En Foco, Europa, Globo, Mundo, Opinión

Crimen financiero y corrupción en la Unión Europea

Se adelanta un serio trabajo para detener la corrupción y la evasión fiscal en la UE, y se requiere un enfoque a nivel europeo. La legislación es a menudo bloqueada por los gobiernos, pero los ciudadanos  pueden marcar la diferencia. Se necesita hacer mucho más para la protección de los denunciantes.

 

Graham Douglas

 

The Prisma publica esta entrevista como parte de nuestro esfuerzo para compensar la falta de atención de la prensa británica a las voces de otros países europeos: voces serias de gente comprometida a mejorar el funcionamiento de la UE y exigir cuentas a sus políticos y administradores.

La prensa británica ofrece muchos titulares de gente importante (Juncker, Barnier y Tusk) y ocasionalmente artículos de Varoufakis, pero esto no informa al público británico sobre el trabajo diario de la UE. ¿Es solo un gran ‘Junckernaut’, con la intención de crear burocracias inútiles y ocultar la corrupción? Aquellos que creen esto no encontrarán muchas cosas que cambien sus opiniones en la prensa del Reino Unido, ni siquiera en los llamados diarios de calidad.

Para empezar, un rápido resumen de las principales ramas de la UE:

El Consejo Europeo es la máxima autoridad, compuesta por los presidentes y primeros ministros de cada Estado miembro. Su función es establecer la dirección política general de la UE y lidiar con problemas que no se pueden resolver fácilmente de otra manera. Se reúne trimestralmente y la mayoría de las decisiones se toman por consenso y sujetas al veto. No aprueba leyes.

La Comisión Europea se encarga de iniciar la legislación. Junto con el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, hace cumplir la legislación aprobada. Regularmente se ponen temas para el debate público general y también pueden recibir sugerencias de los ciudadanos de la UE.

El Parlamento Europeo debate y vota sobre legislación. No está permitido iniciar propuestas, pero puede convencer a la Comisión para hacerlo, presentando propuestas para formalizarlas y devueltas al Parlamento para su debate.

Ana Maria Gomes es una eurodiputada portuguesa, hasta hace poco vicepresidenta de TAX3, la Comisión Especial de la UE para Delitos Financieros y Evasión y Elusión Fiscales, y de PANA. Desde 2014 ha trabajado en varios comités, comprometida con las libertades civiles, la justicia, el lavado de dinero y las relaciones con los EE.UU.

Habló conmigo para The Prisma por teléfono desde Bruselas. En esta primera parte habla sobre temas generales de interés para los lectores del Reino Unido.

La gente en el Reino Unido le preocupa que el PE tiene mucho menos poder que la Comisión Europea. ¿Es esto un problema para su trabajo?

Tienen diferentes poderes: Le pongo el ejemplo de los impuestos. Establecimos comités tras los escándalos de Luxleaks, los Papeles de Panamá y los Papeles del Paraíso. Y hemos marcado una diferencia al presionar a la Comisión para que actúe.

Ello permite a Irlanda recuperar 13.000 millones de dólares en impuestos de Apple, debido a las exenciones fiscales que se consideraron “ayudas estatales ilegales”, en contra de las normas de competencia del mercado interno. El PE también ha trabajado mucho en las nuevas regulaciones fiscales y contra el lavado de dinero.

El Parlamento no tiene poder para iniciarlo, pero la Comisión lo hizo porque el PE estaba presionándoles, por lo que no estoy de acuerdo con la idea de que el PE tiene menos poder que la Comisión. Eso depende de cómo utilice los poderes que tiene que defender el caso públicamente cuando se exponen los problemas.

En uno de sus informes recientes lamentó que el Consejo Europeo careciera de la voluntad política para aplicar las recomendaciones de la Comisión.

Sí, utilizo de nuevo el ejemplo de la fiscalidad: la  legislación propuesta por el PE, que fue formalizada por la Comisión, pero que luego fue bloqueada en el Consejo por algunos miembros, porque un solo país puede oponerse. Otro ejemplo es el de la migración, donde la propuesta para modificar el Reglamento de Dublín fue bloqueada por la votación en el Consejo, a pesar del apoyo de la Comisión.

¿Por qué se creó su Comité?

Comenzamos en 2014, en respuesta al escándalo Luxleaks, que tenía que ver con las empresas multinacionales que no pagan impuestos. Establecer el Comité fue una lucha, pero lo conseguimos, y desde entonces hemos producido cuatro informes muy importantes sobre grandes escándalos, incluidos los Papeles de Panamá y los Papeles del Paraíso. Hemos estudiado la evasión fiscal y el blanqueo de dinero, y lo que es más importante, aprendimos de ello para la nueva legislación. No podemos iniciar una nueva legislación, pero la Comisión puede hacerlo, y la 4ª y 5ª Directivas Anti Blanqueo de Dinero son el resultado de esto. Trabajamos para facilitar la cooperación administrativa, y como resultado de nuestras investigaciones existen nuevas restricciones ante las acciones de aquellos que permiten los delitos financieros, tales como abogados, asesores fiscales y contables.

Pero no todas nuestras recomendaciones han sido aceptadas, ya que fueron bloqueadas en el Consejo por los distintos gobiernos, pero se está llevando a cabo una gran lucha. Es el Parlamento Europeo (no los parlamentos nacionales) el que ha estado al frente de esta lucha, y necesitamos que los ciudadanos sigan proporcionándonos información.

Usted lamentó de que “algunos Estados miembros confiscan la base tributaria de otros Estados miembros al atraer los beneficios generados en otros lugares”.

Necesitamos un grado mínimo de armonización fiscal en la UE para que algunos miembros no puedan confiscar los impuestos de otros en estos esquemas de dumping fiscal, en una carrera hacia el final. Esto necesita la cooperación europea; si quieres un mercado interno honesto, no puedes aceptar la idea de que los impuestos se limitan al ámbito de la soberanía nacional.

¿Qué se debe hacer?

Necesitamos el ciudadano común entienda que si quiere una tributación justa y una lucha eficaz contra el lavado de dinero, estos problemas son, por su naturaleza, actividades transfronterizas, así que tenemos que actuar juntos a nivel europeo. Esta idea de actuar solo en nombre de la soberanía nacional es la manera más eficaz de permitir que se confisque la base tributaria. Es muy injusto tener competencia ilegal dentro del mercado único, y crea un entorno en el que los evasores de impuestos y las empresas de paraísos fiscales pueden prosperar.

¿Cree que existe suficiente protección para los denunciantes?

No, y en mi propio país, Rui Pinto, que fue la principal fuente del escándalo Football Leaks, está ahora en la cárcel, y en otros países de la UE los informantes han sido perseguidos y sometidos a una enorme coacción, cuando deberían estar protegidos. Hemos adoptado una Directiva, pero todavía no está en vigor en la mayoría de los países miembros y necesitamos movilizarnos absolutamente para garantizar esto. Y para alentar a los ciudadanos que están hartos de la corrupción que se está llevando a cabo, a que informen sobre las cosas que van en contra del interés público cuando son testigos de ello.

Existen capas y capas de secretismo en cuanto a los fideicomisos de los paraísos fiscales, diseñadas para hacer más difícil la investigación. ¿Cómo deben actuar las autoridades?

No se puede prescindir de la industria de los paraísos fiscales por decreto, la forma de hacerla obsoleta es aumentar la transparencia a través de la legislación que obliga a los fideicomisos, los puertos libres y las empresas a ser transparentes. Si la circulación  de capital es una de las cuatro libertades, y entonces debe ser enormemente por la tecnología digital. Las plataformas digitales deben estar sujetas a una transparencia absoluta, de modo que impidan la evasión fiscal y el lavado de las ganancias criminales.

Uno de sus informes afirmaba que la estructura de la carga tributaria se está alejando de las empresas multinacionales y de la riqueza, y está tomando más de las pequeñas y medianas empresas (Pymes), de los salarios personales y del IVA. Esto afecta a los pobres y especialmente a las mujeres. ¿Por qué sucede esto?

Las cifras de la Comisión Europea muestran que las pymes pagan en promedio un 30% más de impuestos que las empresas multinacionales y empresas digitales, ¡lo cual es indignante! Le cobran a usted mucho más impuestos si se gana la vida trabajando a si vive de la renta. Totalmente, esto tiene que cambiar y un solo país no puede hacerlo. Por eso proponemos un impuesto a las transacciones financieras y un impuesto digital, no solo para financiar el presupuesto de la UE, sino también los presupuestos nacionales.

La próxima semana, Ana Gomes hablará sobre países específicos, destacando los problemas relacionados con Brexit.

(Traducido por Iris María Blanco Gabás – Email: irisbg7@gmail.com) – Fotos: Pixabay

Share it / Compartir:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*