Cultura, En Foco, Opinión, Reseña libros

Un relato seductor de la filosofía inglesa

Cualquiera que haya escuchado los episodios de “In our time” de la BBC con Jonathan Rée como uno de los colaboradores (por ejemplo), o leído sus artículos (por ejemplo) en la London Review of Books, apreciará sus informes bien documentados sobre posturas filosóficas presentadas en un tono relajado y modulado.

 

Sean Sheehan


La reconfortante claridad y elegante sensatez de su prosa mesurada son igualmente características de su nuevo libro “Witcraft: the invention of philosophy in English”.

Desacredita las historias tradicionales de la filosofía debido a la manera en que simplifican sus temas en citas repetitivas y en argumentos precargados, mientras que los lectores se precipitan por ellos “como turistas con un calendario apretado en busca de las atracciones mencionadas en sus guías de viaje, ignorando todo lo demás”.

Rée quiere aportar a la historia de la filosofía en inglés la misma emoción intelectual que sintió como adolescente cuando leyó a Jean-Paul Sartre y se entusiasmó con su llamado a vivir nuestra libertad –”como un artista frente a un lienzo en blanco, más que un funcionario rellenando un formulario”.

Comienza con el humanismo renacentista y las primeras traducciones al inglés de autores clásicos. Más tarde, dice Rée, Descartes fue traducido como “un inglés honorable”. Los filósofos autóctonos, como Hobbes, y el librepensador irlandés John Toland son destacados antes de buscar a John Locke y Hume como los primeros filósofos principales en inglés.

Fuera de la corriente principal, se vieron figuras como Cervantes y George Eliot, así como una gran cantidad de pensadores que nunca estuvieron en el centro de atención.

Moviéndose en tiempos modernos, él incluye a filósofos que llegaron a Inglaterra y el mejor de ellos, Wittgenstein, recibe mucha atención de Rée. Él emerge como el héroe de Witcraft, debido a la forma en que se dedicó a la filosofía, no para asegurar su ascenso o permanencia en una universidad (con el tiempo se alejaría de su profesorado en Cambridge, denominándola como “una sociedad de admiración mutua”), sino porque él necesitaba pensar.

Con el suministro de antecedentes esenciales, existe una explicación lúcida en cuanto a la huída de Gottlob Frege del pensamiento aristotélico tradicional sobre la lógica y los números, seguida del papel de Bertrand Russell en la vida de Wittgenstein. Los capítulos posteriores de Witcraft integran la biografía, la historia y la filosofía en una mezcla heterogénea narrativa que se convierte en un placer para la lectura.

Photo: Pixabay

El curioso final de Witcraft es una observación de Wittgenstein sobre la dificultad de entender a otras personas. El hecho de que todos nos parezcamos más o menos es engañoso: “si algunas personas parecieran elefantes y otras, gatos o peces, uno no esperaría que ellos se entendieran entre sí y las cosas se parecerían mucho más a lo que realmente son”.

El final de Rée no cumple con lo que afirmó en una reseña del libro inusitadamente elocuente acerca del propósito de un libro extenso como necesidad de “crear de manera constante para obtener una revelación culminante”. No hay ninguna conclusión definitiva, aunque Witcraft es mucho mejor debido a esto.

“Witcraft: the invention of philosophy in English” de Jonathan Rée es una publicación de Allen Lane.

(Traducción de Lidia Pintos Medina) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*