Globo, Migrantes, Multicultura, Reino Unido

Inmigrantes latinas, una fuerza laboral abusada y silenciada en el RU

  En el Reino Unido casi todos sus derechos han sido violados: acoso sexual, verbal o físico, negación del derecho a vacaciones o a la baja por maternidad, inexistencia de contratos escritos o nóminas… Son solo algunos de los problemas más destacados a los que se enfrentan las mujeres latinas en sus puestos de trabajo en este país.

 

Virginia Moreno Molina

 

La mayoría de estas mujeres trabajan en limpieza, empleos domésticos y hostelería. Además, un alto porcentaje (62%) se enfrentó a incumplimientos de su contrato y han experimentado algún tipo de abuso en sus puestos de trabajo (66%).

Asimismo, entre 2015 y 2018, un total de 894 derechos laborales fueron violados, pero el miedo al despido o a represalias juega un papel importante a la hora de realizar denuncias sobre ello.

Esta es la realidad que se desprende de la investigación realizada por  Latin American Women’s Rights Service (LAWRS) a cargo de Nahir de la Silva, Lucila Granada y Dolores Modern.

El informe, llamado “The Unheard Workforce: Experiences of Latin American migrant women in cleaning, hospitality and domestic work”, muestra 326 casos de mujeres inmigrantes latinoamericanas apoyadas por LAWRS entre 2015 y 2018.

Además, la muestra incluye 15 nacionalidades diferentes, destacando que un porcentaje alto eran colombianas (31%), seguido de ecuatorianas (17%) y bolivianas (10%). La mayoría de las mujeres tenían edades comprendidas entre 35 y 49 (41%), 50 y 64 (28%), 65 (4%), y por debajo de los 20 (2%).

Por otra parte, la comunidad latinoamericana es la segunda minoría ética (no europea) que crece más rápido en el Reino Unido. Según la investigación de McIlwaine y Bunge, en 2016 llegaba a un cuarto de millón, siendo el 52% mujeres (130.000).

Normalmente, la mayoría de estas personas escapan de la pobreza, la violencia o la explotación que sufren en sus países de origen.

Y debido a la crisis financiera que asola naciones como España, Portugal o Italia, muchos deciden establecerse en Gran Bretaña.

Pese a que muchas de estas mujeres poseen cualificaciones importantes, factores como la barrera del lenguaje, la dificultad de que se reconozcan sus títulos en el Reino Unido, o las dificultades económicas, hacen que terminen aceptando trabajos en los sectores que menos pagan.

Acoso y discriminación

“No somos máquinas o números. Somos seres humanos que quieren trabajar y ser tratadas con dignidad y respeto. No queremos ni más ni menos”, explica Marta, procedente de Perú.

El suyo es uno de los testimonios que recoge el informe. Como ella, el 66% de las mujeres encuestadas ha experimentado abuso o tratamiento irracional de manera regular en sus puestos de trabajo.

Por ello, no sorprende el hecho de que una gran proporción de mujeres haya sufrido abuso verbal (37%) o físico (11%). Además, se recogen 11 casos de posibles víctimas de tráfico con fines de explotación laboral.

Por otra parte, más de la mitad de las trabajadoras de la muestra enfrentaron incumplimientos en sus contratos (62%). De hecho, el 21% ni siquiera recibió su contrato por escrito y el 20% no percibió sus nóminas.

Asimismo, 1 de cada 5 mujeres cobran por debajo del salario mínimo nacional. Respecto a las vacaciones, al 17% de las encuestadas se les negó este derecho, y al 16% ni siquiera se les pagó las vacaciones acumuladas una vez que dejaron el trabajo.

Además, el desgaste físico y los esfuerzos que conllevan estos trabajos se reflejan en esta investigación, donde los problemas de salud y de seguridad estuvieron presentes en el 25% de los casos: lesiones debido al tipo de trabajo (33%), equipo de protección limitado o inexistente (17%) y falta de entrenamiento (12%).

A casi un tercio no se les permitió ausentarse por enfermedad, independientemente de si este tiempo era pagado o no (28%), o solo se les permitía hacerlo si encontraban a alguien que cubriese su puesto y afrontara los costos.

También el abuso en el tema de la maternidad fue experimentado por el 9%. Esto incluye el impago de horas por citas prenatales y la negación de evaluación de riesgos durante el embarazo.

Abusos en el sector de limpieza

Según el informe, esta situación se da especialmente en tres áreas laborales, siendo el empleo en el campo de limpieza el más demandado. De hecho, la cifra asciende a aproximadamente 700.000 trabajadores en el Reino Unido, y alrededor de un cuarto de ellos son inmigrantes.

Así, la proporción de extranjeros que trabajan en la industria de la limpieza en Londres es del 68%, y el 69% de las encuestadas están empleadas en este sector.

Como la mayoría de los trabajos de servicio, es un sector feminizado donde el 73% está compuesto por mujeres (según datos del British Cleaning Council, 2017; ILO, 2014).

Esta industria se caracteriza por los bajos salarios, la poca regulación y la explotación, mientras que la subcontratación de empresas hace más sencillo llevar a cabo estas prácticas que vulneran los derechos laborales.

En esta investigación, se centran principalmente en las mujeres que pertenecen a estas compañías subcontratadas (69%), las cuales están ligadas a bajos salarios, mayor intensidad de trabajo, contratos de corta duración y la renovación de los mismos frecuentemente.

Principalmente, esto se da en los municipios de Westminster (13%) y la  Ciudad de Londres (11%), seguido de Southwark (7%), Lambeth (6%), e Islington (4%).

No hay que olvidar que hace apenas dos años, la London School of Economics presenció una de las huelgas de limpiadores más sonadas en la historia de la capital británica, donde los trabajadores, mayormente inmigrantes, denunciaron las deplorables condiciones laborales en las que trabajaban, y obtuvieron la victoria.

Pero no todos los finales son felices, y el miedo a perder el trabajo es uno de los motivos principales por los que estas personas deciden no denunciar.

Estas mujeres limpiadoras representadas en el informe se enfrentan a problemas como la deducción ilegal de sueldo (51%), trato irrazonable o acoso (24%), no contratos o copias de ellos (16%), la inexistencia de nóminas (12%) y el abuso verbal (11%).

Además, una de cada 20 mujeres (5%) ha experimentado acoso sexual en su puesto trabajo, ya sea por parte de compañeros, jefes o clientes. Normalmente este tipo de abusos se cometen en lugares donde no hay cámaras.

Empleos domésticos y hostelería

A nivel global, el servicio de trabajo doméstico es realizado por 67 millones de personas en todo el mundo. Concretamente, una de cada 25 mujeres trabajadoras en el mundo ejerce este puesto que incluye tareas como limpiar, cocinar, lavar, planchar, cuidar a niños y adultos.

En este estudio, el 8% de las mujeres trabajan en este sector y la mayoría desempeña sus funciones en dos de los municipios más caros de Londres: el 90% en el Royal Borough of Kensington and Chelsea, y el 6% en Hammersmith y Fulham.

Irónicamente, que sean los más caros no significa que las condiciones de trabajo sean mejores, sino todo lo contrario. De hecho, el 60% han tenido problemas con pagos por vacaciones o enfermedad; el 40% ha experimentado acoso o un trato irrazonable; el 32% no tiene contrato; al 32% le pagan por debajo del salario mínimo nacional; el 28% no tiene nóminas; y el 16% ha sufrido alguna lesión debido al trabajo.

La explotación en este tipo de empleos es común, precisamente, las encuestadas explican cómo sus jornadas laborales son de entre 12 y 16 horas.

Para terminar, el tercer sector más cotizado es el de hostelería, el cual emplea a 3.2 millones de personas en el Reino Unido: desde restaurantes, cafeterías, hoteles y otros negocios. De esa cifra, el 24% son inmigrantes.

El 5% de las encuestadas trabajan en esta industria y los abusos laborales en este sector se asimilan a los de la limpieza.

Algunas de las cifras más representativas son que el 33% de estas mujeres sufre abuso o trato inaceptable, acoso sexual y abuso (22%), deducción ilegal del salario (22%), inexistencia de contrato (17%) y carencia de nóminas (17%).

En esa línea va el testimonio de la brasileña Patricia: “Las empresas de limpieza que trabajan con hoteles a veces, cuando empiezas a trabajar, cogen tus documentos como chantaje. Retienen tu pasaporte durante meses y algunos ni siquiera saben que eso no está bien. Nuestros jefes nos dicen que esa es la ley en el Reino Unido”.

En su próxima edición, The Prisma ahondará sobre los diferentes abusos y violaciones de derechos laborales de las mujeres latinoamericanas en el Reino Unido.

(Fotos: Pixabay)

Share it / Compartir:

One Comment

  1. Pingback: Migrant workers in the UK: The silence of the innocents – ThePrisma.co.uk

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*