólo escribiendo poemas propiamente dichos, sino haciendo realidad una esperanza futura en el presente, creativa, deliberada.

El sistema habla en prosa política: aburrida, isofrénica, aplanada. Limita nuestra imaginación dentro de una revoltijo de opiniones aceptables.

Por lo tanto, estamos privados de emprender, o de imaginar, acciones radicales, porque tenemos que vayan a fallar de antemano.

Photo: Pixabay

Basta con mirar el fracaso histórico del comunismo: su colapso en Rusia, su capitalización en China.

Pero también la evaporación de los movimientos de protesta ante el rostro inamovible del atrincheramiento reaccionario: el movimiento antiglobalización, Occupy, la Primavera Árabe.

A pesar de las esperanzas suscitadas por estas chispas de resistencia y su uso de las nuevas tecnologías para su movilización, desaparecieron en el éter de la atmósfera tecno capitalista del marketing.

Sin embargo, en lugar de lo prosaico, lo poético puede ayudarnos a concebir y crear nuevas formas de vida, que pueden promover el cambio. Para esto, piden prestado conscientemente lenguaje teológico: la descripción de nuestra crisis presente como ‘apocalíptica’, la necesidad de abrirse a la ‘gracia’, positivismo inesperado.

cxPor supuesto, ellos han desprovisto tales conceptos de su contenido original, en su búsqueda de metáforas basadas en la cultura, que dinamizan las emociones.

En cierto modo, están abogando por una postura escatológica, de encarnación; viviendo ahora como si el reino futuro se realizara parcialmente en el presente.

Foto: Pixabay

Están anticipando modelos de florecimiento humano, los cuales esperan que, a veces contra toda esperanza, se realicen algún día.
Que tal creencia pueda estar separada de su sustrato religioso es, por supuesto, cuestionable. ¿Puede un ateísmo exhaustivo generar una esperanza trascendente cuando todo lo que es real es lo que es?

Su propuesta se basa en un salto de fe de kierkegaardiano, pero con ausencia de cualquier garantía. Sin una base racional para el activismo, los activistas recurren a lo irracional.

Berardi es honesto con respecto a esto. Él acepta que la esperanza está en la unión de ‘ilusiones’, a través de las cuales podríamos construir nuevas potencialidades. Aunque estos sueños siguen siendo ‘ilusiones’.

Su realismo austero acerca del fracaso de los movimientos sociales recientes se adapta bien a la lucha a largo plazo, reminiscencia del ‘pesimismo del intelecto’ y ‘optimismo de la voluntad’ de su confrere italiano Gramsci.

Horvat, por el contrario, es mucho más optimista. Él parece creer realmente que un ‘movimiento de liberación global’ es posible.
Quizá sea debido a su diferencia de edad: él tiene 36 años, Berardi, 69. ¿Tal vez este último ha aprendido, al final, algunas verdades tristes?

Franco Berardi,  “Breathing. Chaos and poetry” (Semiotexto [e], 2018)

Srecko Horvat, “Poetry from the future: why a Global Liberation movement is our civilisation’s last chance” (Allen Lane, 2019).

(Traducción de Lidia Pintos Medina)

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*